Se viene otra fuerte suba de precios y entra en zona de riesgo la mayor promesa de Guzmán

Empresas alimenticias anunciaron importantes subas y quitas de bonificaciones. Crece la preocupación por la evolución del consumo masivo
Por Claudio Zlotnik
17/05/2022 - 07,00hs
Se viene otra fuerte suba de precios y entra en zona de riesgo la mayor promesa de Guzmán

Contra lo esperado por el ministro de Economía, quien en relación a la inflación recientemente afirmó que "lo peor ya pasó", las principales empresas fabricantes de alimentos ya les anunciaron a sus clientes -en su mayoría grandes cadenas de supermercados y mayoristas- que aplicarán aumentos en sus listas de precios durante las próximas horas. Algunas ya se adelantaron. 

Otras fueron un paso más allá y, además del ajuste en la lista, quitaron bonificaciones que otorgaban a los clientes, lo que en los hechos no hace más que agravar el cuadro.

Los aumentos confirman que la dinámica inflacionaria escaló a un ritmo de al menos 5% o 6% en el rubro alimenticio. No obstante, algunos incrementos van más allá, y llegan al 11% en el caso de los aceites.

En contra de lo que sucede en otros países, como en Estados Unidos, donde el índice de inflación mostró algún indicio de desaceleración, la inercia inflacionaria de la Argentina luce más difícil de quebrarse.

Hay razones de peso para que así sea. La que pareciera ser gravitante, en estos momentos, refiere a las tensiones en el frente cambiario. Sobre todo en relación a las reservas del Banco Central. A la autoridad monetaria le está costando acumular divisas a pesar de la estacionalidad a favor, por la cosecha gruesa.

El Gobierno esperaba una desaceleración de los precios, que no se produjo.
El Gobierno esperaba una desaceleración de los precios, que no se produjo.

Los principales aumentos de precios

Después de algunas prórrogas, la alimenticia Arcor -una de las emblemáticas del mercado junto con Molinos- anunció a sus clientes que impulsará aumentos desde la semana que viene. En algunos casos de productos que no se incrementan desde marzo, las subas alcanzarán al 15%.

Las bebidas gaseosas líderes -tanto Coca Cola como Quilmes (línea Pepsi)- ya aplicaron un 6% sobre sus productos.

Más arriba ajustarán varias de las compañías lácteas: aplicarán incrementos del 6% en promedio -desde leche fluida a yogures y quesos-, aunque la diferencia entre los distintos rubros pasará por la quita de bonificaciones a los clientes.

Se trata de incrementos indirectos. Las bonificaciones sirven para "esconder" ajustes de precios regulados: el precio de lista se mantiene mientras el precio final se regula. En estos ajustes de ahora no se trata de escapar la lupa de la secretaría de Comercio sino de testear al mercado. Es decir, si se aplica un aumento vía quita de bonificaciones, la empresa siempre se guarda la posibilidad de volver a ofrecerlas si el cambio de precio implica una reducción sensible en las ventas de esos artículos.

Los farináceos y el arroz también tendrán ajustes en estos días. De 6% en promedio. En el caso de las galletitas, las subas rondan el 10% en promedio. Se trata de un rubro muy diverso, con diferentes calidades y segmentaciones de mercado.

Para los fiambres, las subas rondan el 9% promedio. Es uno de los segmentos que más viene aumentando a pesar de que, efectivamente, las subas también implicaron caídas en las ventas. Más en estos momentos, que por una cuestión estacional (fin de las temperaturas cálidas y templadas), suele consumirse menos fiambres.

La promes de un rumbo descendente para la inflación contrasta con las nuevas subas en alimentos.
La promes de un rumbo descendente para la inflación contrasta con las nuevas subas en alimentos.

¿Aguanta el consumo?

Los últimos datos de consultoras privadas que monitorean la evolución del consumo masivo indican que, al menos por ahora, ese indicador se mantiene positivo. A pesar de la aceleración inflacionaria.

Acaba de confirmarlo la consultora Scentia, que sirve como referencia para el supermercadismo. La empresa dirigida por Osvaldo del Río midió que en abril, las ventas en autoservicios y cadenas de supermercados crecieron 4,7% en relación al mismo mes del año pasado. 

Se trata de un mejor valor respecto de marzo, cuando la suba interanual había sido del 3,7%. En el primer cuatrimestre del año, la mejora en las ventas fue del 6,2% contra enero-abril de 2021.

Eso sí: Scentia aclaró que la buena performance se explica por las mayores ventas en los autoservicios en los distritos del interior del país, explicado por la explosión del turismo durante el fin de semana XXL de la Semana Santa

"A esto podemos sumar la situación que hemos detectado en zonas de frontera, con crecimientos importantes (fronteras con Uruguay, Paraguay y Brasil)", indicó el informe de Scentia.

Otro dato interesante de Scentia refiere a las performances de los supermercados versus los autoservicios. El último reporte, al que tuvo acceso iProfesional, indica que "si bien el resultado fue positivo tanto para Cadenas de Supermercados (+1,7%) y Autoservicios (+7,5%). Este gap puede explicarse a partir de las bases de comparación (2021 fue +4,2% Supermercados y -18,6% en Autoservicios).

Las consultoras no detectaron aún un impacto de la suba de precios en el consumo.
A la par de la suba de precios, crece la preocupación por un posible impacto en el consumo.

Subas de precios: ¿cómo arrancó mayo?

Lejos de enfriarse, los aumentos de precios se aceleraron durante la primera quincena de mayo. Así lo demuestran las principales consultoras que miden la evolución de los precios en forma semanal. Después del 6,7% de marzo y del 6% de abril, el escenario luce preocupante.

La consultora LCG, por caso, relevó esa aceleración durante la segunda semana del mes. La empresa fundada por Martín Lousteau midió que los precios de los alimentos se encarecieron 2,1% la semana pasada, que se suma al 1,2% de la primera semana de mayo.

Si se toma lo sucedido en las últimas cuatro semanas, muestra que los precios de la canasta de alimentos subieron 5,9%. En línea con lo sucedido durante abril, y en contra de la expectativa de Martín Guzmán, que viene insistiendo con una desaceleración de esta dinámica.

Para tener en cuenta: el 28% de los productos relevados por LCG subieron de precio la última semana. Se trata de un registro récord en los análisis que hace la consultora cada semana.

Acaso este último dato sea el más preocupante de todos, además del índice. El hecho de que, cada vez más, la suba de precios es generalizada y en una dinámica que, semana tras semana, parece ser cada vez más veloz y profunda.

Temas relacionados