Más artículos

Economistas le ponen número al impacto del coronavirus en la economía: ¿cuánto caerá el PBI por la pandemia?

Economistas le ponen número al impacto del coronavirus en la economía: ¿cuánto caerá el PBI por la pandemia?
Mientras se analiza el costo fiscal de las medidas oficiales, algunos analistas ya empiezan a proyectar cuál será el costo que implicará la pandemia
Por Juan Bergelin
24.03.2020 17.50hs Finanzas

El coronavirus está haciendo estragos en el mundo entero. Por un lado, con un número de infectados que crece de manera exponencial, y que amenaza con seguir aumentando la cantidad de fallecidos. Y por otro, con un evidente impacto en la economía de todos los países, producto de un parate global nunca visto hasta ahora.

En ese sentido, economistas y consultoras ya comenzaron a proyectar el impacto que tendrá sobre el Producto Bruto Interno del país, que encima acumula años de una profunda recesión.

Los primeros que le pusieron número al impacto del coronavirus sobre la economía argentina fueron los economistas de la consultora Elypsis, quienes prevén un rojo del 2,6% en el PBI sólo por el efecto de la pandemia. Con ese lastre, las proyecciones que manejan para todo 2020 son de una caída del 4,5%.

"Esta emergencia sanitaria encuentra a la Argentina en plena crisis financiera y económica, sin recursos para afrontarla", destaca la consultora timoneada por Eduardo Levy Yeyati en su último informe. Por eso, agrega, "cuantificar el impacto es prematuro, pero según nuestras proyecciones el PBI se estará retrayendo 4,5% este año, y 2,6 puntos de esa caída es consecuencia del Covid-19".

Para llegar a este número, los economistas de la consultora descompusieron el impacto por sectores y componentes de la demanda y oferta globales, pero no dan a conocer públicamente el detalle de lo que esperan para cada sector, algo que queda para sus clientes.

El equipo de Elypsis resume en ese informe que Argentina vive tres crisis simultáneas: sanitaria, financiera y económica con fuerte caída en la producción, impactos sociales que deberán atenderse en tiempo real, e impactos fiscales que marcarán el pulso cuando pase el Covid-19.

Costo fiscal de las medidas

El informe analiza en detalle el costo fiscal que tendrá la última medida que anunció el Gobierno, de un Ingreso Familiar de Emergencia de $10.000 para unas 3.674.678 familias. "El gobierno inyectará $37 mil millones en abril en subsidios al segmento cuentapropista, uno de los más perjudicados con la cuarentena y excluido de las medidas de emergencia de la semana pasada", analiza.

La consultora detalló que se segmentó por tasa de pobreza y la imposibilidad de reemplazar la actividad con teletrabajo y aclaró que si el coronavirus no cede (algo muy probable), en mayo se repetirá el subsidio. 

Elypsis estima el costo de la medida en $36.747 millones si es solo un mes, algo poco probable tras el avance del coronavirus -aclara-, y acota que el costo llegará a $73.494 millones si repite en mayo.

Eso, agrega, se suma a los $22.500 millones en tres tramos que se dieron dos días atrás para 750.000 trabajadores de la salud, y los paliativos que todavía restan, especialmente para pymes, donde la cadena de pagos ya está resentida y se continuará quebrando en los próximos días.

Tras analizar en detalle el alcance de la medida anunciada el lunes en la quinta de Olivos, el informe de Elypsis sostiene que es difícil en este contexto tomar medidas que no dejen afuera a sectores con necesidades o que estén incluyendo a quienes no son afectados por la crisis.

En ese sentido, vislumbran en esta medida puntual tres criterios: atender un segmento donde se estima que la pobreza supera al 65%, donde se encuentran las tasas de tenencia patrimoniales más bajas y que no tiene recursos o posibilidad para implementar otras modalidades de trabajo.

La "estabilidad social", prioritaria para el Gobierno

El ministro de Economía, Martín Guzmán, participó este lunes de una teleconferencia con sus pares del G20, en la que pidió profundizar "los esfuerzos de coordinación global para preservar la estabilidad social".

El funcionario dijo que hay tres formas de encarar esta necesidad, entre las que enumeró: proveer transferencias de dinero; proteger el empleo a través de subsidios al trabajo en los sectores que sean afectados críticamente por la crisis; proveer la extensión de seguros de desempleo.

"Podremos enfrentar esta crisis si actuamos juntos con decisión", sostuvo Guzmán ante los ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales del G20 que se reunieron vía videoconferencia para analizar y buscar soluciones coordinadas para responder al covid-19.

Durante la reunión, los ministros compartieron su experiencia en respuesta a la pandemia y acordaron desarrollar un plan de acción con medidas económicas concretas para enfrentar las consecuencias económicas del COVID-19 de manera conjunta.

El G20 está comprometido a monitorear y tomar acciones de manera decisiva para frenar la evolución del COVID-19, especialmente su impacto en mercados y en la economía global.

En el encuentro, el ministro Guzmán sostuvo que "la economía global de mercado no estaba preparada para lidiar con las consecuencias del COVID- 19", al tiempo que pidió profundizar "los esfuerzos de coordinación y cooperación global para preservar la estabilidad social" de los países. .

"En el frente económico, lo que enfrentamos hoy es mucho más complejo que un problema de demanda. No podemos ni debemos enfrentar este shock solamente con medidas de estímulo estándar. La razón por la cual la gente no puede ir a trabajar es que necesitamos reducir la circulación para evitar la diseminación del virus", afirmó Guzmán.

El ministro sostuvo que "la Argentina está lista para ayudar al mundo a navegar a través de estos tiempos difíciles. Podremos enfrentar esta crisis si actuamos juntos con decisión".

Además, postuló que la respuesta global debe basarse en cinco principios:

- El primer principio es que la salud es la prioridad número uno. La Salud es un bien público global. Para salvaguardar la salud pública debemos reducir la circulación de gente y de bienes. Ello, por supuesto, reduce la actividad económica. Consecuentemente, debemos tomar medidas para garantizar el suministro de bienes y servicios esenciales.

- El segundo principio es que debemos proteger a aquellos que queden en una situación de vulnerabilidad. Cambios en la composición de demanda, sin intervenciones de políticas, llevan a situaciones desesperadas para muchos.
Debemos actuar con decisión para evitar un colapso social.

- El tercer principio es que las políticas deben preservar el capital de las organizaciones -el conocimiento propio de las empresas en actividad-. Esto es diferente de proteger ganancias, o a los accionistas. La forma en que manejemos esta cuestión será crítica para evitar la profundización de las desigualdades que tanto daño le han hecho al mundo.

- El cuarto principio es que la investigación para lidiar con la crisis del COVID-19 debe ser un bien público global. La investigación es esencial y el conocimiento médico y científico que es generado por la investigación debe ser hecho disponible globalmente a precios asequibles.

- El quinto principio es que necesitamos usar la caja completa de herramientas de políticas económicas para proveer liquidez global. Por ejemplo: debería haber extensiones de los swaps bilaterales (canjes bilaterales de monedas) con las economías más avanzadas, así como incrementos de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional. Esto es una emergencia global que requiere de políticas globales valientes y contundentes.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Finanzas
Te puede interesar