Bonos argentinos: por qué son una alternativa de inversión vigente

Los bonos argentinos tuvieron una franca recuperación en los últimos días y hubo un cambio estructural en el mercado. Qué rentabilidad ofrecen
Por iProfesional
10/12/2021 - 16,25hs
Bonos argentinos: por qué son una alternativa de inversión vigente

El Banco Central está acelerando la tasa de devaluación, en apenas 9 días de diciembre el 0,6%, lo que proyectaría una devaluación del 2,0% para todo el mes. No es para festejar, pero veníamos de 6 meses con devaluaciones del 1,0% de piso y 1,2% de techo.

Está claro que el gobierno sigue perdiendo reservas y que el tipo de cambio no es atractivo para incrementar exportaciones, ingresar capitales o prestar dinero al país.

En los últimos días vimos una fuerte recuperación de los bonos argentinos. Esto está dado por un cambio estructural del mercado.

1. El Banco Central dejó de subsidiar la compra de dólares en bolsa, esto hizo que dejara de vender bonos en el mercado, con lo cual cayó la oferta de bonos y el mercado quedó limpio.

2. Sin la intervención del Banco Central, no hay muchos jugadores dispuestos a vender bonos argentinos, que fueron adquiridos a paridades del 100% y llegaron a valer una paridad del 30% al 32%.

3. La mínima demanda de bonos hizo que algunas paridades se acerquen a niveles del 38% para los bonos de tramo largo, y del 34% para el tramo corto de la curva.

4. Medidos en tasas de retornos, los bonos cortos tienen una tasa interna de retorno del 24% y los bonos largos entre el 17% y 19% anual.

5. Los bonos argentinos siguen en precios exageradamente bajos, si el país tuviera que realizar una nueva reestructuración de deuda, estos valores seguirían siendo extremadamente bajos.

6. Cuando Argentina reestructuró su deuda, el valor de las paridades rondaba entre 50% y 54%.

7. Los países vecinos tienen paridades de bonos cercanas al 100%, nadie en la región tiene las paridades de bonos de Argentina.

8. Un acuerdo con el FMI despejaría el escenario de dudas, el país seguiría recibiendo desembolsos de organismos financieros internacionales, aunque sería difícil que le vuelvan a prestar dinero en el mercado voluntario.

9. Creemos que la cantidad de bonos que se transan en el mercado es muy bajo en función del stock existente.

10. Una mejora en los mercados mundiales, podría hacer traccionar nuestros bonos a niveles mucho más altos que los actuales, aunque en el mediano plazo los niveles de precio del 50% al 54% de paridad seguirían siendo un techo importante.

Los bonos argentinos vienen en recuperación.
Los bonos argentinos vienen en recuperación.

Argentina tiene un déficit fiscal muy elevado, y el mejor escenario para el país es que en los próximos años pueda licuarlo, aunque quedan muchas dudas de que lo pueda eliminar.

Si tomamos los últimos 12 meses, al mes de octubre del año 2021, el déficit fiscal primario se ubicaría en los $ 1.143.000 millones, no contabilizamos el ingreso ficticio de la venta de los derechos especiales de giro del FMI.

Si a este resultado le quitáramos los ingresos extraordinarios del impuesto a la riqueza, elevaríamos el déficit a los $ 1.379.000 millones.

Todo haría indicar que el gobierno buscará licuar el gasto público, esto implica que la mayor inflación lo ayudará a generar más ingresos y achicar el gasto público. La tasa de devaluación también ayuda. Es probable que en el año 2022 la tasa de inflación sea inferior a la tasa de devaluación del peso contra el dólar oficial.

No vemos ninguna posibilidad de que Argentina tenga superávit fiscal primario, en cambio creemos que con una buena administración podríamos achicar el déficit en los próximos años.

En un contexto de mayor inflación y devaluación, con una política fiscal que busque achicar el déficit, precios en alza para las materias primas y una inflación mundial que vaya licuando la deuda, todo hace pensar que el camino de Argentina podría ser menos cuesta arriba para los tenedores de bonos.

El Banco Central tiene escazas reservas, y no vemos que abunden la llegada de dólares. La emisión está disminuyendo en los últimos 30 días. Con suerte, un acuerdo con el FMI podría colocar a las reservas brutas arriba de los u$s42.000 millones.

Conclusión

La suba de los bonos no significa que Argentina está próxima a una mejora de actividad económica, pero sin inversión en el año 2022 no podrá crecer más del 2% en el mejor escenario.

En la medida de que el déficit disminuya se abren mejores perspectivas, pero el financiamiento vía emisión monetaria no es saludable para esta economía y hará que la inflación y tasa de devaluación sean elevadas mientras se recurran a estas medidas.

Los bonos argentinos estaban en el quinto subsuelo cotizando a una paridad del 30% al 33%, si suben a niveles que los ubiquen entre el 40% y 45%, pasarán a estar en niveles del segundo subsuelo, pero es un buen negocio la recuperación de precios.

El bono AL30 a una paridad de 34% tiene una tasa de retorno del 24% anual, si sube al 45% anual podría tener una tasa del 17% anual, y si sube a una paridad del 65% tendría una tasa de retorno del 9% anual.

El bono AE38 a una paridad del 38% tiene una tasa de retorno del 19% anual, si sube a una paridad del 50% podría tener una tasa de retorno del 14% anual, y si sube a una paridad del 70% tendría una tasa de retorno del 9,3% anual.

Entre la actualidad y el año 2023 hay bonos que pagarán rentas muy importantes, por ejemplo, el AE38 en dos años paga rentas por un total de u$s5,88. El AL30 en igual período paga rentas por un total de u$s1.

Si extendemos el plazo al año 2027, final del mandato de la próxima administración, con el AE38 cobraríamos rentas por un total de u$s29,67, mientras que con el AL30 cobraríamos rentas por un total de u$s55,46.

Hay que recordar que estos títulos hoy valen u$s39 el AE38 y u$s34 el AL30. Como se puede apreciar son dos gangas, si las miramos a 6 años vista y pensamos que Argentina tiene la posibilidad de un nuevo gobierno más racional y competente.

 

Mirando a dos años vista, es mejor comprar el AE38 porque tiene un mayor retorno. Si miramos a 6 años vista, es mejor comprar el AL30 que tiene una mayor recuperación del capital. Todo depende qué tipo de inversión querés realizar, si a largo plazo buscando mayor renta, o corto plazo buscando recuperar rápidamente capital.

Hay alternativas de inversión, son muy rentables, pero inevitablemente debemos tomar riesgos si deseamos capturar más rentabilidad. De lo contrario el dólar es una muy buena inversión, pero no genera renta y con el paso del tiempo, más la inflación internacional, perderá poder adquisitivo.

Temas relacionados