Más artículos

¿Qué pasará con la nota de Argentina si Guzmán no paga mañana?: una calificadora de riesgo adelanta su decisión

¿Qué pasará con la nota de Argentina si Guzmán no paga mañana?: una calificadora de riesgo adelanta su decisión
El Gobierno no pagaría los 500 millones de dólares el viernes a pesar de que mantendrá abierto el canje de deuda unas semanas más. ¿Default selectivo?
Por Leandro Gabin
21.05.2020 06.06hs Finanzas

Se acercan horas decisivas para la Argentina. El Gobierno, que está en pleno proceso de renegociación de la deuda con los bonistas privados caería en default este viernes cuando incumpla el pago de 503 millones de dólares por los intereses de bonos Globales.

La decisión oficial de no pagar pero seguir negociando con los acreedores la expone a que no sólo se disparen los seguros contra un default -conocidos como CDS- sino a que las calificadoras de riesgo salgan a decretar que el país está oficialmente en mora y haya una caída masiva del rating que le imponen al país y al resto de los emisores que se verían contagiados como provincias y empresas argentinas.

Pero lo cierto es que para las agencias, la Argentina está en alguna especie de default desde agosto del año pasado con el reperfilamiento de Mauricio Macri. Claro que eso se agravó con el gobierno de Alberto Fernández que defaulteó el AF20 y el resto de los bonos en dólares ley local hasta el año próximo.

En diálogo con iProfesional, Gabriel Torres -Vice President y Senior Credit Officer de Moody’s en Nueva York- adelantó las consecuencias que tendría el no pago de los Globales en la nota del país. Para la agencia, la Argentina ya está en default y no habría una baja adicional de la nota.

Para el mercado el país ya estaba en un virtual default de su deuda
Para el mercado el país ya estaba en un virtual default de su deuda.

La noticia ya estaba cantada

Eso sucede porque la nota del país está en la anteúltima posición en la escala de rating. Las peores cinco notas de la escala ya contemplan un default en ciernes. Por eso Torres dice que si Martín Guzmán decide no pagar los 500 millones de dólares la agencia no tiene planeado reducir al último puesto la nota del país.

La calificación está en Ca y refleja una pérdida muy importante para los inversores que podría alcanzar el 65 por ciento. Tampoco variaría la perspectiva de la nota que ya estaba en negativa. Léase, para Moody´s el hipotético default del viernes no modificaría en nada la nota argentina porque ese rating ya contemplaba un incumplimiento de pagos.

Sin embargo, Torres dice que un default si bien no impactaría demasiado en los precios, ya que el mercado también lo tiene incorporado, sí golpearía a la economía que se encamina a tener una caída del 8 por ciento este año y a ensanchar la brecha cambiaria.

Recuerda que precisamente el cambio de expectativas es lo que disparó en el pasado que los tipos de cambio paralelos aumentaran mucho. El ejecutivo de Moody´s cree que un default podría incentivar a que haya más compra de dólares por los canales alternativos al oficial, claramente cerrado por el megacepo.

Además, afirma que dados sus aún altos niveles de deuda, la Argentina deberá desarrollar un plan fiscal y económico viable de mediano plazo para poder volver a los mercados una vez que el período de gracia para el pago de la deuda finalice.

Si bien Guzmán ahora habla de incentivar el mercado local y en pesos, una tarea loable pero poco transitada históricamente, las necesidades de financiamiento del país son imposible de afrontar con el mercado doméstico.

Por eso, incluso en el mejor de los casos que la gran mayoría de los acreedores acepten la oferta y la Argentina transite un default parcial este viernes, el país necesitará volver a los mercados eventualmente. De ahí la duda acerca de cómo lo hará con calificaciones que demuestran que la capacidad de pago sigue siendo muy reducida.

Moody´s cree que un default podría ampliar la brecha cambiaria

Moody´s cree que un default podría ampliar la brecha cambiaria

Sin credibilidad no hay vuelta al mercado

Y si esto fuera así, entonces, la tasa de interés que le piden los inversores al momento de comprarle bonos al país será excesivamente alta. Por eso, hay una trampa difícil de sortear para el Gobierno si detrás de una reestructuración de la deuda no hay plan económico que genere credibilidad.

Para Torres, el país se equivoca en poner como tema de discusión el crecimiento como única herramienta para pagar la deuda. Cree, por el contrario, que el problema de la Argentina es que no genera credibilidad en los mercados para poder financiar sus gastos en el mercado de capitales. "El problema de la deuda se soluciona si hay credibilidad en las políticas económicas y vuelven a tener financiamiento en el mercado", afirma el ejecutivo de Moody's.

Claro que si bien Moody´s no cambiará la nota del país, otras agencias sí podrían generar algún tipo de downgrade si finalmente Guzmán incumple el pago este viernes. Las otras dos calificadoras grandes del mercado como Standard and Poor's y Fitch sí tienen en su vocabulario el término "default selectivo".

Se cree que estas agencias sí publiquen una baja de calificación de la Argentina el momento del hipotético default. El caso de Moody's es que por metodología y escala de la nota, no tiene ese rótulo y ya incorpora que los inversores tendrán que afrontar pérdidas sea por un canje muy duro o directamente por el no pago de algunos cupones o capital adeudados.

Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído