iProfesionaliProfesional

La actividad económica no encuentra piso: ¿mayo o junio pueden ser el punto de inflexión?

Según datos preliminares del sector privado, en abril y en lo que va de mayo, no se vislumbra ninguna mejora en la economía real
15/05/2024 - 06:48hs
La actividad económica no encuentra piso: ¿mayo o junio pueden ser el punto de inflexión?

Los datos de actividad que manejan en los distintos rubros de la economía causan preocupación. Lucen muy delicados, por la magnitud de la caída. Se trata de una contracción sólo comparable con la época de la pandemia. 

Así lo demuestran los testimonios de empresarios y comerciantes. La pregunta, inevitable, que empieza a recorrer el espinel refiere al momento que vendrá la recuperación. Antes que eso, hay una clave: saber si la actividad económica ya tocó piso o no.

En algunos sectores -como el metalúrgico ligado a la producción de productos de la línea blanca- ya se observan despidos masivos. En otros, como en la alimentación, hay parates de líneas de producción, o suspensión de turnos, con el traslado de personal hacia otras tareas no productivas, dentro de las mismas empresas.

En algunas de las compañías líderes que vienen haciendo esto advierten que podría ser el paso previo a la suspensión efectiva o el despido, en caso de que la situación económica no mejore.

La actividad económica no encuentra piso: mayo, el mes clave

En las mediciones provisorias realizadas por la consultora Eco Go, la actividad de abril fue peor a la de marzo, la última relevada por el Indec.

En la construcción, la misma consultora midió un desplome del 70% y un 40% en el caso de las obras privadas (residenciales). Las ventas de electrónicas caen al menos 40%. Entre 25% y 30% de merma en el rubro de los textiles; y entre 8% y 12% en el caso del consumo masivo.

El consumo es cada vez más bajo, las ventas se desploman y los empresarios analizan despidos y suspensiones.
El consumo es cada vez más bajo, las ventas se desploman y los empresarios analizan despidos y suspensiones.

En una ronda de consultas realizada por iProfesional dio cuenta de caídas muy fuertes. en torno del 45%, por ejemplo en el rubro de la línea blanca.

De hecho en este sector, Mabe -una de las empresas emblemáticas de la industria- acaba de anunciar el despido de 200 operarios de su planta cordobesa.

Roberto Lenzi, vicepresidente de la Cámara Argentina de Industrias de Refrigeración y Aire Acondicionado (Cairaa) advirtió que por la caída de las ventas "ya se está achicando entre 25% y 30% la mano de obra en cada una de las industrias del rubro".

Empresarios industriales ya advirtieron que la situación podría complicarse en caso de que el Gobierno reduzca aranceles y habilite las importaciones indiscriminadas de productos, a los que favorece reduciéndose los aranceles.

La cámara del plástico hizo una advertencia en ese sentido, en diálogo con iProfesional. "Una cosa es que dejen entrar insumos más baratos y otra, muy distinta, es que ingresen productos importados desde China de baja calidad, y mucho más baratos", dijeron desde la cámara.

El consumo no se recupera y empresarios entran en alerta

Los últimos registros oficiales dieron cuenta de una realidad muy oscura, a la hora de hablar de la actividad económica. Tanto la industria como el comercio y la construcción muestran caídas que sólo se vieron durante la pandemia, en aquel fatídico año 2020. Son números que asustan.

Entre los empresarios, la duda persiste: ¿La recesión
Entre los empresarios, la duda persiste: ¿Cuándo se recuperará la actividad económica?

Según el Indec, la construcción se hundió 42% en marzo, mientras que la industria retrocedió 21,2% contra el mismo mes del año pasado. Las bajas también fueron notables en relación a febrero: del 14% y 6% respectivamente.

Ningún rubro industrial ni de la construcción quedó a salvo. La producción de alimentos y bebidas, acaso el más sensible de todos, derrapó un 14,2%.

Esta caída en la industria de los alimentos sorprendió a los empresarios. En una encuesta interna, la Copal había medido un retroceso inferior, no más allá del 9%.

Desde el sector privado, afirman que el comienzo de mayo se parece demasiado a lo que fue el mes de abril, también con un hundimiento histórico en los distintos sectores económicos.

Visto desde el sector empresario, la actividad debería mostrar algún tipo de mejora desde las próximas semanas.

Le ponen fichas -pocas, pero conservan la esperanza- de que así sea.

Fundación Capital estimó que "en el primer trimestre del año, el PBI se habría contraído un 5,8% interanual, que en términos trimestrales implica un descenso del 3,6% frente al último cuarto del 2023".

"Los peores meses en materia de actividad serían marzo, abril y mayo, en un contexto de fuerte pérdida de poder adquisitivo todavía no compensada y un desplome de la inversión, frente a los menores gastos de capital y la falta de un horizonte despejado hacia delante. Prevemos que el PBI toque el piso durante el segundo trimestre, exhibiendo una baja del 3,7% interanual (-0,4% trimestral, desestacionalizado)", vaticinó.

"En nuestro escenario base, la recuperación económica se demora, previéndose una leve mejora hacia el tercer trimestre, si bien recién en 2025 se recuperará el nivel previo. Así, la salida de la recesión difícilmente tome la forma de una "V", detalló la consultora. Según sus proyecciones, la economía caerá este año en torno a 3,1% aunque subrayó que "alcanzaría una baja de 4,3% excluyendo el agro. 

Asimismo, Pejkovich prevé que "la recuperación de la actividad tendrá una forma de W más que de V, dado que, una eventual unificación cambiaria -la cual esperamos para fin de año-, requerirá un reacomodamiento del tipo de cambio real".

EconViews prevé que "hasta mediados de año vamos a tener una estabilización en el nivel de actividad y después volveríamos a crecer; todo esto está sujeto a que se terminen de hacer las correcciones macro, salgamos del cepo y no se profundice el atraso cambiario". Así, dijo que "por ahora, mantenemos nuestra proyección de -3,3 para este año, aunque los riesgos a la baja están latentes".

Caputo apuesta por la baja de tasas

El Gobierno cree que la baja de las tasas de interés, en medio de la desinflación, redundará en una explosión del crédito para el consumo. Confían en que en ese contexto habrá una recomposición real de los ingresos.

Rubros claves como la construcción y la industria
Rubros claves como la construcción y la industria se desplomaron en marzo (42% y 21%, respectivamente).

En las compañías se muestran más escépticas. Y fijan límites. Un límite -implícito- que no está escrito en ningún lado.

Dice que si en las próximas semanas no hay ninguna señal concreta de reactivación, entonces habrá decisiones más duras: suspensiones y despidos. Un escenario que nadie quiere imaginar, pero ahí está, golpeando la puerta.

Temas relacionados