iProfesional

La inflación se desaceleró y en junio fue de 6%: en los últimos 12 meses sumó 115,6%

El IPC marcó en junio una cifra que estuvo por debajo de las expectativas del mercado. Cuáles fueron los rubros que más subieron
13/07/2023 - 16:00hs
La inflación se desaceleró y en junio fue de 6%: en los últimos 12 meses sumó 115,6%

El Gobierno de Alberto Fernández recibió este jueves con cierto alivio el índice de inflación que publica el INDEC, dado que muestra una nueva relativa desaceleración de los precios. La información oficial confirmó que la inflación fue de 6% en junio, un dato bastante por debajo del 7,8% de mayo, del 8,4% de abril y positivo para Sergio Massa, el ministro de Economía y precandidato presidencial del oficialismo.

Además, los precios acumulan un avance de 50,7% en lo que va de 2023.

Con el nuevo índice conocido hoy, se confirmó que la inflación de los últimos 12 meses alcanzó el 115,6%.

La inflación mensual de 6% se encuentra también por debajo de las proyecciones de muchas consultoras, que estimaban un alza de los precios apenas por debajo del 7%.

Por otra parte, el 115,6% interanual de junio es el peor que se tiene registrado desde el año 1992, treinta años atrás, cuando en enero el acumulado anual había sido del 76%.

Más cerca en el tiempo, durante la presidencia de Mauricio Macri, en mayo de 2019 la inflación interanual tocó un pico de 57,3%.

La inflación tuvo una desaceleración significativa en junio.
La inflación tuvo una desaceleración significativa en junio.

El dato de inflación de 8,4% en abril había dejado en off side los planes de desinflación del ministro de Economía, Sergio Massa, quien a principio de año había anticipado un IPC por debajo del 4% para ese mes. Ahora, la desaceleración encadenada de mayo y junio significa un dato positivo para el funcionario. 

Precios: los principales aumentos de julio

La división de mayor aumento en el mes fue Comunicaciones (10,5%), producto de la suba de servicios de telefonía e internet. Le siguieron Salud (8,6%) -por aumentos en medicamentos y en las cuotas de empresas de medicina prepaga- y Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (8,1%), principalmente por las subas en electricidad.

La división con mayor incidencia en todas las regiones fue Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,1%). Al interior de la división impactó la suba de Pan y cereales y Leche, productos lácteos y huevos.

Las dos divisiones que registraron las menores variaciones en junio fueron Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,1%) y Prendas de vestir y calzado (4,2%).

A nivel de las categorías, los Regulados (7,2%) lideraron el aumento seguidos por el IPC Núcleo (6,5%); en tanto losEstacionales registraron un incremento de 1,8%.

Los alimentos volvieron a estar por debajo del nivel general de la inflación.
Los alimentos volvieron a estar por debajo del nivel general de la inflación.

En julio se enfría la inflación: ¿también el consumo?

Hay coincidencia entre las estimaciones que realizan en el propio equipo económico y en las consultoras privadas: la inflación sigue evidenciando una leve desaceleración en las últimas semanas, sobre todo en el rubro de los alimentos, que hasta hace poco aparecía como el más complicado de todos.

La tendencia a la baja -desde un pico mensual del 8,4% en abril- continúa en los primeros días de julio.

Las proyecciones para julio dan cuenta de un IPC que también se ubicaría por debajo del 7%, y "probablemente vaya por detrás de junio", según se ilusiona un funcionario del gabinete económico.

La clave hay que buscarla en el comportamiento de determinados rubros entre los alimentos que, luego de subir muy fuerte en la primera parte del año, ahora entraron en una dinámica menos agresiva. Al menos en las últimas semanas.

En ese grupo se anotan las carnes rojas y el pollo -no así el pescado, que mantiene una tendencia bien alcista-, las frutas y las verduras. También algunos farináceos, que registraron fuertes subas hasta hace poco, por culpa de la sequía y la dramática caída de la producción.

Massa espera una luz verde de la inflación
Massa espera una luz verde de la inflación para llegar optimista a las PASO en agosto.

La desaceleración inflacionaria -a niveles igualmente insostenibles a mediano plazo- tiene una contracara: el enfriamiento del consumo y de la actividad económica en general.

La otra cara de la coyuntura da cuenta de un nivel de consumo en declive. Por ahora nada dramático. Pero esa merma se acentúa a medida que pasan las semanas.

Está claro que de acá a las elecciones, el escenario difícilmente mejore. Más bien, el propio Massa festejaría que la situación no empeore. Para eso, el ministro toma medidas bien de coyuntura como la de ayer, ofreciendo algo de crédito a tasas bajas para jubilados y pensionados.

Cae el consumo: ¿impacto político?

A medida que transcurren las semanas, con la inflación arriba del 100% interanual ya instalada, la dinámica del consumo popular siente el impacto.

Distintas fuentes sirven para testear el momento: desde los registros oficiales a las cámaras empresarias, que ya detectaron el incipiente enfriamiento de las ventas.

El Banco Central, por ejemplo, acaba de informar una caída de los préstamos al consumo a las familias: del 0,9% en junio respecto de mayo. Y del 14,6% versus junio del año pasado; nada menos, dando cuenta de la merma en la capacidad de la gente por tomar deuda y poder pagar las cuotas mensuales.

Pese a que los precios parecen contenerse, el consumo en determinados sectores no crece.
Pese a que los precios parecen contenerse, el consumo en determinados sectores no crece.

Dentro de los préstamos bancarios para el consumo, los más críticos son los "créditos personales", que tuvieron una contracción del 3,7% en junio versus mayo; y del 21,7% en relación a un año atrás.

En las compras con tarjetas de crédito, la caída interanual "real" llegó al 10,2%. Mientras que en los créditos prendarios, se registró una baja del 1,1% entre mayo y junio, y un retroceso del 12,0% contra junio del año pasado.

La caída en el nivel de financiamiento al consumo se verifica en distintos sectores. Lo acaba de medir la cámara que agrupa a los pequeños comercios: la CAME detectó una baja del 3,6% en el volumen de ventas en junio respecto a un año atrás.

Desde que comenzó la actual crisis cambiaria, en abril de 2018, la pérdida de los salarios formales ya superó el 18% desde entonces. Y alcanzó al 41,4% para los trabajadores "informales".

En todo caso, lo que sorprende en este 2023, al menos en el recorrido de los primeros seis meses del año, es que el consumo de los bienes "no durables" viene en ascenso. Es decir que aun con un quebranto notable en sus bolsillos, productos de una inflación que bordea el 120% anual, las ventas de bienes de consumo "inmediato" siguen en alza.

El fenómeno abarca algunos segmentos de bienes "durables", como los autos, ya sean cero kilómetro o usados. Incluso en esta Argentina con problemas de dólares, que impiden a las fábricas conformar a la demanda que tienen los consumidores.

Massa anunció préstamos a tasa baja para jubilados con el fin de reactivar el consumo.
Massa anunció préstamos a tasa baja para jubilados con el fin de reactivar el consumo.

Consumo: el deterioro se refleja en las góndolas

Según los últimos registros, el nivel de compras de alimentos, bebidas y productos de limpieza e higiene personal viene en declive, como consecuencia de la caída en el poder adquisitivo.

El consumo de productos de la canasta básica se contrajo 3,1% en mayo, en relación al mismo mes del año pasado, dando cuenta del deterioro de los bolsillos de la gran mayoría de la población, en medio de la aceleración inflacionaria. En el caso de la canasta básica alimentaria, la suba de los precios resultó del 122,6%, de acuerdo a la última medición del Indec.

La caída en las ventas es desigual: el mayor impacto se evidencia en los pequeños comercios de barrio, que venden más caro que las grandes cadenas de supermercados. En estos grandes negocios, las ventas crecen mientras que en los autoservicios y almacenes, se desploman.

El último relevamiento de la consultora Scentia, que monitorea la realidad del consumo masivo mes a mes, da cuenta de una dramática caída en las ventas de los comercios más pequeños.

Contra mayo del año pasado, las ventas en los almacenes y autoservicios ubicados en la ciudad de Buenos Aires se desplomaron 29%. En contraposición, las ventas en los grandes supermercados crecieron 7,8%, también contra mayo de 2022.

Temas relacionados