Más artículos

Repunte para arriesgados: acciones argentinas en Nueva York suben en el mes más del 10%

Repunte para arriesgados: acciones argentinas en Nueva York suben en el mes más del 10%
Si bien la mejora está en línea con lo que sucede en el mundo, habrá un nuevo test con los balances trimestrales donde se verá el impacto de la crisis
Por iProfesional
07.04.2020 11.46hs Finanzas
En otra jornada positiva para los mercados del mundo, las bolsas vuelven a apostar por una deceleración en el crecimiento de los casos de coronavirus. Así, Wall Street que subió el lunes más del 7% volvía a ascender casi 2% (mientras que las bolsas de Asia y Europa operaron con fuertes alzas de casi 4%). 
 
En ese escenario, claramente de apuestas de oportunidad a pesar de que no está para nada claro que lo peor haya pasado (tal como pronóstico Morgan Stanley recientemente), las acciones argentinas que cotizan en Nueva York sigue repuntando.
 
De hecho, en lo que va de abril y después de haber anotado caídas de hasta el 65% en el primer trimestre, las acciones sube más del 10%.
 
Sobresale en ese pelotón Despegar que trepa 25% en el mes 7,5% este martes en las primeras operaciones. "No hay mucho interés por las acciones argentinas, algunos preguntaron en los últimos días por YPF. Pero más que nada porque es un papel que se se empieza a solucionar la guerra petrolera tendría upside, después de caer 60% este año", describió un estratega de un banco internacional. 
 
Por ahora, la tendencia de los papeles locales está íntimamente atada a lo que sucede en el mundo y en el parate de la economía. "Fuerte rally de los mercados impulsado por estadísticas que mostraron cierta desaceleración en los contagios del COVID-19. Para que los mercados mantengan este optimismo, será clave que las estadísticas de los próximos días no arruinen el optimismo. A diferencia de ruedas anteriores, no hubo drama en el último tramo de operaciones, sino que el rally fue sostenido y los índices cerraron cerca de sus máximos, y la performance por sectores fue acorde a un pos-piso", dice Delphos Investment.
 
En el escenario actual, el mercado sumará en las próximas semanas un nuevo driver, que de seguro volverá a presionar sobre la volatilidad, pero que servirá para poner en perspectivas las valuaciones actuales (y las expectativas a futuro). 
 
La temporada de balances del primer trimestre se abrirá para las empresas del S&P500 después de Pascuas. Al frente primero irán los bancos -que igualmente se coincide no son de los más afectados por el COVID19-. 
 
"Las expectativas ya fueron drásticamente recortadas, y van respondiendo al ritmo con el que se van ajustando la contracción de la actividad. El primer trimestre mostraría así una caída interanual mayor al 5%, para más que duplicarse en el segundo trimestre", dice Portfolio Personal Inversiones (PPI).
 
Dicen que para tomar como punto de comparación del ajuste, hace unos 10 días atrás, las caídas esperadas eran de 2,9% y 4%, respectivamente. "Incluso si tomábamos las expectativas el 1 de marzo, cuando el S&P500 aún estaba arriba de los 3000 puntos, las proyecciones de FactSet apuntaban a un crecimiento", acotan. 
 
En este escenario el año se ajustó. De esperar un crecimiento del 9,2% a fines del año pasado, hoy se estima una caída interanual del -1.2%. Lo que marcaría la primera contracción en años, con un ranking de los sectores más afectados que incluye al sector de energía, industria, materiales y consumo discrecional.
"No hay dudas que la temporada de balances será un driver para el comportamiento de las acciones. Servirán para contraponer expectativas –que se han ajustado fuerte a la baja, y lo seguirán haciendo- no sólo con las ganancias del I trimestre (que sería un dato más anecdótico), sino por el outlook que las mismas compañías brinden para el trimestre en curso y para el año", sostiene PPI. 
 
"Ayudará a poner en real perspectiva la caída en las valuaciones, de llegar a controlarse la pandemia, y en consecuencia el impacto sobre la economía pueda tener ya un número más concreto", sumó.