Más artículos
Recaudación del Estado argentino: cómo es y dónde se destinan los fondos

Recaudación del Estado argentino: cómo es y dónde se destinan los fondos

Recaudación del Estado argentino: cómo es y dónde se destinan los fondos
El Estado argentino recauda impuestos, pero esos ingresos no alcanzan respecto a los gastos. El problema del déficit público y dónde va el dinero recaudado
Por Mariano Jaimovich
12.05.2020 17.10hs Finanzas

El Estado argentino, como el resto de los países, necesita recaudar dinero para poder volcar estos fondos en distintas áreas que permiten el funcionamiento de una nación. Cómo es este proceso y dónde se destinan esos pesos.

Se debe tener en cuenta que, como ocurre en toda organización, un país recibe ingresos de parte de sus ciudadanos a través de impuestos directos e indirectos, entre otros instrumentos recaudatorios, pero también el Estado realiza gastos variados en distintas necesidades poblacionales y estructurales para su funcionamiento como tal. El equilibrio de estas dos variables en las últimas décadas resulta negativa para la Argentina, arrojando un déficit fiscal que debe cubrirse con emisión reiterada de deuda bajo distintos formatos y también por impresión monetaria.

Sobradas muestras de los efectos secundarios que genera esto son las arduas renegociaciones con los acreedores y propietarios de títulos públicos que no pueden ser cancelados por el Estado argentino. Lo mismo con la emisión de pesos, que genera una mayor circulación de billetes e incremento de la inflación.

Para tener una idea de la situación actual, según datos del Ministerio de Economía al primer trimestre del 2020, los ingresos del Estado argentino ascendieron a 15,9% el PBI, mientras que el gasto público primario (el gasto antes del pago de intereses de deuda) aumentó a 18,2% del PBI.

Este balance entre ambas variables se traduce que el déficit fiscal es de -2,3% del PBI. "En otras palabras, el Estado argentino sólo recauda el 86% de lo que gasta, sin considerar el pago de intereses", indica un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA)

Este relevamiento destaca que estos datos del Estado argentino muestran "un gran desequilibrio" entre ingresos y gastos.

En efecto, es un reflejo que no se trata de un hecho aislado, sino de "una tendencia secular del Estado argentino a gastar siempre por encima de sus recursos". Y en este contexto de congelamiento de la economía por la cuarentena, como forma de prevenir el contagio del coronavirus, el déficit fiscal se vuelve más grande para el Estado argentino.

"En la Argentina implica agravar un déficit fiscal crónico que viene desde décadas", sentencia IDESA.

El déficit primario del Estado argentino es un problema recurrente
El déficit primario del Estado argentino es un problema recurrente

Estado argentino: inflación y recaudación

El déficit fiscal ha aumentado en el Estado argentino no sólo por la paralización actual de la economía a causa del coronavirus, sino que este problema nacional ya tiene una larga data y está vinculado a la propia emergencia económica, con altos niveles de inflación y una recesión que venía castigando muy duro a nuestro país hace tiempo. Una situación que los expertos llaman "estanflación".

"Las soluciones a esta problemática no estaban ni cerca de resolverse en los primeros meses de la gestión del nuevo gobierno cuando la pandemia irrumpió en territorio nacional. Frente a esta situación, el Estado nacional adoptó la política de cuarentena obligatoria para toda la sociedad exceptuando algunos rubros particulares contemplados en la normativa vigente", resume a iProfesional el economista y profesor de la UBA Agop Karagoz, director de Kartal Consulting y ex asesor gubernamental en recaudación impositiva.

Este especialista indica que los "números no mienten". Es que a partir del último informe de recaudación tributaria de abril 2020, se encuentra que el impacto negativo en los diversos sectores de la economía se vió reflejado en una sustancial disminución de los ingresos.

"De todos modos, no debemos perder el foco, la pandemia no hizo más que acelerar la caída tributaria que ya veníamos teniendo en los meses anteriores", concluye Karagoz.

En términos reales, grafica que durante todo el 2020 el incremento de la recaudación interanual estuvo por debajo de la tasa de inflación, debilitando la estructura financiera del Estado argentino.

Según el reporte de la AFIP, la recaudación tributaria interanual del Estado argentino aumentó en términos nominales el 11,6%, al pasar de $357,3 mil millones a $398,6 mil millones.

"Sin embargo, si ponderamos este aumento frente al 48% de inflación interanual encontramos una caída de la recaudación del Estado argentino en términos reales en torno al 24%", aclara Karagoz.

La recaudación del Estado argentino mediante impuestos sufrió una caída por la crisis económica y el coronavirus
La recaudación del Estado argentino mediante impuestos sufrió una caída por la crisis económica y el coronavirus

Cuánto recauda el Estado argentino

Los dos impuestos más relevantes que tiene la estructura tributaria argentina, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y Ganancias, tuvieron caídas muy pronunciadas en términos reales en un año.

"El IVA cayó en torno al 27% mientras que, por su parte, el impuesto a las Ganancias tuvo una baja que rondó el 31,8%. Ello refleja, en gran medida, la caída en la actividad económica", detalla el economista consultado por iProfesional.

De acuerdo a Karagoz, existen algunos datos llamativos en estos principales recursos tributarios que tiene el Estado argentino:

Impuesto al Valor Agregado

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es una carga fiscal sobre el consumo, que el Estado argentino cobra de forma indirecta a través del comercio o entidad vendedora de bienes o servicios en el momento de realizar toda transacción comercial.

Con ingresos por $126.884 millones en abril pasado, la recaudación del IVA registró un magro incremento del 8,3% nominal para el Estado argentino. Sin embargo, la cifra "más alarmante" se encuentra al momento de analizar el IVA DGI. Es decir, en el IVA del componente impositivo.

"Este es un indicador clave al momento de analizar el dinamismo de la actividad económica y del consumo, el cual cayó incluso un 2,3% nominal. Por otro lado, el IVA DGA, más comúnmente llamado ´IVA aduanero´, subió un 32,5%", subraya.

Ganancias

El impuesto a las Ganancias es un tributo que pagan tanto las empresas como las personas físicas al Estado argentino en base a sus ingresos anuales, ya que se calcula en proporción a sus beneficios.

Por eso, Ganancias es otro indicador impactante, ya que la variación interanual de la recaudación fue del 1% nominal, pasando de los $72.783 millones en abril de 2019 a los $73.483 millones en el mismo mes de este año.

"La caída de la recaudación en términos reales es impactante", sentencia Karagoz.

Impuesto País

El impuesto "Para una Argentina Inclusiva y Solidaria" (PAIS), vigente desde principios de este año y que grava con un 30% a todas las operaciones realizadas en el exterior (adquisición de viajes y compras con tarjetas), se suma al límite de adquisición de divisas de hasta de u$s200 para quienes deseen ahorrar o un 8% sobre los servicios digitales que tienen sede en el exterior.

Los ingresos por esta vía llegaron en abril a los $4.564 millones, representando un 1,1% del total recaudado por el Estado argentino.

En términos generales, se observa que los ingresos tributarios del Estado argentino para abril pasado alcanzaron la suma de $398.659 millones, acumulando para el primer cuatrimestre del 2020 $1,841 billones, lo cual implica un incremento nominal interanual del 33,4%.

"Ahora, bien, si deflactamos ese número por la inflación correspondiente del período, encontramos que la recaudación tuvo una contracción en términos reales en torno al 11%", resume Karagoz.

Por eso el Estado argentino busca otras fuentes de recaudación, como el impuesto a la riqueza.

Gastos del Estado argentino en pandemia

Lejos de dar por finalizado el problema, la situación se agrava aún más cuando se analiza la otra cara de la moneda: los gastos que realiza el Estado argentino.

Se debe recordar que hoy no existe un presupuesto oficial para el año 2020 por temas políticos referidos al cambio de gestión en diciembre y a la cuarentena por el coronavirus, por eso se está utilizando para gestionar la prórroga del presupuesto 2019, situación que seguirá hasta que el Poder Legislativo pueda sesionar y el Poder Ejecutivo presente el proyecto de Ley.

"Así se dificulta obtener un panorama preciso sobre cuál era la hoja de ruta que tenía planificada el Gobierno para el ejercicio en curso. Adicionalmente, en el marco de la urgencia sanitaria asociada al impacto de la pandemia en territorio nacional, la necesidad que el Estado argentino tiene para afrontar los gastos asociados a la crisis económica y sanitaria de nuestro país, no tardó en llegar", subraya Karagoz.

Por eso el gobierno de Alberto Fernández impulsó un paquete de medidas económicas para enfrentar la crisis generada por la pandemia. Estas medidas van desde exenciones impositivas hasta algunas destinadas para sostener los ingresos de la población más vulnerable, como el refuerzo a jubilaciones mínimas, AUH, prestación por despempleo, IFE, entre otras. 

También tomó medidas destinadas a asistir Pymes y empresas del sector privado, como los créditos bancarios, REPRO, baja de aportes patronales, prohibición de despidos, préstamos a tasa 0% para monotributistas y autónomos, para citar algunos.

Se estima que el Estado argentino con las medidas especiales "brindará un paquete de asistencia económica entre los meses de abril y junio que ronda el 5,6% del PBI, y al día de la fecha gran parte de ellas no han impactado en la ejecución presupuestaria", analiza Karagoz.

Y agrega que, de todos modos, "viendo la foto actual de la ejecución del gasto por finalidad y función, podremos identificar cuáles son las prioridades para el Gobierno nacional observando como distribuye el erario público".

El gasto público es básico en el Estado argentino a la hora de analizar el déficit
El gasto público es básico en el Estado argentino a la hora de analizar el déficit

Gasto público: las 5 categorías centrales

Dentro de las 5 categorías que componen la finalidad del gasto del Estado argentino, mencionaremos las subcategorías más relevantes de las mismas en dónde se vuelca el dinero recaudado, en base a lo estipulado por el último presupuesto.

En primer lugar, se observa que el gasto dentro de la categoría de "Servicios Sociales" asciende a $1.269.211 millones. Los gastos más representativos dentro de esta finalidad lo integran los gastos en "Seguridad Social" ($999.885 millones), "Educación y cultura" ($85.413 millones), "Salud" ($81.848 millones) y "Promoción y Asistencia Social", con $63.480 millones.

En segundo lugar, se ubican los "Servicios Económicos", con un gasto total de la $181.323 millones, donde se destacan "Energía, Combustibles y Minería" ($72.142 millones), Transporte ($61.293 millones) e Industria ($33.602 millones).

El podio lo completan los servicios de la "Deuda Pública", con un gasto de 176.181 millones de pesos.

En cuarto lugar lo ocupa la "Administración Gubernamental", que acapara $128.775 millones, donde "Relaciones Interiores" se lleva $76.302 millones y "Judicial" otros $31.407 millones.

Finalmente, en el quinto lugar se destaca "Servicios de Defensa y Seguridad", que se llevó el último año 70.766 millones de pesos.

Gasto e ingresos en déficit

Como gran conclusión, se puede ver el Índice de Equilibrio Fiscal del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, que registró en marzo un retroceso del 19,8% respecto del nivel que había registrado en febrero y una baja del 20% con relación al mismo mes del año pasado para el Estado argentino.

"El deterioro producido en marzo es atribuible a los efectos de la pandemia, que se manifestaron en una simultánea caída de los ingresos fiscales y un aumento del gasto público. En efecto, marzo fue el primer mes bajo efecto del coronavirus", evaluó Víctor Beker, director del CENE. Ello se puede ver en la variación que hubo de los gastos e ingresos del Estado argentino desde inicios de 2019 a la fecha:

La evolución de los gastos e ingresos del Estado argentino desde inicios del año pasado a la fecha
La evolución de los gastos e ingresos del Estado argentino desde inicios del año pasado a la fecha

"En particular, crecieron las transferencias a las provincias y a la ciudad de Buenos Aires, así como las destinadas a las universidades, junto con las partidas destinadas al pago de asignaciones familiares y los subsidios económicos", agregó Beker en un informe.

A su vez, se evidencia esto en el Índice de Equilibrio Fiscal, que se calcula como el cociente entre los gastos y los ingresos totales del Estado argentino. Es decir, el valor 100 indica una situación equilibrada, pero por encima de dicho valor se denota superávit, y por debajo refleja que hay déficit. Esto último es lo que predomina en los últimos años en el Estado argentino.

El Índice de Equilibrio Fiscal (IEF) del CENE indica que desde hace tiempo los gastos del Estado argentino son mayores a sus ingresos
El Índice de Equilibrio Fiscal (IEF) del CENE indica que desde hace tiempo los gastos del Estado argentino son mayores a sus ingresos

"Es evidente que frente a la incertidumbre que genera el virus y su propagación, y la consecuente caída en el consumo e inversión de casi todas las actividades de la economía, se genera la necesidad imperiosa de que el Estado argentino intervenga y realice un rescate económico que integre a prácticamente todos los sectores de la sociedad", solicita Karagoz.

Es que, completa, en un país con un 40% de la población sumergida en la pobreza y un 50% de la economía bajo la informalidad, "la situación se vuelve dramática".

Por eso, este experto remarca que el ciclo contractivo de la actividad económica se refleja fervientemente en los resultados de la recaudación tributaria del Estado argentino.

"La conclusión obvia no tarda en llegar, con las arcas del Estado argentino que se van enmagreciendo, con la merma de la actividad económica y un aumento exponencial del gasto público destinado a paliar la crisis, observaremos que no dentro de mucho tiempo, el déficit fiscal primario se profundizará también exponencialmente", sentencia Karagoz.

Por eso, las expectativas sobre la agudización de la crisis y la caída continua de la actividad económica, "reflejará posiblemente la profundización de la caída de la recaudación tributaria (principalmente en términos reales)". En este aspecto, el economista sostiene que el Estado argentino debe inmiscuirse en la economía a "contrarreloj y con precisión quirúrgica, ya que el invierno no solamente está llegando para la salud, sino que ya llegó para la economía".

En este sentido, Vicente Lourenzo, integrante de la comisión Pyme del Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCECABA), le dice a iProfesional que "el destino de los que se recauda deberá ser reasignado a partidas que atiendan, fundamentalmente, a lo que genere valor agregado rápidamente, como son los pequeños talleres, fomento de los oficios, incentivos a la generación de software, apps, y plataformas digitales, procesamiento de productos de nuestras economías regionales, entre otros".

De esta forma, Lourenzo sostiene que se podrá poner en marcha la economía en forma proactiva.

También cree que seguir incentivando el consumo a través de asignación directa de fondos a los particulares, "debe ser una medida de excepción y limitada en el tiempo para atender la emergencia, pero una política de desarrollo Pyme es lo que perdura y reactiva definitivamente "nuestro alicaído mercado interno".-

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído
Más sobre Finanzas