Radiografía de los créditos no bancarios en Argentina: ¿cuánta plata se pide y a qué se destina?

Ante la falta de determinados requisitos, muchos argentinos deben recurrir al circuito no bancario para obtener dinero. Cuánto piden y a qué plazos
Por Mariano Jaimovich
08/01/2022 - 19,18hs
Radiografía de los créditos no bancarios en Argentina: ¿cuánta plata se pide y a qué se destina?

Los canales crediticios alternativos atraen la atención de muchos argentinos, debido a que son el único camino que tienen al alcance de la mano para hacerse de dinero, tanto para realizar compras como para pagar deudas.

Sobre todo, esto ocurre en aquellos que no tienen acceso al sector bancario, porque no cumplen con varios de los requisitos solicitados de respaldo financiero para poder obtener un préstamo por esta vía.

Por lo tanto, deben recurrir a los canales no bancarios para conseguir ese dinero fresco que tanto necesitan, de forma más sencilla, para cancelar sus compromisos.

Aunque esto también implica convalidar pagar un costo mayor, debido al menor respaldo con el que se cuenta.

De hecho, según datos del Banco Central, los préstamos al sector privado no financiero de hasta 89 días de plazo tienen una tasa de interés de 84% anual de media.

Un costo que llega a duplicar a lo que se debe pagar en el canal crediticio bancario.

Por eso, para conocer qué tipo de público prefiere este tipo de alternativas más sencillas pero más costosas, cuáles son sus consumos y qué montos se solicitan, iProfesional dialogó con Diego Ovsejevich, presidente de Agilpesos, empresa argentina con más de 20 años en el mercado, que se dedica a la financiación del consumo, mediante créditos y préstamos personales no bancarios.

En este sentido, este vocero, indica que el sector en el que se desenvuelve "no es un sector informal, sino que es un sector y actividad formal y legal. Se trata de préstamos no bancarios".

Los servicios que brindan son clasificados en dos grupos distintos: por un lado, los llamados créditos para consumo dirigido, que se ofrecen en diferentes comercios, donde "se vende a crédito", financiado por esta empresa a través de su propia tarjeta de crédito (Agilcred).

Y, por otro lado, cuenta con los créditos personales no bancarios, que "es cuando el público recibe un préstamo en efectivo en nuestros locales".

Por fuera del sistema bancario, mucha gente necesita obtener dinero para realizar compras o pagar deudas.
Por fuera del sistema bancario, mucha gente necesita obtener dinero para realizar compras o pagar deudas.

Al respecto, Ovsejevich sostiene que los pedidos de créditos y préstamos "vienen creciendo y hay un aumento respecto de un año atrás".

Según dato de la empresa, entre enero a noviembre de 2021 se comercializaron 15,4% más de créditos frente al mismo período de un año atrás.

Destinos y montos solicitados

Los principales destinos por los que son requeridos estos préstamos son tanto para las erogaciones más costosas de las familias como para gastos de consumo.

"Los usuarios suelen pedir créditos para arreglos en hogares o autos. También para la compra de indumentaria o para ponerse al día con determinadas deudas o pagos que realizar", resume este vocero.

Por el lado de las tasas de interés, que son más elevadas respecto a los bancos, Ovsejevich opina: "Varían en cuanto a distintas variables, como ser monto solicitado, cantidad de cuotas pedidas, historial crediticio, la localidad o zona en donde se emite el crédito, entre otras cuestiones".

En el caso de su empresa, destaca que trabajan con cuotas fijas y en pesos, por lo que "quien pide el crédito sabe cuánto deberá pagar, independientemente de que haya aumentos en inflación o en el precio del dólar, por ejemplo".

La cantidad de cuotas que son más pedidas por los clientes varían en plazos de pagos de entre 3 y 15 meses, según los pedidos y preferencias de los interesados.

Los costos para financiarse por fuera del sistema bancario son bastante más elevados.
Los costos para financiarse por fuera del sistema bancario son bastante más elevados, pero los requisitos son mucho más sencillos.

En detalle, en cuanto a los montos solicitados de los créditos, Ovsejevich detalla a iProfesional que la cifra promedio pedida por la gente es de 22 mil pesos, con máximos que llegan hasta los $60 mil.

Los motivos más habituales de la necesidad de estos montos por parte de la gente, según este experto, son las refacciones en los domicilios, el pago de otras cuentas, compra de materiales de construcción, arreglar un cielorraso o una instalación eléctrica. También arreglos del auto o el pago de estudios médicos, algo que ocurre en especial en los jubilados.

En cuanto a los créditos para consumo dirigido que otorgan en los locales comerciales de la empresa, el promedio otorgado es más bajo, ya que es de $8 mil, con máximos que llegan a los $35 mil.

Temas relacionados