La nueva "tablita cambiaria" del Banco Central, ¿servirá para evitar un salto del dólar?

Una de las grandes incógnitas en el mercado financiero local y en Wall Street es si el BCRA podrá manejar la situación cambiaria o no
Por Carlos Arbia
20/01/2022 - 11,00hs
La nueva "tablita cambiaria" del Banco Central, ¿servirá para evitar un salto del dólar?

Una de las grandes incógnitas en el mercado financiero local y en Wall Street es si el BCRA logrará manejar en los primeros meses de este año la situación cambiaria o esta se volverá tan complicada  no le quedará otro alternativa generar una fuerte devaluación del peso en el mercado oficial de cambios similar a la de enero del 2014. En ese entonces el valor del dólar oficial saltó un 25 % pasando de  $6,50 a $8,10 en medio de un cepo cambiario menos restrictivo que el actual.

El 6 de enero pasado el  BCRA anunció la puesta en marcha de una serie de medidas destinadas a modificar el funcionamiento de los instrumentos de la política monetaria, entre los que se destaca un aumento de 2 puntos porcentuales en la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), de 38% a 40% anual. 

Con el reciente aumento de la tasa de interés de referencia al parecer el BCRA comenzó a preparar el terreno para acelerar las minidevaluaciones o "crawling peg", del peso frente al dólar en el mercado oficial. Una especie de nueva tablita para  ajustar el tipo de cambio. 

Esta especie de nueva "tablita cambiaria", que marca el ritmo diario de devaluación del peso frente al dólar, pasó de 3 centavos en la previa electoral a más de 7 centavos y en algunas jornadas de la semana pasada llegó a los 10 centavos por día. Por ese motivo el valor del dólar oficial en los últimos días empezó a subir de manera diaria a un ritmo anualizado que ya supera el 35%, cuando venía aumentando a menos del 15% anual en los meses previos a las elecciones. 

La intención del BCRA es ofrecer tasas de interés más atractivas a los ahorristas y también  para que los exportadores salgan a liquidar los dólares para pasarse a pesos. En la medida que el valor del dólar aumente más rápido se necesita que se paguen rendimientos más altos para las operaciones en pesos. El problema es que una suba del dólar  oficial  cercano a la inflación para evitar un retraso del tipo de cambio real multilateral tiene que ser acompañado por una suba gradual de la tasa de interés.

La nueva
La nueva "tablita cambiaria" del BCRA, ¿podrá evitar un salto cambiario?

Qué dicen los expertos

Un análisis realizado por la consultora Portfolio Personal Inversiones explica que se trata del mayor ritmo de depreciación del peso desde el 25 de febrero del  año pasado, cuando el ajuste diario llegó a 46,5% anual. 

Desde ese momento, el ministro de Economía, Martín Guzmán, decidió planchar el tipo de cambio oficial para utilizarlo como ancla antiinflacionaria. El resultado no fue el esperado. La inflación aumentó en diciembre más de lo proyectado  y subió casi 51% el año pasado frente al 33 por ciento que había calculado el titular de Hacienda en el Presupuesto 2021.

"El mercado esperaba que este movimiento más acelerado del dólar ocurriera luego de las legislativas, pero desde entonces sorprendió por el gradualismo con el que venía ejecutándolo el Central. Esto comenzó a cambiar más claramente a partir de la semana pasada", señalaron desde PPI. 

El riesgo es que la tasa se vaya atrasando en relación al ritmo de aumento del dólar oficial, porque se profundizaría la falta de oferta de divisas. Éste fue el motivo más importante que generó la devaluación brusca ocurrida en enero de 2014. 

Una inflación a la que le cuesta romper el piso del 50% anual trajo como efecto secundario el reciente aumento de las tasas de interés dispuestas por el BCRA. 

El riesgo es que la tasa se vaya atrasando en relación al ritmo de aumento del dólar oficial
El riesgo es que la tasa se vaya atrasando en relación al ritmo de aumento del dólar oficial

Este movimiento empezó a encontrar correlación en las últimas ruedas cambiarias en una suba a mayor ritmo para el dólar oficial.  De acuerdo a estimaciones privadas, el Banco Central empezó a  flexibilizar el  ritmo devaluatorio suave o gradual puesto en práctica desde que se reforzó el "cepo" cambiario a fines de 2019, también llamado "crawling peg".  Este recorrido representa además una importante aceleración respecto a lo sucedido en diciembre, cuando el dólar pasó de una suba de 1% mensual a poco más de 2%. Ahora ya se acerca al 3% mensual de ajuste, acercándose a la inflación mensual aunque todavía por debajo de ella.

Desde la consultora Eco Go señalan que "en lo que va de enero, el BCRA convalida un ritmo de devaluación en torno al 2,3% mensual, mientras que el resto de las  consultoras prevén que la inflación de enero podría llegar a rozar el 4%.La estimación de consultores y bancos es que el ajuste del dólar a lo largo del 2022 le terminará ganando incluso a la inflación. El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de diciembre pasado muestra que el tipo de cambio oficial terminará el año arriba de los $160. 

Por lo que pudo saber iProfesional la intención del titular del BCRA, Miguel Pesce, es seguir adelante con lo que el mercado ha comenzado a llamar una "devaluación silenciosa". Esto implica un ajuste más rápido del tipo de cambio que no haga ruido y que incluso pase lo más desapercibido posible. También busca evitar la posibilidad de un fuerte ajuste del tipo de cambio.

Según las consultoras consultadas, el BCRA aceleró a partir del jueves 13 el movimiento del crawling peg a una Tasa Nominal Anual (TNA) de 35,8% y el viernes la subió levemente a 36,4% anual. Esta tendencia devaluatoria todavía no corrige la brecha con la inflación pero es una buena señal del BCRA.

"Tomando la media móvil de cinco días, para suavizar movimientos puntuales de un día, la suba del tipo de cambio está viajando a una TNA de 29%, trepando a los máximos desde el 5 de marzo del año pasado (29,7%). Fue tan marcado el escalón que saltó el crawling peg desde el jueves, desde un ritmo de 22/24% a 35/36%, que parecería no haber lugar para una reversión de esta estrategia", detallaron los expertos de Portfolio Personal.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, repitió durante 2021 de manera persistente que no iba a haber devaluación tras las elecciones legislativas de noviembre, aunque en el mercado daban por descontado una aceleración significativa del tipo de cambio oficial luego de los comicios. 

Lo cierto es que el valor del dólar oficial se movió hacia arriba la mayor parte del año pasado a un ritmo de 1% mensual mientras la inflación subía al 3 % mensual. Pero en diciembre pasado el BCRA modificó su estrategia y empezó a mover a un mayor velocidad el tipo de cambio oficial (crawling peg). Además el presidente del Central, Miguel Ángel Pesce, prometió a banqueros y empresarios que la intención era acelerar gradualmente la devaluación diaria del peso,algo que comparte ahora el ministro Martin Guzmán.

Algunos analistas advierten que en el último mes el riesgo de un salto devaluatorio está creciendo por varios factores, entre ellos la sequía, y la demora de cerrar un nuevo acuerdo con el FMI

En ese contexto no se debe desechar que en algún momento del año podría haber un salto devaluatorio de entre el 20 al 30 por ciento similar al de enero de 2014 en el segundo mandato de Cristina Ferandez de Kirchner cuando Axel Kicillof era ministro de economía. Ese fue el mayor saldo devaluatorio del kirchnerismo desde el 2003.

Temas relacionados