La pregunta del millón: ¿por qué la Argentina no repunta ni siquiera con una lluvia de dólares por el campo?

El escenario es sombrío dado que en los próximos meses no entrarán tantos dólares y, por la demanda de los importadores, las reservas no se moverán
Por iProfesional
31/05/2022 - 17,20hs
La pregunta del millón: ¿por qué la Argentina no repunta ni siquiera con una lluvia de dólares por el campo?

¿Por qué la Argentina no repunta ni siquiera cuando saltan los precios internacionales de los granos y los alimentos, en momentos en que se avecina una crisis agroalimentaria? La pregunta resume las claves del fracaso económico del país y, para los expertos, la situación es compleja y tiene varios frentes.

Por un lado, los altos niveles inflacionarios. "Es el principal problema macro que ni siquiera el FMI tuvo en cuenta cuando acordó con el Gobierno", sostiene Mariano Otálora en el programa ¿Qué hacemos con los pesos? (A24), para quien "lo que se firmó fue bastante light porque le permitía a la administración de Alberto Fernández tratar de estabilizar la economía sin aplicar ninguna reforma estructural; pero la inflación se le fue de las manos y está empezando generar desequilibrios mayores".

Según explica el conductor de ¿Qué hacemos con los pesos? (A24), los acontecimientos se aceleraron en mayo luego de un trimestre en el que no hubo emisión.

"Recordemos que el FMI fijó la meta de reducir la asistencia monetaria del BCRA al Tesoro del 3,7% del PBI en 2021 al 1% para el 2022. Pero, con los recientes adelantos transitorios, ya se consumió el 54% de lo que acordó con el Fondo el 54% de ese cupo; hasta el 30 de junio le quedan $58.000 millones", comentó

En la misma línea, la economista Diana Mondino –UCEMA-  destaca como agravante dos cuestiones "por un lado, los niveles récord de ingreso de dólares gracias al valor de la cosecha más alto de la historia no fueron suficientes para contener la necesidad de emisión y, por el otro tuvimos un fenómeno muy particular con la venta por anticipado de una cosecha de trigo que aún no se sembró."

En los próximos meses no ingresareán tantos dólares al país y las reservas no se moverán de manera significativa

Un futuro sombrío por falta de dólares

En este sentido, el panorama es sombrío dado que "en los próximos meses no ingresarán tantas divisas y, por la demanda de los importadores, las reservas no se moverán de manera significativa. 

Para el economista José Siaba Serrate, el problema está en la balanza comercial. "Las importaciones están creciendo a un nivel muy superior al que hace falta para sostener el nivel de crecimiento que veníamos trayendo; con la soja a usd 630 no alcanza, también hay un problema con la energía que también se debe importar."

La oportunidad de una posible crisis agroalimentaria

Sin perjuicio del panorama desalentador, lo cierto es que para la Argentina la coyuntura podría ser muy favorable. ¿La política estará a la altura de las circunstancias para no desaprovechar una coyuntura histórica? 

"The Economist planteó en una de sus tapas lo que puede ser una gran crisis agroalimentaria. ¿Tenemos la posibilidad de explotar en los próximos años el complejo agroalimentario? Yo creo que sí", opina el periodista especializado Carlos González Prieto

Y agrega: "Pero, por otro lado, es una picardía que las señales del Gobierno sean tan poco claras desalentando la inversión cuando por un lado el ministro de Agricultura dice que no se aumentarán las retenciones mientras que el ejecutivo siembra dudas. El pecado más grande es desincentivar lo que podría ser un boom productivo."

La Argentina vendió por anticipado una cosecha que aún no se sembró
 

"El tema no es solamente la oportunidad de ganar dinero sino la actitud de la Argentina hacia el resto del mundo", acota Mondino.

"Los precios suben básicamente porque están afectadas las producciones de Rusia y Ucrania. Hay muchísimos países que dependen de la importación de trigo, girasol y otros productos, a lo cuales la Argentina está ofendiendo con su actitud cuando decide quedarse con la producción para el consumo interno -que los argentinos tampoco están consumiendo", enfatiza.

Posibles consecuencias geopolíticas para la Argentina

En su opinión, esta postura va a traer consecuencias geopolíticas porque Argentina no es un proveedor confiable. No solamente estamos más baratos que otros países, sino que no es factible firmar contratos a largo plazo. Hay encuestas que indican que el 30% de los productores va a sembrar menos que el año pasado. El precio de lo que se vende tiene el castigo de las retenciones, de vender al dólar oficial y el del IVA que nunca se devuelve. Por otro lado, las importaciones tienen los costos del fertilizante, el gasoil y los salarios que siguen subiendo a tal punto que en algunos casos la explotación ya no es rentable."

Saliendo del plano local, Siaba Serrate señala la dependencia de la Argentina de la situación internacional.

"Si se hubiera mantenido el cambio que hizo en los años ´90, cuando Argentina exportaba alimentos y energía, hoy estaríamos frente a una oportunidad para ir en una dirección estratégica muy acertada. Ahora tenemos una chance, pero estamos sentados sobre un montón de gas que hay que extraer, tenemos una producción que puede alimentar a los argentinos y al resto del mund, pero estamos concentrados en cómo obtener réditos políticos locales", considera.

Y agrega: "Nosotros podríamos ser parte de la solución para darle independencia a occidente de Rusia y China. A pesar de todo, la ocasión sigue estando ahí. Muestra de ello es la invitación que Olaf Scholz acaba de hacer a la Argentina a integrar el G7 luego de que Alberto Fernández decidiera sancionar a Rusia, cosa que no hicieron ni López Obrador ni Bolsonaro."

 

"Hay un tiempo muerto, el que hay que esperar hasta las próximas elecciones, durante el cual se pretende que todo quede congelado. El decreto que flexibiliza el cepo a la nueva producción de energía va a generar pocos dólares al principio y va a tener otra dinámica cuando cambie el gobierno", concluye.  

Y, para finalizar, Mondino cuestiona las convicciones que declaman desde el Ejecutivo y sus inconsistencias. "El Presidente dice que va a gestionar con gente que esté de acuerdo con su programa económico; pero no se sabe cuál es su programa. Entonces cómo va a encontrar gente que esté de acuerdo con algo que no conoce. Ni los profesionales ni la gente en general cuenta con esa información de manera tal que es imposible tomar decisiones."

Temas relacionados