Los cajeros automáticos "inteligentes" llegan al país: para ganarle a Banelco, hasta imprimirán tarjetas de crédito Más información
Más artículos

Más presión cambiaria: en el segundo semestre vencen u$s22.000 millones en Letes

Más presión cambiaria: en el segundo semestre vencen u$s22.000 millones en Letes
En pleno proceso electoral, el Gobierno deberá enfrentar en el segundo semestre vencimientos de deuda de corto plazo emitida por el Tesoro
08.07.2019 10.26hs Finanzas

El Gobierno enfrenta en el segundo semestre vencimientos de deuda de corto plazo emitida por el Tesoro por u$s22.161 millones, casi la mitad en moneda extranjera. Esto representa alrededor del 85% de todo lo previsto por la Secretaría de Finanzas para 2019.

Entre enero y junio la administración de Mauricio Macri consiguió altos porcentajes de renovación pero a costa de una importante reducción de plazos que lo llevó a patear para la segunda parte del año el 80% de lo que venció en la primera. No obstante, diversos analistas advierten que se trata de un escenario riesgoso ya que podría contribuir a la tensión cambiaria o al debilitamiento de las reservas.

Según el programa financiero oficial, el Estado comenzó el año con la necesidad de afrontar vencimientos de Letes, Lecap y Lecer por u$s25.834 millones a lo largo de 2019, aunque con menos de seis meses por delante, todavía resta saldar u$s21.847 millones en esos instrumentos a raíz de la drástica reducción de plazos realizada por Hacienda.

A eso se sumaron, las Letras atadas al dólar (Lelink) emitidas para descomprimir la salida del bono dual en junio, que sumaron algunos cientos de millones más.

"Se siguen concentrando los vencimientos en plazos cada vez más cortos", advirtió Joaquín Waldman, analista de Ecolatina.

Con títulos de deuda a octubre del próximo año que llegaron a pagar 20% anual en dólares y un riesgo país en niveles récord, el Tesoro buscó evitar todo lo posible las renovaciones a 2020 que demandaban mayores tasas y habrían interrogantes sobre los porcentajes de rolleo que se conseguirían.

Cuando se atrevió a cruzar la frontera del cambio de mandato, siempre acompañado por instrumentos más cortos, se pactaron al 7,5% en dólares y al 61% en pesos. En el caso de las Letes a 2020, la participación privada fue mínima: en la última licitación, el 62% de ellas fue adquirida por la Anses.

La reducción de plazos de esa deuda concentró grandes sumas en meses de mayor volatilidad.

"Es importante que el Gobierno pueda pasar los próximos vencimientos para el año que viene porque lo que hizo hasta ahora fue superar el porcentaje de colocaciones necesarias (46%) pero con plazos muy cortos. Esa nueva deuda no cuenta dentro del porcentaje que plantea el programa financiero 2019 porque la tiene que volver a renovar", explicó Waldman.

Pese a no tratarse de sumas muy grandes para una economía saludable, las dificultades financieras que arrastra el país y el contexto electoral encienden algunas luces de alarma, según indicó Bae Negocios.

"Hay mucho que se le va a concentrar hacia la fecha de las elecciones, que probablemente sean los momentos de mayores tensiones cambiarias. Tendrá que hacer pagos en dólares cuando le será más difícil conseguir dólares o renovaciones para el año próximo en momentos complicados y pagos en pesos en momentos en que los tenedores quieran comprar dólares y cubrirse de probables devaluaciones. Eso podría ser bastante problemático", explicó el economista.

El analista financiero Christian Buteler coincidió y planteó: "Ya hubo que pagar mucha más tasa por vencimientos posteriores al cambio de Gobierno. Ese es un riesgo. Otro riesgo es que se renueven porcentajes realmente menores a partir de ahora. Obviamente, la contrapartida sería una baja de las reservas y que eso pueda poner nervioso al mercado. Pero es una opción que se supo siempre que podría pasar en cualquier momento". Como atenuante, señaló que, si se sostiene la baja del riesgo país de las últimas semanas, podría jugar a favor.

En esa línea, Waldman advirtió: "El mayor riesgo sería que a la hora de pagar no consiga los dólares ni que los inversores quieran refinanciarlos; entonces tendría que usar una cantidad importante de reservas prestadas por el Fondo para cancelar los vencimientos. O bien, que haga cancelaciones muy grandes en pesos y eso le ponga más tensión al mercado cambiario, que viene muy tranquilo en los últimos meses pero que podría tensarse a partir de la dolarización de ahorros y activos que quieran cubrirse antes de las elecciones. Aún no sabemos con cuánto poder de fuego cuenta el BCRA como para enfrentarlo".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas