NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Pesos vs. dólar

Desarme de Lebac: el BCRA renovó menos volumen, validó una tasa del 45% y ahora la City mira al dólar

Desarme de Lebac: el BCRA renovó menos volumen, validó una tasa del 45% y ahora los ojos están puestos sobre el dólar
El Banco Central adjudicó $201.700 millones. En poder de inversores quedarán $128.000 M que se volcarán al mercado y hay expectativa sobre su destino
Por Mariano Jaimovich
15.08.2018 07.03hs Finanzas

Las condiciones cambiaron luego que el Gobierno anunciara esta semana que desde ahora y hasta diciembre desarmará de forma gradual y por completo el enorme stock de Lebac, que ya representa la friolera de $977.000 millones, una cifra apenas por debajo de todos los pesos impresos que hay en el país.

Para cumplir con este objetivo, en la licitación primaria mensual de este martes vencían originalmente $529.000 millones (54% del total), pero el Banco Central ofreció sólo un máximo de $230.000 millones de sus Letras, restringidas únicamente al acceso de participantes no bancarios.

Es decir, la entidad monetaria dirigida por Luis Caputo decidió no renovarles estos actores no financieros la totalidad de los casi $330.000 millones que les caducaban. Además, a los bancos, que en total poseen la mitad de las Lebac, no los dejó participar de nuevas colocaciones ya que deberán volcarse a otros papeles ofrecidos por las autoridades.

En la licitación de este martes, la colocación fue inferior al nivel máximo ofrecido a residentes y no residentes no financieros, donde las propuestas recibidas alcanzaron los $213.673 millones, y de ellos el BCRA terminó adjudicando apenas $201.701 millones.

La tasa de corte al más corto plazo (35 días) fue de 45%, es decir, terminó alineándose a la referencia de política monetaria de las Leliq a siete días, establecida desde el lunes pasado en esa misma cifra.

Este rendimiento significa una baja de 146 puntos básicos respecto a la licitación primaria del mes pasado.

En resumen, en estos jugadores no bancarios quedarán en su poder a partir de este miércoles unos $128.000 millones.

Justamente, el gran interrogante que ronda en la City es qué ocurrirá con este notorio caudal de pesos que “obligatoriamente” se volcarán a la calle.

Para ello, más allá que el BCRA dijo que venderá los dólares que el mercado le solicite, existe cierto temor de que, luego de sobrepasar los $30 en la semana, el tipo de cambio se vuelva a recalentar.

Es que, si bien la entidad monetaria licitó el martes u$s500 millones y el mercado sólo compró u$s200 millones -algo que desde el Central fue calificado como un monto demandado “menor al esperado”-, nada garantiza que esta calma en la demanda continúe durante los próximos días con tantos pesos sueltos.

Respecto al resultado de la licitación de Lebac, para un importante banquero consultado por iProfesional fue “lógico y sano que se haya renovado un menor nivel del propuesto, ya que deja en claro que este instrumento financiero no funcionará más dentro de tres meses”.

Cabe recordar que esta estrategia del Gobierno fue consensuada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para empezar a desarmar la “bola de nieve” de estas Letras, que hasta hoy le implicaba al BCRA el riesgo de renovar cada 30 días un volumen equivalente a la mitad de todos los pesos que existen en la economía. 

A este contexto se le sumó que el Banco Central dejó afuera de las licitaciones primarias a los bancos, los cuales hoy poseen la mitad del stock total de Lebac y que no podrán vender estos papeles en la plaza secundaria.

No a las Nobac, sí a las Leliq

Como contrapartida, para compensar este golpe que les reduce a las entidades financieras uno de sus principales negocios, ya que aprovechan las atractivas tasas de interés de estas Letras en pesos, por encima del 46% anual, el BCRA les ofrece ahora Notas del Banco Central (Nobac) a 1 año de plazo y Letras de Liquidez (Leliq), que ahora serán el principal instrumento de esterilización.

Al respecto, las licitaciones del martes de Nobac para los bancos quedaron desiertas, tanto a tasa fija como variable, debido a que las propuestas alcanzaron apenas los $11.955 millones.

En este caso, desde entidades financieras sostuvieron a iProfesional que se volcarán de lleno a las Leliq, ya que son a siete días de plazo, algo que les garantiza liquidez para sus operaciones mientras les otorga una ganancia, función que cumplían hasta ahora las Lebac.

Además, estas Letras de Liquidez ofrecen un rendimiento de 45% anual, en sintonía al resto de los instrumentos en pesos del mercado.

En cuanto a la poca aceptación de las NOBAC, un banquero sostiene: “Era lógico que quede desierta la subasta porque el manejo de la liquidez que necesitamos las entidades es para corto plazo, en cambio estas Notas son a un período de un año, que en Argentina es una eternidad”.

"Contener" los pesos

Para tratar de captar gran parte de los $128.000 millones que el Banco Central decidió no renovarles en Lebac a las entidades no bancarias, el Gobierno les empezó a proponer desde hace un tiempo a esta parte otros instrumentos en pesos a más largo plazo.

En este marco, el Ministerio de Hacienda informó que este miércoles comenzará a licitar “regularmente” series de Letras del Tesoro Capitalizables en pesos (Letes en moneda nacional).

Así, esta semana saldrá a colocar dos de estos papeles: uno a 105 días capitalizable mensualmente a la tasa nominal de 3% por mes y otro a 224 días con una renta mensual de 2,85%

“Creo que estos ahorristas irán a la colocación de Letes y también a los bancos a cuentas remuneradas y plazos fijos, ya que pese a que se les otorga menos rentabilidad que un título público, les dan como contrapartida liquidez para manejarse en el mercado”, afirma un banquero a este medio.

Y completa: “En el fondo, éste es el juego que el Gobierno desea desarmar, que los individuos y los fondos no puedan tener al mismo tiempo renta y liquidez”.

Más allá de esto, el gran temor del Ejecutivo es que el gran caudal de pesos “sueltos” que quedará del desarme forzoso de Lebac de esta semana vaya a la compra de dólares, algo que puede generar un nuevo recalentamiento en su precio.

Para tener una idea del “poder de fuego” que tienen los $128.000 millones sin renovar, basta considerar que el volumen total negociado el martes en la plaza cambiaria fue de u$s719 millones.

En resumen, basta con que se sumen algunos ahorristas a la plaza a comprar divisas para traccionar con una fuerte alza al tipo de cambio.

Para colmo, el contexto no es el más adecuado por la volatilidad de las monedas de los países emergentes, que han sufrido una importante devaluación en los últimos días por la crisis en Turquía.

“En el contexto actual, el tipo de cambio ya corrió mucho, sobre la diferencia de $31 a $34, que es un techo que da el tipo de cambio de convertibilidad ajustado por el stock de Lebac, hay un 10%”, resume Alejandro Bianchi, gerente de Inversiones de InvertirOnline.com.

Para agregar que “la expectativa de devaluación futura comienza a ser cada vez más baja y con una tasa del 40% conviene volcarse a instrumentos en pesos”.

Por eso recomienda como alternativa “seguir en Lebac mientras se pueda y empezar a migrar a las licitaciones de Letras del Tesoro”.

Para los inversores más conservadores, que son aquellos que se quieren quedar en dólares, “les diría que, hoy por hoy, estas tasas de interés en pesos son súper atractivas. Cualquier bono argentino, más de 3 años te rinde arriba de un 10% en dólares”.

Tasas

En cuanto a las tasas de interés convalidadas en la colocación del martes, a 35 días se fijó en 45,04% anual. Una rentabilidad similar a la convalidada en la plaza secundaria pero que representa una baja de 146 puntos básicos respecto a la licitación de julio.

Por el lado del plazo a 63 días, quedó en 45% anual y no sufrió cambios respecto a la colocación previa.

Finalmente, a 98 días se ubicó a 42,75%, alrededor de un punto porcentual menos que la fijada un mes atrás.

Estos fueron los únicos tres tramos convalidados para este mes, dentro del plan de ir reduciendo el volumen de Lebac mes a mes para hacerlo desaparecer por completo a fin de este año.

Como conclusión sobre el nuevo esquema planteado por el Gobierno, “la reducción que hace el Banco Central de las licitaciones de Lebac de $100.000 millones por mes, genera, de alguna forma, que esos pesos ingresen al mercado y pasen a ser parte de la base monetaria”, indica Bianchi.

Por eso a partir de ahora el gran desafío es tratar que en el desarme de la “bola de nieve” de Lebac esos pesos sueltos vayan a instrumentos a más largo plazo en moneda nacional y no a la compra de divisas.

Más sobre Finanzas