iProfesional

Reservas, bajo presión: crece la volatilidad cambiaria y el Banco Central no puede comprar dólares

El Central lleva nueve días sin vender divisas, pero en las últimas dos jornadas mermó el ritmo de compra que venía mostrando. ¿Qué pasó y cómo seguirá?
Por Pilar Wolffelt
13/01/2022 - 20,00hs
Reservas, bajo presión: crece la volatilidad cambiaria y el Banco Central no puede comprar dólares

Este jueves el Banco Central salió neutro en el mercado de cambios y el día anterior había logrado comprar tan solo u$s1 millón, tras varios días de embolsos en los que había adquirido u$s200 millones. Así, suma nueve días sin ventas, pero las últimas dos jornadas marcan una tendencia menos positiva que la que se venía dando hasta ahora.

Y, en un escenario en el que la situación de las reservas de la entidad es muy frágil y marcado por la inminente llegada de próximos vencimientos de pagos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Club de París, es imposible no preguntarse cómo podrá seguir enero en materia de acumulación de dólares para la entidad.

Esto, además, en un contexto en el que empezó a despertarse el dólar blue: el paralelo comenzó un 2022 a la baja, ya que el lunes 3 de enero cotizó $206 en el cierre de mercado, pero a fines de la semana pasada ya cotizaba nuevamente su máximo de $208 y luego alcanzó otra vez los $209, mientras que en estos días tuvo oscilaciones de centavos alrededor de ese número.

Para mantener la capacidad de compra y no afectar la producción, el Central viene administrando el pago de importaciones con cautela.
Para mantener la capacidad de compra el Central viene administrando el pago de importaciones con cautela.

Las razones para la volatilidad en el ritmo

Según explica al respecto a iProfesional el economista Jorge Neyro, "esta volatilidad de la posición del BCRA en el mercado de cambios está muy relacionada con la administración de pagos de importaciones y servicios al exterior que va haciendo".

En igual sentido, la directora de CyT Asesores Económicos, María Castiglioni, apunta que, en esta época, todavía hay liquidación de exportaciones de trigo, que este año tuvo una cosecha muy buena y con precios muy positivos.  "Eso ayudó al BCRA en los últimos días a comprar dólares", asegura la economista.

Sin embargo, asegura que es muy difícil leer el día a día porque "hay que tener en cuenta que, en algunas jornadas, se van autorizando importaciones, que venían muy trabadas los meses anteriores". Además, menciona que hay días en los que hay pérdidas por la volatilidad del tipo de cambio también, que van afectar el panorama.

Desde EcoGo, el analista Lucio Garay Méndez, apunta que el contexto macroeconómico muestra mucha incertidumbre en un momento en el que el día a día es esperar por novedades sobre si hay avances o no con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y mientras la inflación se mantiene elevada (cerró el 2021 en el 51%), los precios de los bonos soberanos siguen cayendo y se acumulan inconsistencias que repercuten en las expectativas de devaluación.

"En esta situación, donde encima el ritmo de devaluación se acelera, no hay incentivos claros para que el campo liquide y esto termina afectando la capacidad del Banco Central para acumular reservas", diagnostica Garay Méndez.

Y a lo descripto, Lorenzo Sigaut Gravina, jefe de Macroeconomía de Equilibra, agrega el hecho de que "el temor a la sequía y la ola de calor que se registra en estos días impacta negativamente en la liquidación del campo", lo que, sin dudas afecta la dinámica de reservas.

Por otro lado, también señala que las noticias en torno al acuerdo con el FMI, que marcan una mayor incertidumbre sobre la llegada de un acuerdo, hacen que aparezcan algunos problemas para la acumulación de reservas, producto del efecto negativo que tiene en el mercado cambiario.

El BCRA se prepara para una temporada más exigida y el escenario es incierto para lo que queda de enero.
El BCRA se prepara para una temporada más exigida y el escenario es incierto para lo que queda de enero.

Una tendencia incierta para el resto del mes

Con todas estas condiciones, Neyro anticipa que vamos a ver algunos días mejores que otros en el mercado de cambios para el BCRA. "Por ahora, el resultado va siendo levemente positivo para la entidad en enero, pero todavía falta más de medio mes", dice.

En consecuencia, advierte que es un poco difícil ver una tendencia, sobre todo porque a fin de mes el BCRA tiende a tener que vender dólares para cubrir obligaciones que no se pueden posponer. Así, advierte que aún falta pasar agua bajo el puente para ver cómo va a terminar enero en materia de reservas.   

Esto será clave de cara a los próximos meses, sobre todo teniendo en cuenta que, tal como indica el economista de Anker, Martín Vauthier, "entre mediados de diciembre y mediados de enero, el BCRA tiene una dinámica virtuosa por el ingreso de la liquidación de la cosecha fina, que se combina con la mayor demanda de pesos".

Sostiene que esos dos elementos comienzan a mitigarse a partir de mediados de enero y, en febrero, se empieza a revertir la demanda de pesos y merma el ingreso de agrodólares. "Es importante tener en cuenta esto, ya que, a partir de mediados de este mes, el panorama suele empezar a ser más desafiante para el BCRA porque empieza a tener los flujos en contra", anticipa.

Y considera que, en ese marco, es muy importante que el gobierno empiece a anclar expectativas vía la presentación de un programa económico y de un acuerdo con el Fondo.

Temas relacionados