Massa prepara medidas bajo "presión cruzada" por el ajuste que aplicará hasta fin de año

Tras el apretón monetario de la semana pasada, ahora habrá novedades en el frente fiscal. Las claves de lo que viene
15/08/2022 - 12:00hs
Massa prepara medidas bajo "presión cruzada" por el ajuste que aplicará hasta fin de año

Sergio Massa ya recibió la "sugerencia" de varios gobernadores en los últimos días. Ninguno quiere formar parte del ajuste del gasto público que el ministro mandó a preparar, puertas adentro del Ministerio, a sus más estrechos colaboradores. La fórmula del ajuste que viene es un secreto, para evitar presiones adicionales del poder político.

Los mandatarios del interior entienden que Massa es uno de ellos -políticos como esos mismos gobernadores que dependen del apoyo popular-, y pretenden convencerlos que el ajuste los pase de largo.

No podrá ser si -como el propio ministro anunció- se encamina a cumplir el acuerdo con el Fondo Monetario, que sí o sí requerirá de una revisión más adelante. Massa busca que el mensaje sea categórico: si no se puede cumplir, que sea por los altos costos de la energía y la dinámica inflacionaria a nivel global. 

Pero no por una incorrección local. En el Palacio de Hacienda entienden que, tras los últimos temblores en el mercado financiero, no hay mucho margen para hacer otra cosa que no sea un ajuste.

De hecho, hay una cuestión que no pasó inadvertido en el equipo económico: a pesar de la fuerte alza de las tasas de interés, esta vez no hubo una caída en las cotizaciones de los dólares alternativos. La brecha se mantiene bien por encima del 100%, lo que provoca consecuencias indeseadas.

Básicamente, que la oferta de dólares no crece y así será muy difícil acrecentar las reservas del Banco Central. Esa fue la condición -la mejora de las reservas- que puso el FMI para evitar una devaluación en el mercado oficial.

Massa prepara medidas bajo "presión cruzada" por el ajuste que aplicará hasta fin de año

Las dos columnas de ajuste

El ordenamiento fiscal tendrá dos caras: por un lado, la quita de subsidios en las tarifas de luz y gas. La otra, el recorte en los envíos de fondos a las provincias. El ajuste se producirá seguramente en el capítulo de las obras públicas. Por eso, tanto gobernadores como intendentes están tan atentos a los movimientos y algunos ya intercedieron ante Massa.

Más allá de las voluntades, el ministro sabe que tiene poco espacio para acceder a los pedidos. Para el poder político, el fuerte ajuste de las tasas de interés del Banco Central habría que leerlo -ya no exclusivamente como un típico movimiento de corte ortodoxo en medio de una corrida cambiaria- sino también como un claro mensaje hacia los mandatarios del interior.

La puesta en marcha del ajuste no será nada sencilla. El acuerdo con el Fondo, al que Massa aspira a cumplir, marca que el rojo de las cuentas públicas debería ser de 2,5 puntos del PIB en el año.

De acuerdo al último informe de la consultora Equilibra -que dirige el economista Martín Rapetti-, el ajuste fiscal del segundo semestre (más precisamente entre agosto y diciembre) debería ser por 1,7% del PIB.

La consultora de Rapetti indica que buena parte del ajuste lo hará la dinámica inflacionaria.

A su vez, se presume que el recorte de los subsidios a las tarifas será más importante que el anunciado en su momento por Martín Guzmán: en vez del 10% de los usuarios de luz y gas, la pérdida de subsidios ser aplicaría sobre el 30% de los 14 millones de usuarios: el triple que lo anunciado por el ex ministro.

A diferencia de la gestión de los dos ministros anteriores, Massa cuenta con el respaldo total de Cristina Kirchner

De todas formas, el ahorro para este año sería escaso. Según Equilibra, los subsidios en las tarifas se reducirían del 3,0% del PIB al 2,8% del PIB: apenas dos décimas del Producto. En cambio, calcula la consultora, si esta quita de subsidios se hubiese realizado desde comienzos de año, el ahorro hubiera alcanzado a 0,6% del PIB.

El ahorro sólo se concretaría en el consumo de electricidad ya que, por una cuestión de estacionalidad, a partir del mes que viene hay una baja en el consumo de gas.

La clave política

El ajuste está en marcha y Massa definirá los próximos pasos en las próximas horas. El mercado está atento: luego del fuerte ajuste en las tasas de interés de las últimas tres semanas, ahora los operadores quieren ver si el ministro va a fondo con el intento por honrar el acuerdo con el Fondo.

A diferencia de la gestión de los dos ministros anteriores, Massa puede decir que cuenta con el respaldo total de Cristina Kirchner.

¿Alcanzará para evitar un empeoramiento de la crisis? Esa es la apuesta: convencer a los incrédulos inversores, que hace rato vienen observando que el dólar es la única apuesta ganadora en la Argentina. ¿Cambiará esta vez?

Temas relacionados