Deuda: nuevo examen para Guzmán en una semana tensa, ¿cómo le irá en la licitación?

Economía afrontará licitación de deuda en un clima de tensión cambiaria y mayor incertidumbre por acuerdo con el FMI. ¿Qué esperan los analistas?
Por Mirta Fernández
26/01/2022 - 16,39hs
Deuda: nuevo examen para Guzmán en una semana tensa, ¿cómo le irá en la licitación?

En en un clima de tensión cambiaria con el dólar blue tocando un nuevo récord de $221 y de incertidumbre sobre el acuerdo con el FMI, Economía enfrentará este jueves 27 de enero un nuevo test en el mercado local de deuda cuando el Tesoro busque a través de una licitación cosechar $240.000millones.

Es para cubrir vencimientos por $241.000 millones, aunque ya cuenta con un colchón de $72.063 millones que le habían quedado de financiamiento neto en la primera subasta del año realizada el 12 de enero.

En esta operación, el Tesoro ofrecerá una canasta de siete instrumentos de deuda, integrado por una dos Letra de Liquidez del Tesoro a descuento (LELITE) que vencen el 14 de febrero y el 2 de marzo este año, que puede ser suscripta sólo por Fondos Comunes de Inversión (FCI); tres Letras del Tesoro a descuento a tasa fija (LEDES) con vencimientos el 31 de mayo, el 30 de junio, y el 29 de julio próximos; una letra ajustada por inflación (LECER) que caduca el 20 de enero de 2023, y un Bono del Tesoro Nacional en pesos ajustado por CER 1,55% que expira el 26 de julio de 2024.

El BCRA recortó tasas de pases en busca de que bancos participen más en las licitaciones del Tesoro, según analistas
El BCRA recortó tasas de pases en busca de que bancos participen más en las licitaciones del Tesoro, según analistas

Expectativas

Según informó Economía, la licitación de las Lelites de febrero y marzo será por adhesión al precio de $986,66 y $ 970,29 respectivamente , por cada VNO $1.000 con un único pliego.

Un informe de Facimex Valores precisó que eso implica que "la Lelite corta tendrá una tasa de adhesión del 35,25%, estable respecto de la licitación previa, mientras la Lelite más larga se colocará al 37,25%.

"El resto de los instrumentos licitará precio y habrá tasas máximas para las letras nuevas, que serán del 43,87% para la Lede que vence el 30 de junio, 45,22% para la caduca el 29 de julio, y 0,15% para la Lecer que vence en enero de 2023" puntualizó la consultora, e indicó que las "ledes y Lecer serán elegibles para integrar encajes y participarán de la segunda vuelta".

Juan Manuel Franco, economista del grupo SBS comentó a iProfesional que "más allá de las dos Lelites, que solo pueden ser suscriptas por FCI, la intención del equipo económico pareciera ser la de intentar alargar algo de duration (plazo) en sus colocaciones de deuda en pesos".

"Vemos como más atractiva a la nueva Lecer a enero 2023 ya que capturaría casi toda la inflación de 2022, que estimamos sería más elevada que la de 2021 producto de factores como la alta emisión monetaria, reacomodamientos de precios relativos y un ancla cambiaria que se iría abandonando".

Consultado sobre si prevé mayor participación de las entidades financieras, uno de los objetivos que se trazó el gobierno por lo cual el Banco Central viene reduciendo la tasa de los pases pasivos, Franco planteó: "la Lede comparable (la que vence el 29 de julio) no ofrece mucha más tasa que las nuevas Leliq a 180 días, aunque será interesante ver qué tanto preferirán los bancos pasar a riesgo Tesoro en lugar de riesgo BCRA".

De todos modos, el analista sostuvo que "para ver un alargamiento de duration en las colocaciones de deuda en pesos será necesario recuperar la confianza del mercado en cuanto al sendero económico, y creemos que el puntapié inicial para ello podría ser un acuerdo con el FMI".

No obstante, el economista afirmó que ese acuerdo "debe ser creíble y consistente a lo largo del tiempo para tener el efecto deseado en la recuperación de la confianza".

En sintonía, Lucas Yatche, jefe de estrategia de Liebre Capital manifestó que "el Tesoro buscará mantener el ritmo de financiamiento neto con un combo de ledes de corto plazo y letras/bonos CER más largos aprovechando el interés de los inversores y las tasas reales negativas del secundario intentando estirar duration".

"Con fuertes expectativas inflacionarias para el 2022, seguimos considerando los activos indexados como los más atractivos dentro de los pesos en la actual coyuntura. Tenemos preferencia en los títulos CER por sobre los tasa fija en los distintos tramos de la curva, asumiendo la poca cobertura que estos últimos ofrecen en meses que lucen muy complicados", explicó.

El analista también subrayó que "el Gobierno utiliza las distintas herramientas a su alcance para conseguir rolear la deuda, y esto también se ve reflejado en la estrategia de buscar el traspaso de flujos de los bancos del BCRA al Tesoro con el recorte de los pases pasivos". "Creemos que este mes no es tan desafiante en ese sentido por los volúmenes que caen, pero el próximo trimestre probablemente veamos licitaciones más complicadas", auguró.

Es que en febrero hay vencimientos de deuda por $495.000 millones, y en marzo más de $760.000 millones.

Ante este panorama, en Facimex evaluaron que "la estrategia del equipo económico es lógica: este es el momento para alargar vencimientos".

"Estamos en un mes de bajas necesidades financieras por la favorable estacionalidad fiscal, la primera licitación de enero dejó un saldo positivo, los próximos meses mostrarán un calendario de vencimientos muy exigente y la curva CER rinde negativo hasta 2024 por el elevado financiamiento monetario del segundo semestre de 2021", fundamentaron.

En este marco, en Facimex esperan que "el balance de endeudamiento de enero muestre financiamiento positivo ya que alcanza con un rollover del 70%" a la vez que también ven atractivo "en la nueva LECER de enero de 2023, y nos mantenemos atentos al apetito que pueda despertar la Lede que vence el 29 de julio de 2022 con un premio de apenas 122 puntos básicos sobre la Leliq a 180 días2

Por su parte, un análisis de PPI remarcó que "no caben dudas que el financiamiento será un tema crucial este año para el Gobierno, con el mercado internacional cerrado y un límite de asistencia monetaria más ajustado que el año pasado (1.9% del PBI vs 4.6% en 2021), el financiamiento doméstico cobra gran relevancia".

En este contexto, en PPI aseguraron que el objetivo de esta licitación será "intentar cubrir los vencimientos de deuda en pesos de lo que resta del mes y si es posible, abultar el financiamiento neto para cubrir el resultado primario".

"En esta oportunidad, el Ministerio salió con un menú enfocado en tasa fija para alternativas de corto plazo y con instrumentos CER de mayor plazo. El razonamiento es lógico. Aprovechar las tasas reales bajas en el mercado secundario tras el rally de los ajustables, y por el otro lado, forzar al que quiera cobertura inflacionaria a estirar duration", evaluaron.

También en PPI juzgaron que "observando la acción reciente en el mercado secundario, nos parece muy atractiva esta última en relación a la curva CER".