LEÉ AHORA Profesionales y empresas abandonan el papel: ahora es tiempo del e-check, factura electrónica y pagaré digital Más información
Más artículos

En la City creen que el riesgo electoral también eclipsará el ascenso local a mercados emergentes

En la City creen que el riesgo electoral también eclipsará el ascenso local a mercados emergentes
El MSCI publica hoy el listado de cotizantes argentinas que participarán del índice. Pero el efecto en el mercado será acotado por incertidumbre política
Por Leandro Gabin
13.05.2019 05.59hs Finanzas

El tan mentado ascenso de la Argentina a la categoría de "Emergentes", por lo menos en cuanto al mercado de acciones, tomará más forma a partir de hoy. Sucede que la compañía que elabora el índice al cual ingresarán ciertos papeles locales, conocida como MSCI, publicará el listado de compañías que gozarán de este privilegio.

Debido al castigo que tuvieron los papeles argentinos, el peso en el índice será inferior al 0,30% (antes se creía que sería 0,50%) y el flujo de dinero que podría llegar a invertirse en estos activos se redujo a poco más de u$s1.000 millones (hace un año se hablaba de casi cuatro veces más).

El MSCI, entonces, confirmará la inclusión local en sus índices de mercados Emergentes. Técnicamente, los papeles locales empezarán a cotizar en ese panel recién a finales de este mes (concretamente a partir del 29 de mayo).

Según las últimas proyecciones, las compañías que formarían parte (y su ponderación) son: Grupo Financiero Galicia (15%), YPF (15,1%), Globant (15,6%), Banco Macro (12,1%), Pampa Energía (8,6%), Telecom (9,3%), TGS (5,2%), Arcos Dorados (4,8%), BBVA Banco Francés (3,7%), Central Puerto (4%), Despegar (1,6%), Corporación América (1,5%) y Loma Negra (3,6%).

Pero el beneficio para los papeles locales será menos interesantes que antes. Si bien los denominados "fondos pasivos", o sea los que sí o sí van a comprar acciones argentinas por el simple hecho de que tienen que hacerlo (siguen un benchmark y por estatuto están obligados) invierten la friolera de u$s390.000 millones en Emergentes, lo que le tocará a la Argentina es muy poco: u$s1.130 millones, según el JP Morgan.

Este monto representa el 7% del free floating (o sea el volumen de los papeles que cotizan en manos de inversores privados) de las empresas que se listarían al índice del MSCI.

La mala noticia es que, estiman en el mercado, los denominados fondos pasivos no aparecerán. Estos son los que si bien también replican un índice (o suelen hacerlo), tienen un mandato mucho más amplio y pueden prescindir de comprar papeles argentinos.

Obviamente que debido al riesgo electoral tan latente en la Argentina, con una definición para alquilar balcones y dos (o tres) posibles candidatos tan distintos en lo económico, los inversores mirarán la película desde afuera.

De esta manera, el "efecto flujo" quedará eclipsado en cierta manera por el ruido político. Claro que las compañías podrán capitalizar esta nueva vidriera que tendrán. No es menor pasar de ser "Frontera" a "Emergente". Pero para contemplar el efecto total del nuevo status deberán esperar.

De hecho la compañía que elabora el índice tuvo que salir a desmentir -a finales del mes pasado- que estuviera en duda la reclasificación argentina. La disparada del dólar y del riesgo país, algo que precipitó que el Gobierno solicitara el libre albedrío de los dólares del Fondo, había traído tensiones entre los inversores.

Desde Capital Markets Argentina (CMA), señalan que a los precios actuales, los inversores estarían descontando un resultado electoral incierto, que sería un driver negativo para todos los sectores.

"Los flujos de fondos en anticipación a la entrada de Argentina en el índice de emergentes de MSCI continuarían siendo un factor favorable para el mercado local, mientras que la evolución de las encuestas podría incrementar aún más la volatilidad en los próximos meses", vaticina CMA.

"Algo nos va a tocar, pero la verdad es que el efecto sobre los precios de las acciones no va a ser muy importante. Los inversores que puedan esperar, van a hacerlo", decían desde un banco extranjero que opera en la Argentina.

Para esta entidad, la oportunidad es tratar de posicionarse en aquellos papeles que sí o sí recibirán más flujos de fondos por los fondos pasivos. "Esos van a tener más demanda, pero ojo que puede ayudar a que algunos salgan y vean la pelea electoral desde su casa", alertaba.

De hecho, este mes está siendo positivo para los ADRs, o sea las compañías locales que cotizan en el exterior. Se observan subas muy parejas: lo mejor pasa por el alza del 15% de MercadoLibre, además de Macro (+14%) o el 12% arriba de Edenor.

Pero esa mejor performance de los ADRs esconde que el mercado se estaba "anticipando" a los papeles que van a formar parte del índice Emergente. De esta manera, algunos podrían aprovechar la mayor demanda para apurar su salida. Después de todo, en lo que va del año las acciones argentinas están en rojo. Hay caídas de hasta 35% y en dólares.

"Existe un downside risk muy importante para los inversores a partir del lunes", acotan desde otra financiera top de la City en clara referencia a que hay más probabilidad de que se vean caídas en los precios de los papeles locales. 

"La baja de los precios de los activos argentinos y la reciente recuperación de algunas cotizaciones abren el debate de si es momento de comprar. Seguimos pensando que no debido a los innumerables escollos que implica el calendario electoral", coinciden en Delphos Investment.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas