Sergio Massa: entre la herencia y lo que viene en materia económica y el dólar

La llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía soslayó la pesada herencia que le dejo Martin Guzmán en sus 30 meses al mando de la economía
05/08/2022 - 11:00hs
Sergio Massa: entre la herencia y lo que viene en materia económica y el dólar

El gobierno debería trabajar en un ajuste del dólar mayorista, aumentar la tasa de interés y un fuerte ajuste del gasto, son medidas recesivas, pero necesarias. Si no lo hacen, el dólar a $400 está más cerca de lo que imaginan. La llegada de Sergio Massa al ministerio de Economía soslayó la pesada herencia que le dejo Martin Guzmán en sus 30 meses al mando de la economía.

En ese período, las reservas brutas del Banco Central bajaron y los pasivos se multiplicaron por 3, lo que derivó en una gran devaluación del peso.  El PBI subió muy poco, y la deuda de tesorería paso de u$a320.526 a u$s376.045 millones. 

Todo esto con una pandemia de por medio, la reestructuración de la deuda privada, elecciones legislativas mediante y un acuerdo con el FMI.

Bajo los 30 meses de mandato de Martín Guzmán el déficit fiscal acumulado fue de u$s63.849 millones, que se financió mayoritariamente con deuda que en igual período subió en u$s55.519 millones. Todo esto con una inflación del 179,8% en apenas dos años y medio.

La bitácora del mes de julio nos muestra que el declive bajo la gestión de Silvina Batakis fue impresionante, la salida de Martín Guzmán también hizo que muchos inversores huyeran de argentina, y el resultado fue desastroso. Las reservas en un mes bajaron en u$s4.555 millones, mientras que los pasivos monetarios crecieron en $608.928 millones. En este contexto hubo salida de depósitos en dólares, y una corrida contra los dólares alternativos que aumentaron el 300,7%.

En la actualidad las reservas del Banco Central suman u$s37.332 millones, con lo cual han bajado en u$s5.000 millones desde que se fue Martín Guzmán y no han detenido su baja a pesar de la llegada de Sergio Massa a economía.

 

Lo que viene, lo que viene

Las medidas adoptadas por el Ministro de Economía no constituyen un plan económico, están enmarcadas en una muy buena expresión de deseos, pero no vemos la posibilidad cierta de un incremento importante en las reservas que sea duradero en el tiempo.

La llegada de dinero de los fondos soberanos de Asia luce engorrosa, ya que estos fondos están invirtiendo en África, Asía y Europa, pero de ninguna manera en América Latina.

Las posibilidades de operaciones de crédito avaladas con títulos públicos son engorrosas dada la baja cotización de nuestros títulos.

No hay a la vista ingresos importantes por exportaciones, la demanda de bienes del exterior (importaciones) sigue siendo elevada, y si no ingresan insumos el país no podrá crecer.

En buen romance, estamos en un círculo vicioso del cual es difícil salir sin un buen diagnóstico de la situación, unidad política en el gobierno y líneas de acción claras en materia económica.

Esto implica un plan económico avalado por todos los sectores de la coalición gobernante, bajo el escenario actual es casi una misión imposible.

 

Conclusión

El mercado seguirá demandando dólares billetes, en la medida que vea que el gobierno no tiene un buen diagnóstico del contexto económico.

Lo que dejaría satisfecho a los agentes económicos es un tipo de cambio más competitivo, tasas de interés más elevadas, una menor brecha entre el dólar mayorista y los dólares alternativos.

Para lograr estos objetivos es necesario un conjunto de medidas, que pasen por una devaluación del dólar oficial para darle más competitividad a la economía, una suba de tasa de interés para empalidecer la inversión en dólares alternativos y de esta forma bajar la brecha, una baja muy fuerte del gasto público para reducir el déficit fiscal y dar una señal al mercado que no vamos a emitir pesos, para desalentar una suba de precios en la economía.

El resultado de estas medidas sería recesivo, pero es la señal que nos permitirá que los dólares alternativos no sigan a la suba, y terminen haciendo fracasar cualquier intento de mejora económica.

Los dólares alternativos se disciplinan con suba de tasas, aumento del dólar oficial y equilibrio fiscal, si el gobierno sigue poniendo cepos a la economía lo único que va a lograr es alentar la compra de dólares alternativos, esto desalentara exportaciones, alentara importaciones, y nos dejará con escasas reservas, lo que nos hará vulnerables.

Si seguimos por la senda de la intervención y el enfrentamiento con los sectores exportadores, lo único que lograran es que los dólares alternativos terminen el año en fatídico pronóstico de dólar a $400 antes de fin de año.