Más artículos

Ahorristas atentos

El precio del dólar bajó a $37: ¿ahora es momento de comprar?

Dólar a $37:  en la City creen que ya tocó un piso y ahora es un buen momento para comprar
El tipo de cambio se mantiene muy cerca de la banda inferior de flotación establecida por el Banco Central, mientras las tasas en pesos son atractivas
Por Mariano Jaimovich
28.10.2018 07.00hs Finanzas

Al mismo tiempo que el equipo económico del Gobierno celebra la tregua cambiaria -con una cotización estabilizada y ahorristas que bajaron su volumen de compras a un promedio diario de u$s20 millones-, los más inquietos traders de la City empiezan a plantearse la pregunta clásica: ¿con el billete verde que cayó a $37 después de haber tocado los $42, no habrá llegado el momento de volver a comprar?

Quienes se hacen esa pregunta tienen en cuenta que, ya cerca del piso de la banda de flotación dispuesta por el Banco Central, es difícil pensar que pueda haber una caída adicional en la cotización. Y, en adelante, vendrá un camino de subas marcado por la nueva política de Guido Sandleris, que correrá la banda para arriba a un ritmo de 3% mensual

El panorama de hoy se completa con el desarme de Lebac, que pasó con éxito los últimos tests, y con la continuidad del apretón monetario para secar la plaza de pesos.

En ese contexto de calma y previsibilidad recuperadas, es que hoy los inversores ven al billete estadounidense ya en su "piso natural". En noviembre el nuevo piso de la banda pasará a $35, hablando en términos de dólar mayorista, lo que implica que en el precio al público no podrá bajar de los $36, un nivel en el que se "gatillaría" la compra de divisas por parte del Banco Central.

Y, ya con la mira puesta en diciembre, el nivel mínimo para el mayorista pasaría a $36,05, lo que implica que dentro de un mes el dólar para el público no podrá estar por debajo de $37 a la venta por la actualización estipulada por el BCRA del 3%.

Por lo pronto, en las ventanillas de los bancos se encuentra estable en los $37,50 promedio. En consecuencia, la noción de un "precio conveniente" para comprar dólares vuelve a instalarse en el debate financiero.

Es buen precio presente si se mira que ya estuvo en $42 semanas atrás, sobre todo para aquellos que quisieron comprar y creyeron que habían perdido el tren. Y con el piso actual en torno a los $35, es tentador”, opina Carlos Risso, jefe de Operadores de Moneda Extranjera del Banco Meridian.

En la misma sintonía, Gustavo Quintana, corredor de PR mercado de cambios, considera que una primera aproximación parece sugerir que el nivel actual alcanzado por el dólar puede resultar atractivo para comprar

Según su razonamiento, luego de haber tocado los máximos históricos en septiembre, “la puesta en vigencia del apretón monetariocorrigió los precios del dólar, pero sin conseguir que la baja obtenida se profundice más

Si con el nivel alcanzado por la tasa de interés el precio no cae más, es un dato que me parece indicar que ha tocado transitoriamente un piso y, en tal caso, es buen momento para comprar, recomienda Quintana a iProfesional.

El analista Salvador Distefano agrega: “La Argentina necesita acopiar dólares por la baja cantidad que hay en las reservas y, a la vez, que el mercado demande pesos. Mientras el dólar esté por debajo de $40 tendremos un incentivo a comprar, pero si se ubica por encima de dicho valor tendremos un incentivo a vender”.

Desde los fundamentals técnicos, Hernán Del Villar, economista del Estudio Alpha, indica a iProfesional que “este tipo de cambio real es competitivo y se puede mantener, creciendo a un nivel cercano a la inflación”

En el comparativo histórico, el experto considera que la cotización mayorista actual (alrededor de $37), es 5% más alta que el promedio de los últimos 20 años y 25% más elevada que la establecida en el primer trimestre de 2016, en los comienzos de Cambiemos.

Del Villar expone que, en precios actuales: “Nos hemos alejado de los máximos que tuvimos hace pocas semanas. Si se toma el promedio de 2007/11, son $40 de hoy; y el promedio 2003/07 representa un dólar de $47 para ahora”.

Y considera que este comportamiento cauteloso de los ahorristas más la oferta que podría agregarse del Tesoro para controlar el mercado, debería mantener relativamente calmo el tipo de cambio en el corto plazo, en un marco de tasas en pesos por arriba de la inflación. 

“Para el inversor no especulativo, el nuevo sistema de bandas de flotación le asegura que el dólar no se va a atrasar mucho, por lo que podría alentarlo a comprar”, concluye Del Villar, quien tiene en cuenta la actualización mensual del precio 3 por ciento.

¿Para quiénes es bueno el precio actual del dólar? Según Quintana, para los inversores menos sofisticados y con menor capacidad de ahorro, “dolarizar sus tenencias no me parece una mala opción, sobre todo teniendo en cuenta que el panorama local dista de haber disipado todas las dudas”.

El renovado atractivo de la bicicleta

Claro que con tasas de interés muy elevadas y un precio del dólar que parece haber logrado amesetarse, los instrumentos en pesos también son seductores.

Mi impresión es que puede ser un buen momento para jugarse unas cartas a una colocación en pesos de por lo menos dos meses. Es muy probable que el dólar siga bajando, o por lo menos se estabilice, y las tasas sigan altas por lo menos durante este tiempo”, acota Risso.

Es en ese contexto que, para los más ambiciosos -y expuestos al riesgo- vuelve el atractivo de la "bicicleta".

"Como ya se sabe que va a ubicarse estable el dólar a un precio cada vez superior, las tasas de interés se mantendrán altas y esto favorecerá a la realización del carry trade. Es decir, se prevé que ingresarán divisas de inversores del exterior para posicionarse en pesos”, grafica a iProfesional el economista Ramiro Castiñeira de Econométrica.

En resumen, para el inversor que mira la rentabilidad neta de sus posiciones, el panorama es que el ingreso de divisas y la banda de flotación del BCRA forzarán a que el dólar quede planchado.

Por ende, si se considera la estrategia actual del Central, que ajustará el rango de referencia de la cotización verde a una proyección de 36% anual (3% mensual), indica que las posiciones en pesos -que ofrecen en la actualidad una tasa de interés superior al 55% anual-, aparentan ser más rendidoras que la compra de divisas.

En esta línea se han ubicado las Letras del Tesoro Capitalizables en pesos (Lecap), a un plazo menor a un año, que han despertado gran interés de la City. El Gobierno licitó a mediados de octubre unos $75.000 millones en dos de estos papeles con una tasa máxima de 54,95% anual, aunque las ofertas que le llegaron fueron por $118.700 millones. Es decir, un 58% más del volumen planificado a vender.

Dólar: un imán argentino

Ahora bien, esta gran demanda de los títulos en pesos se debe a la seductora tasa de interés ofrecida por el Banco Central, un hecho que esconde en el fondo que el argentino sólo piensa en moneda doméstica cuando se le presenta la oportunidad de obtener una renta muy importante. Pero, en definitiva, sucorazóna la hora de ahorrar está en dólares.

Es decir, elanzuelooficial para salir de la crisis actual y desincentivar a que el ahorrista vaya a posicionarse en dólares es ofrecerle una tasa muy alta.

Al respecto, un informe de Delphos Investment sostiene que, para los inversores, cuando el tipo de cambio se acerca a la banda inferior del rango entre $34 y $44 establecido por el Banco Central, deriva en "un mayor riesgo cambiario y, en consecuencia, mayor exigencia de tasa en pesos". Ocurre que el al acercarse al límite inferior, crecen las expectativas de un mayor recorrido al alza dentro de la misma banda "permitida" por el Banco Central.

La gente no se inclina por la moneda estadounidense para resguardar sus ahorros de forma caprichosa, sino que la historia ha demostrado que el valor del peso es cada vez menor por una inflación elevada que no cesa y por las devaluaciones constantes.

En concreto, la moneda nacional perdió 13 ceros en apenas 40 años. Incluso, no queda muy lejos recordar que hasta el 2001 un dólar costaba un peso. Hoy, 17 años después, vale 3.700% más ($37,50).

Ya lo dijo recientemente el economista Eduardo Levy Yeyati, para ejemplificar la idiosincracia local: "El argentino tiene pesos en el bolsillo o en la cuenta sueldo, y dólares en el banco o en el colchón".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar