BCRA afloja el "apretón": quiere que bancos tengan suficientes pesos para comprar Leliqs

El Banco Central unificó el cómputo de efectivo mínimo para julio y agosto. Otras dos medidas buscan evitar que las entidades se queden sin liquidez
Por Juan Bergelín
28/06/2019 - 11,00hs
BCRA afloja el "apretón": quiere que bancos tengan suficientes pesos para comprar Leliqs

En línea con el aumento estacional de la demanda de dinero, y en un intento por asegurarse que los bancos tengan liquidez suficiente para canalizarla hacia las Leliqs, el Central flexibilizó los encajes a partir de julio.

Con tres medidas concretas, el organismo monetario les quitó presión a las entidades para cumplir con el cómputo de efectivo mínimo, en un mes en que la necesidad de dinero del público siempre aumenta.

La normativa, que se aprobó la semana pasada y fue oficializada a través de la Comunicación A 6719, libera encajes por las operaciones con tarjeta de crédito; introduce un cambio técnico que les da más previsibilidad a los bancos en su manejo diario de efectivo; y unifica el cómputo de julio con el de agosto y el de diciembre con el de enero.

Tanto en julio como en diciembre, históricamente hay más demanda de efectivo por el pago de aguinaldo, las vacaciones y el vencimiento de algunos impuestos que deben afrontar las empresas, lo que hace que aumente el circulante.

De hecho, el programa inicial de crecimiento cero de la Base Monetaria que diseñó el Central con el Fondo Monetario Internacional autorizaba aumentos de la meta en ambos meses (6% en diciembre y 2,45% en julio), justamente por la estacionalidad.

Además, el año electoral le suma un ingrediente. Esta vez, en el mercado descuentan que parte de la demanda de dinero -como el aguinaldo, por ejemplo- terminará volcándose al dólar, un clásico refugio ante la incertidumbre de los comicios.

El objetivo de todo esto es uno: que esa mayor demanda de efectivo no quite fondos que hoy las entidades colocan en Leliqs y evite que el organismo monetario tenga dificultad para seguir colocando sus letras (o se vea obligado a aumentar la tasa para seguir absorbiendo pesos).

"La medida tiene lógica, ya que el BCRA debe mantener la meta de crecimiento cero de la Base Monetaria, que en julio aumenta estacionalmente. Eso, de alguna manera, le saca liquidez a los bancos y sin esta medida ellos deberían reducir su tenencia de Leliqs", explica Hernán del Villar, titular del Estudio Alpha, quien estima en unos 30.000 millones de pesos la demanda extra de dinero de este mes.

"Con esto, el Central favorece la liquidez de las entidades para no tener que entrar en una puja de tasa por el efectivo. Y, quizá, hasta podría mantener la tendencia bajista de tasas", agrega.

El economista, uno de los que analiza con lupa las variables del sistema financiero, esperaba que esta flexibilización de los encajes se diera antes. Porque el BCRA de alguna manera tiene que compensar el efecto que genera el aumento de circulante, uno de los dos componentes de la Base Monetaria.

"Creo que no lo hicieron antes porque los bancos en junio estuvieron bien de liquidez. Básicamente, porque se dio una nueva caída del crédito", sostiene.

Los cambios, punto por punto

En concreto, la nueva normativa introduce tres cambios para reducir la presión de la demanda de dinero sobre los bancos, y por ende, sobre su capacidad de colocar pesos en las letras del Central.

- La primera excluye del cómputo de efectivo mínimo a las "obligaciones con comercios por las ventas realizadas mediante la utilización de tarjetas de crédito y/o compra" desde el 1 de junio, cuando antes sólo era válido para las operaciones hechas en un pago.

Este punto le aporta mucha más liquidez a los grandes bancos, que son los más activos en el mercado minorista y en las operaciones con tarjeta de crédito

"Esto me libera pesos, y a las entidades más grandes, mucho más