Atención clase media: ¿por qué acceder a la casa propia es una posibilidad cada vez más lejana?

Atención clase media: ¿por qué acceder a la casa propia es una posibilidad cada vez más lejana?
Quienes desean convertir en realidad el sueño de la casa propia ven como esa posibilidad es cada vez más lejana por la suma de varios factores
Por Ruben Ramallo
28.06.2021 19.05hs Finanzas

El acceso a la casa propia, que por décadas fue un sueño para millones de personas, de un tiempo a esta parte se convirtió en una verdadera pesadilla.

Para llegar a esta situación se suman una serie de factores que van desde la ausencia casi total de líneas de crédito desde que la financiada por medio de UVAs cayó en desgracia, a lo que se suma el deterioro del salario real que limita la posibilidad de ahorrar y el avance constante del dólar, entre otros.

En tal sentido, es interesante analizar como evolucionó en los últimos años la relación entre el salario promedio expresado en dólares y el metro cuadrado de una unidad usada en la Ciudad de Buenos Aires.

Para ello se tomó por un lado la serie de la remuneración promedio que surge del RIPTE, que incluye a los trabajadores que se encuentran bajo relación de dependencia y que han sido declarados en forma continua durante los últimos 13 meses.

El acceso a la casa propia de un tiempo a esta parte se convirtió en una verdadera pesadilla

Por otra parte, se consideró la evolución promedio del metro cuadrado para varios barrios porteños, como Palermo, Recoleta, Belgrano, Barrio Norte y Caballito que publica habitualmente Reporte Inmobiliario y la cotización del dólar blue.

 

Del gráfico anterior surge que si bien entre 2005 ambos indicadores crecieron en forma constante, el salario promedio tocó su tope en 2017, para luego comenzar a caer en forma acelerada hasta el 2020, mientras que el precio del metro cuadrado evolucionó a mayor velocidad, alcanzando un pico en 2018 y luego someterse a un fuerte ajuste hasta la actualidad.

Si se comparan ambas series, siempre expresadas en dólares, surge claramente que a partir de 2017 se "rompe" ese canal que se movió entre los 1,8 y 2,8 salarios, para luego literalmente explotar en los años subsiguientes y tocar un máximo de más de 6 sueldos en 2020, para luego descender hasta los 4,5 sueldos en la actualidad.

 

Según Reporte Inmobiliario, el precio promedio del m2 usado para esos barrios pasó de los u$s1.283 en 2005 a un máximo de u$s3.033 en 2020, para luego descender a los actuales 2.277 dólares. Por el lado de los salarios, estos pasaron de los u$s407 a los u$s523 de abril de este año, luego de alcanzar un máximo de u$s1.405 en 2019.

En cuanto a otros barrios de la Capital Federal, como Almagro, Boedo o San Telmo, el precio se duplicó en el período bajo análisis, pues pasó de los u$s755 a los u$s1.560 de hoy, luego de tocar un máximo de u$s2.090 en 2020. Con estos valores, se necesitan tres salarios por m2, cuando la media histórica rondó los 1,8.

A partir de estos datos, un destacado representante del sector expresó que "lo que resulta claro es que la accesibilidad a la compra de la primera vivienda es casi imposible en Buenos Aires con un salario medio".

Entonces, quien desee comprar un departamento usado standard de 60 metros cuadrados, necesitará nada menos que 22 años, por lo que prácticamente ese indicador más que se duplicó frente al mínimo de 2008 (22 años vs. 9 años).

Claro está que el dinero destinado para comprar una vivienda no puede absorber el 100% del salario, por lo que si se considera que los bancos fijan en el 30% el monto destinado a pagar un préstamo para este destino, se puede calcular que quien desee acceder a su techo propio podría ahorrar unos u$s150 mensuales, por lo que tendría que esperar nada menos que 75 años para alcanzar su objetivo.

En lo que hace a las unidades a estrenar, la cuestión se complica aún más, pues actualmente, el precio promedio del metro cuadrado de un departamento a estrenar en la Ciudad de Buenos Aires, que ronda los u$s3.759, es un 10% más alto que el de uno usado, según surge del último Informe del Mercado Inmobiliario e Índice del Salario Real del Instituto de Economía (Ineco) de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

De esta manera, para acceder a una unidad nueva se necesitan unos 4,8 sueldos por m2.

Finalmente, es casi una obviedad decir que en ninguna parte del mundo, salvo un minúsculo grupo de altísimos ingresos, compra su vivienda a partir de un ingreso mensual y por cierto el esfuerzo salarial actual que hay que destinar en muchos de los países donde un asalariado compra su casa no es más ventajoso que en la Argentina, pero para hacerlo cuenta con un aliado indispensable: el crédito.

Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído