Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Bloomberg: el plan para salvar a Argentina ayuda a los bancos, no a los argentinos

Bloomberg: el plan para salvar a Argentina ayuda a los bancos, no a los argentinos
Tras haberse convertido en un prestamista de última instancia, se convirtió en el único lugar donde los bancos pueden colocar su dinero de manera segura
13.11.2018 10.09hs Finanzas

El Banco Central de Argentina se ha convertido en una especie de prestamista de último recurso. Es el único lugar donde los bancos pueden estacionar su dinero de manera segura y rentable, ya que el crédito se drena de una economía en crisis.

El último plan de rescate del presidente Mauricio Macri, respaldado por un récord de rescate de u$s56.000 millones del Fondo Monetario Internacional, ha involucrado el aumento de las tasas de interés más altas del mundo, que ahora están cerca del 70 por ciento. El objetivo es sacar el efectivo de la circulación, frenar la inflación y apuntalar una moneda que perdió la mitad de su valor este año.

Los legisladores quieren que los argentinos retengan pesos, no dólares, y que esos pesos estén encerrados en depósitos bancarios. Eso está empezando a suceder. La moneda se estabilizó en el primer mes del plan del FMI y los depósitos a plazo aumentaron.

Pero después de dos décadas de volatilidad, atraer a los argentinos a la moneda local no es barato. Los bancos tienen que pagar más del 50% de esos depósitos a plazo. Para obtener ganancias, tienen que prestar a tasas aún más altas, y es difícil encontrar prestatarios solventes en una recesión.

Ahí es donde entra el Banco Central. Los requisitos de reserva para depósitos a plazo son altos, con un 25%, pero el jefe del Banco Central, Guido Sandleris, está permitiendo que los bancos mantengan parte de esas reservas en notas de siete días conocidas como Leliqs, en lugar de efectivo.

Los Leliqs están libres de riesgos, y actualmente pagan más del 68 por ciento. El Banco Central ha garantizado que la tasa no caerá por debajo del 60 por ciento hasta diciembre como muy pronto.

"Eso le da a los bancos un margen respetable. No publicarán grandes rendimientos sobre el capital, dada la tasa de inflación del 40%. Aún así, es un amortiguador frente a otras presiones, desde los costos de financiamiento más altos hasta el desplome de los ingresos por comisiones y un aumento probable de los préstamos improductivos", dice Valeria Azconegui, analista de Moody’s Investors Service.

"Mientras tanto, empresas como CC Agro y Tec, que importa productos electrónicos de consumo, se están quedando fuera del sistema crediticio", según Diego Valguarnera, su director financiero.

“Los bancos se enfrentan a la opción de poner fondos para trabajar en una inversión prácticamente sin riesgo, o prestársela a las empresas en un momento en que el consumo está cayendo”, dice. “Eligen el primero”.

Al regresar de un reciente viaje de inversores, los analistas de JPMorgan informaron que tanto la demanda de préstamos como el apetito por el riesgo de proporcionarlos escaseaban, en una economía que se contrajo un 4% el segundo trimestre. Argentina no volverá a crecer hasta 2020, pronosticó Moody’s en un informe el jueves.

La originación de hipotecas se ha desplomado 50% desde mayo. Las pequeñas empresas están siendo golpeadas. Su forma preferida de financiamiento es a través de cheques, que les permite a los clientes pagar durante un período que generalmente varía de 30 a 90 días. Ahora se está estirando hasta 150 días, y las compañías tienen que pagar una multa por intereses cada vez mayor por el cobro anticipado.

“Es un combo sofocante”, dice Pedro Cascales, portavoz de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas, que representa a más de 500,000 empresas. “Las empresas no pueden pagar a sus proveedores porque las ventas cayeron o los clientes están retrasando sus pagos”. 

Esperando un boom

Todo está muy lejos de hace un año, cuando los bancos celebraban lo que parecía el fin de una larga sequía crediticia. Durante más de una década después de su incumplimiento en 2001, Argentina fue excluida de las finanzas globales y gobernada por populistas de izquierda que impusieron los controles de capital. Sin embargo, Macri, que se adhiere al mercado, fue elegido a fines de 2015 y, para 2017, la economía se estaba acelerando.

Los cuatro bancos que cotizan en bolsa de Argentina recaudaron un total de u$s2.000 millones en ventas de capital internacional el año pasado, para ayudar a satisfacer el aumento esperado en la demanda de préstamos. Ellos empapelaron Buenos Aires con anuncios de sus hipotecas.

Los analistas de Wall Street, desde Morgan Stanley hasta Itaú, habían promocionado a los bancos como la mejor manera de apostar en el regreso de Argentina. A finales de 2017, tenían razón. Este año ha sido una historia diferente. Las acciones bancarias han renunciado a todas esas ganancias y luego algunas.

El sistema financiero no está en peligro inmediato, en parte gracias a las medidas de seguridad instaladas después del colapso de 2001, que llevaron a una conversión traumática forzada de ahorros de dólares a pesos. Los reguladores han impuesto requisitos más estrictos a los préstamos en dólares desde entonces, y los desajustes de divisas se encuentran ahora en un mínimo de 10 años.

Las proporciones de préstamos incobrables han aumentado, pero siguen siendo manejables, con un 3,5% para los préstamos familiares y un 1,3% para las empresas en agosto. Itau dice que es probable que sigan subiendo, y pronostica un índice NPL máximo de 4.5% en Grupo Financiero Galicia SA, el mayor banco cotizado, en el primer trimestre de 2019.

Antes de que se ahogue

Para entonces, si todo va según lo planeado, el banco central puede estar reduciendo las tasas de Leliq y liberando más pesos en circulación a medida que la confianza retorna. Pero hay muchos riesgos para el programa del FMI, incluido uno político: Macri está listo para la reelección el próximo octubre, según consigna Bloomberg. 

Y si bien los bancos pueden esperar, es cuestionable cuánto pueden hacer sus clientes de economía real. Pedro Dragun, director de investigación de la Asociación Industrial Argentina, dice que entiende que la política de tasas altas es un intento de reducir la demanda de dólares.

“Pero tiene un efecto muy adverso en los sectores productivos”, dice. “Necesitamos que las tasas bajen drásticamente, antes de que la economía se ahogue”.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Finanzas