Préstamos personales: cómo funciona el sistema de amortización Francés que ofrecen los bancos

Préstamos personales: cómo funciona el sistema de amortización Francés que ofrecen los bancos
Si bien obtener un préstamo personal es una tarea sencilla para un cliente de un banco, se deben conocer algunos aspectos clave para su devolución
Por Ruben Ramallo
02.04.2021 07.33hs Finanzas

Obtener un préstamo personal tradicional es relativamente sencillo, pues el tiempo que dista entre que se lo solicita y se acredita en la cuenta es relativamente corto y muchas veces dependerá de un simple "click".

Esta posibilidad se debe a que la mayoría de las entidades bancarias lo ofrecen a través de su home banking para clientes que ya han sido calificados.

Pero antes de llegar a esa instancia es conveniente que el potencial cliente conozca con mayor detalle el sistema de amortización que se aplicará a su préstamo y cuáles son sus principales ventajas y desventajas.

El sistema
El sistema de amortización francés es el que comúnmente utilizan los bancos en la Argentina.

En líneas generales, el más utilizado en nuestro país es el denominado sistema francés. Sin embargo, en algunos casos específicos se puede instrumentar el sistema alemán.

Créditos: por qué importa el sistema de amortización

Antes de entrar en detalle, se dice que un sistema de amortización se conforma con una serie de cálculos matemáticos que se usan para determinar la forma en que se pagarán las cuotas de un préstamo. En los mismos lo que se toma en cuenta es la tasa de interés, el plazo elegido y por supuesto el monto solicitado.

En el caso del sistema francés la devolución del capital se hará en cuotas mensuales iguales y consecutivas.

De todo lo anterior se desprende que la ventaja que tiene este sistema es que las cuotas son iguales a lo largo del tiempo, más allá que puedan presentar leves variaciones debido a la cantidad de días de cada mes o que la tasa de interés aplicada sea variable.

Pero lo que se debe tener presente es que la composición de las cuotas cambia mes a mes, pues la proporción que se destina a devolver el capital es creciente, mientras que los intereses son decrecientes, pues se calculan sobre el saldo de la deuda.

Es por ello que, más allá del plazo elegido, en los primeros meses la mayor parte de la cuota está compuesta por intereses y es mucho menor la parte destinada a devolver capital.

Esta cuestión es clave, ya que muchas veces el cliente se ve tentado a cancelar en forma parcial o total su deuda, pero se encuentra con la desagradable sorpresa que su deuda no se ha reducido en la misma proporción que las cuotas abonadas.

Esta es, precisamente, su mayor desventaja, ya que la devolución del capital adeudado no crece al mismo ritmo que las cuotas. No obstante ello, al fin del plazo total del préstamo, este se cancela totalmente.

El otro sistema de amortización, que en la práctica es poco utilizado, es el denominado alemán.

En este caso, las cuotas son decrecientes pues el pago de capital se mantiene constante a lo largo del tiempo, mientras que los intereses también se calculan sobre el saldo adeudado. Entonces, este sistema es mucho más conveniente que el francés para quien piense de antemano cancelar su deuda.

En sentido inverso, su mayor desventaja es que las cuotas iniciales son mucho más altas que las del sistema francés por el peso de la amortización de capital, pero con el correr de las mismas, terminan siendo menores. Esto hace que la relación de cuota/ingresos tenga que ser más alta.

En comparación, un préstamo tomado con el sistema francés puede resultar hasta un 20% menor que la primera cuota de un plan con el sistema alemán.

Y, al revés, la última cuota de este último sistema puede ser hasta un 40% más barata que la última del sistema francés.

Préstamos: el tipo de amortización impactará en el costo financiero total.
Préstamos: el tipo de amortización impactará en el costo financiero total.

 Préstamos: otros conceptos a tener en cuenta

Para comprender completamente las implicancias y los costos que involucra un préstamo, hay que considerar los siguientes puntos: 

  • La TNA (Tasa Nominal Anual) es la tasa de interés que se utiliza como referencia para calcular los intereses del préstamo.
  • La TEA (Tasa Efectiva Anual) es el interés que realmente se paga por el préstamo.
  • El CFT (Costo Financiero Total) es el porcentaje del costo final a pagar por el préstamo. Está formado por todos los cargos asociados al mismo como la TEA, comisiones, gastos e impuestos. Es el dato más importante a tener en cuenta, porque refleja el verdadero costo total de la financiación.

Además, las tasas de interés y, por lo tanto, el Costo Financiero Total, varían según los plazos.

También hay que tener en cuenta que cuanto mayor sea el plazo (y el número de cuotas) menor es el monto mensual de la cuota. Sin embargo, el costo total que se paga por intereses es mayor porque se demora más tiempo en devolver la deuda.

Es por ello que los ejecutivos de cuenta de los bancos aconsejan tratar de encontrar el equilibrio entre una cuota que puedas pagar y un plazo que no te genere excesivos intereses.

En cuanto a los sistemas en sí, los mismos ejecutivos dicen que ni uno ni otro es mejor o peor, ya que todo dependerá de cada cliente y si los bancos ofrecen la posibilidad de optar entre ellos.

Para quienes consideren que sus ingresos serán estables en los próximos años, pueden tener algunos beneficios con el sistema alemán. Y quienes tengan expectativa de crecer, el sistema francés es más recomendable.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído