El mercado, con un ojo en el blue y también en el dólar oficial: qué escenario post elecciones ven expertos

El mercado, con un ojo en el blue y también en el dólar oficial: qué escenario post elecciones ven expertos
El dólar oficial avanzó cerca de 1% durante el mes pasado, y alrededor de 16% en lo que va del año, despegándose del índice inflacionario
Por Mariano Jaimovich
08.09.2021 15.32hs Finanzas

El precio del dólar se encuentra "entre algodones" en los últimos meses, tanto en la plaza oficial como en la libre, a través de intervenciones oficiales, para generar el mínimo ruido en la previa a las elecciones, y no poner nerviosos a los argentinos.

Aunque el último salto del blue, que llegó a subir unos 6 pesos en la semana y tocar los $187, comenzó a inquietar a varios argentinos.

Así, surge el interrogante en el mercado respecto a qué puede suceder luego de los sufragios con el tipo de cambio.

Por lo pronto, el dólar oficial avanzó cerca de 1% durante el mes pasado, y alrededor de 16% en el año. 

Cifras que representan, por lo menos, la mitad de la inflación, que arrastra un piso cercano al 3% mensual.

Algo que lleva a pensar que el atraso cambiario con fines meramente electoralistas puede causar desequilibrios en el resto de la economía y que, en algún momento, puede "acomodarse" la cotización del dólar. Hecho que generaría un impacto en los bolsillos de los argentinos.

En este sentido, el dilema que tiene el Gobierno el día después de las elecciones de noviembre es si se orientará a sincerar las variables para cumplir con los requisitos necesarios para firmar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

O bien, si mantendrá la situación actual de priorizar la reactivación de la economía manteniendo al precio del dólar como ancla antiinflacionaria, con las dudas que despiertan un Banco Central con escasas reservas netas, que requiere divisas para pagar deuda internacional y que tiene poco poder de fuego para controlar al tipo de cambio.

La baja cantidad de reservas netas que tiene el Banco Central complica su intención de
La baja cantidad de reservas netas que tiene el Banco Central complica su intención de "frenar" al precio del dólar.

Precio del dólar: opinión de expertos

Para despejar intentar dilucidar qué se espera para el día después de las elecciones, iProfesional consultó a distintos expertos del mercado en este tema.

Al respecto, Gustavo Quintana, operador de Pr Cambios, resume: "En el mercado oficial no va a haber modificaciones importantes hasta después de las elecciones de noviembre. Lo que pueda suceder después dependerá sustancialmente del resultado de las mismas".

Para agregar que, recién a partir de diciembre, se podrán ver "algunos cambios", pero que todo dependerá de la forma en que se llegue al último mes del año.

"El punto es que el mercado piensa que alguna modificación seguramente se producirá, pero es difícil estimar el cómo y el cuánto. El tema del atraso cambiario tiene la opinión de la cátedra dividida, y en realidad no hay  consenso sobre su magnitud. Creo que se debe esperar hasta bien entrado diciembre, antes no creo que haya cambios sustanciales", concluye Quintana a este medio.

Por su parte, Juan Pablo Albornoz, economista de la consultora Ecolatina, dice a iProfesional: "La decisión de atrasar el dólar y las tarifas con motivos electorales, está muy lentamente comenzando a dar sus frutos, que son cortoplacistas. Es decir, si bien la inflación se mantiene en niveles elevados, viene en baja".

Sin embargo, completa que dicha decisión "no está exenta de costos".

De acuerdo a los cálculos de este economista, aunque todavía se mantiene en niveles "históricamente competitivos", el tipo de cambio real multilateral ya perdió, en promedio, más de un 9% de competitividad desde que comenzó el año.

"Entendemos que el Banco Central, si quisiera llevar a cabo un proceso de atraso sostenido del tipo de cambio real como el realizado en 2014 y 2015, se enfrentaría tanto con restricciones físicas por el nivel de las reservas como políticas, que son las negociaciones con el FMI", analiza Albornoz.

Reservas y atraso cambiario en la lupa

Asimismo, este economista resalta que las reservas netas que tiene el BCRA son 40% menores a las que se contabilizaban en diciembre de 2019.

A ello se le suma que, durante los pocos días de septiembre que ya han pasado, la autoridad monetaria se encuentra vendiendo divisas para abastecer al mercado y controlar al valor del billete estadounidense. Se calcula que sólo en el presente mes ya ha perdido unos u$s350 millones.

Por lo tanto, en este aspecto, también el Gobierno tiene menos respaldo del necesario para pagar deuda y mantener estable al valor del tipo de cambio."Si bien la asignación de DEGs que llegaron por parte del FMI ayudaría, sin un acuerdo con el Fondo Monetario, el calendario de vencimientos en moneda extranjera de los próximos años es virtualmente imposible", advierte este experto.

En consecuencia, un atraso significativo del tipo de cambio real "añadiría más presión en el mercado cambiario, y requeriría restricciones a la demanda aún mayores que las actuales. Lo cual no sólo pondría presión sobre las cotizaciones alternativas (brechas), sino también sobre la recuperación económica", completa Albornoz a iProfesional.

Con esto último se refiere a que habría una restricción oficial a otorgar divisas para las importaciones de productos e insumos que son necesarios para la producción. Acción que puede frenar la actividad.

El Gobierno necesita dólares para pagar la deuda al FMI, en un contexto en que las reservas netas son bajas.
El Gobierno necesita dólares para pagar la deuda al FMI, en un contexto en que las reservas netas son bajas.

De esta forma, desde Ecolatina se proyecta que el Banco Central aceleraría el ritmo de depreciación del tipo de cambio oficial en los últimos meses del año y que, entrado 2022, "lo llevaría, de mínima, al ritmo de la inflación, como sucedió a fines del 2020 y comienzos de este año".

En el debate sobre el atraso cambiario, se suman algunos otros factores preponderantes, para evaluar esta política monetaria oficial.

Para Lorena Giorgio, economista jefe de la consultora Equilibra, el tipo de cambio oficial va a terminar el año con una apreciación real en torno al 10%, aunque "no hay evidencia de que esto derive en un peso atrasado".

Sin embargo, destaca que "tampoco hay margen para seguir apreciando" a la moneda nacional, porque la cuenta corriente comenzaría a verse presionada por un precio internacional de la soja un poco más bajo que los altos valores alcanzados en 2021.

También incidiría negativamente, en caso de seguir atrasando al precio del dólar, un nivel de actividad económica esperado para 2022 que sería 2% más alto que este año, y una cierta normalización de los flujos de turismo internacional, que "en Argentina son deficitarios".

"Y para Argentina es difícil, incluso, financiar un déficit de menos de un punto del PBI, debido al actual contexto de aislamiento financiero. Más aún, dado el largo período de estancamiento que viene atravesando la economía argentina, cabría esperar que un tipo de cambio mayor al equilibrio ayude a reactivar", comenta Giorgio.

Por eso considera, sin dudas, que luego de las elecciones "deberá haber" un cambio en la tendencia del tipo de cambio real.

"Esto no implica necesariamente un salto cambiario, pero sí un ritmo de depreciación que, como mínimo, emparde a la inflación. Y, más probablemente, la supere al menos durante unos meses, de modo de compensar parte de la apreciación real experimentada este año", reflexiona la economista.

Respecto a la rapidez o gradualidad que decida el Gobierno realizar la devaluación de la moneda, a su entender, dependerá, en gran medida, de las negociaciones con el FMI y de lo que se acuerde en términos de metas de acumulación de reservas por parte del Banco Central.

"Un acuerdo con el Fondo no involucrará la eliminación del cepo, pero sí políticas que contribuyan a recomponer el stock de reservas internacionales y generar las condiciones para generar las condiciones que permitan una flexibilización de los controles. Estas políticas implicarían menor intervención vendedora en los mercados de cambios y, por añadidura, tipos de cambio algo más altos", resume Giorgio.

Para graficarlo en cifras, prevé que el tipo de cambio oficial terminará diciembre promediando entre $102 y $105, en línea con los números consignados en el Presupuesto presentado en el Congreso.

"Estas cifras implican un crawling peg (devaluación lenta) del 1% mensual hasta noviembre, y una aceleración apenas por encima de la inflación en diciembre, que rondaría el 4%", puntualiza esta analista.

En tanto, para 2022, espera "algún tipo de ajuste de precios relativos, y los meses de verano se llevan todas las fichas para albergarlos".

En resumen, según lo estipulado por los economistas consultados por iProfesional, cabría esperar entonces un avance del tipo de cambio oficial unos puntos por encima de la inflación durante el primer trimestre del año que viene.

Dicho de otra manera, se realizaría una suba mayor del precio de dólar para que brinde un mayor margen de maniobra para encarar un nuevo programa con el Fondo Monetario, "con menor intervención en los mercados a partir de marzo", finaliza Giorgio.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Temas relacionados
Finanzas en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído