¿Se puede vivir sin trabajar si se invierte 1 millón de dólares?: esto revelan los expertos

Para muchos, alcanzar el millón de dólares puede representar la posibilidad de vivir tranquilo y para otros el enorme desafío de tratar de incrementarlo
Por Ruben Ramallo
03/05/2022 - 18,48hs
¿Se puede vivir sin trabajar si se invierte 1 millón de dólares?: esto revelan los expertos

"Quien pudiera tener un palo verde. Que lujos me daría" Quien más, quien menos, ha escuchado o dicho esta frase más de una vez a lo largo de los años.

Si una persona ha superado la marca del millón de dólares, tendrá que considerar cuáles son sus objetivos financieros futuros en serio. ¿Quiere hacer crecer su fortuna hasta los 2 millones de dólares o incluso los 10 millones? ¿O quiere relajarse y disfrutar de la buena vida?

Es que para la imaginería popular, alcanzar el primer millón de dólares sería la llave para poder disfrutar de la vida en una playa paradisíaca del Caribe, aunque en la realidad son pocas las personas pueden concretarla.

Primer problema: 1 millón de dólares ya no vale como antes

Es más, la mayoría de quienes logran concretar su sueño tienen suficientes motivos para no estar tan tranquilos, entre otros por los siguientes factores: un "palo verde" de hoy no vale lo mismo que hace algunos años, ya que inflación mediante ha venido perdiendo capacidad de compra.

A manera de ejemplo, considerando la inflación minorista de los EE.UU., un millón de dólares de hace diez años hoy equivaldría a unos u$s820.000, y si se toma como base el año 2017, rondaría los 930.000 dólares.

A ello se suma que en un mundo en el que lo que la inflación está en niveles muy elevados, los rendimientos que se pueden obtener para tratar de incrementar el capital son bajos, por lo que sería necesario incursionar en algún tipo de inversión que involucre un determinado riesgo.

Un millón de dólares de hace diez años hoy equivaldría a unos u$s820.000

Finalmente, y no menos importante que lo anterior, es que quien alcanzó su primer millón, seguramente hará todo lo posible para tratar de afianzar su situación, por lo que tratará de ir por el segundo y así sucesivamente, si se tiene la dicha de poder hacerlo.

Entonces, salvo que se decida gastar esa fortuna dejando de lado toda especulación financiera, quienes la consiguen deben dedicar buena parte de su tiempo para evitar que su capital se desvalorice con el correr del tiempo.

Cuánta plata se puede ganar invirtiendo 1 millón de dólares

Ante este escenario, en el que el mínimo de rendimiento para cubrirse de la inflación se ha venido elevando en forma sistemática la gran pregunta del "millón de dólares" es precisamente ¿en qué invertir 1 milón de dólares para no perder capacidad financiera?

Obviamente la respuesta dependerá de los riesgos que se quieran asumir. Sobre este punto, el analista Agustín Cramo sostiene que "la inflación anual proyectada para EE.UU. superaría el 6%".

"Con semejante porcentaje es necesario redoblar los esfuerzos para detectar aquellas opciones de inversión que permitan mantener el capital en términos reales", agrega el analista.

Es por eso que invertir en los bonos soberanos de EE.UU. y Alemania pierde todo el atractivo que tuvieron hasta no hace mucho tiempo. A manera de ejemplo, un bono del Tesoro de los EE.UU. de 10 años (T-Bond) paga apenas el 2,7%, pero si se considera su par alemán, la cuestión es mucho peor, ya que la tasa es 0,8 por ciento. Es decir, se perdería bastante frente a la inflación.

Tampoco es negocio colocar ese monto en un Certificado de Depósito en un banco de EE.UU., pues las tasas de interés que se paga rondan el 0,6% anual para un plazo de tres meses. Para 6 meses se paga el 0,9% y para un año apenas superan el 1 por ciento.

Tomando el plazo más corto, ese millón de dólares apenas rinde unos u$s6.000 al año por tener el dinero inmovilizado.

s
La gran pregunta del "millón de dólares" es precisamente ¿en qué invertir para no perder capacidad financiera?

Clave:  para ganar plata con 1 millón de dólares hay que diversificar

Una opción para hacer frente a este desafío podría pasar por el armado de un mix compuesto por una parte con T-Bonds y por la otra con un conjunto de acciones de primerísima línea tanto de Wall Street como de algunas bolsas europeas, aunque con revisiones periódicas de la cartera.

Una opción interesante que se le presenta a un inversor de corte conservador podría ser entrar en un fondo de inversión compuesto por acciones de buena calidad y que también tenga la posibilidad según su reglamento de quedarse en efectivo si la cosa viene mal o invertir en bonos conservadores la porción de efectivo autorizada.

Sobre este punto, los expertos consideran que lo recomendable sería conservar la mayor parte del capital relativamente líquida, a la espera de lo que suceda con la actividad económica global, aunque ello implique perder frente a la inflación. 

El valor de las acciones fluctúa y si bien un año puede tener una elevada ganancia , al siguiente puede suceder lo contario

Acciones: negocio riesgoso para invertir u$s1 millón

Para la mayoría de las personas, las acciones ocupan la mayor parte de su cartera ya que pueden proporcionar crecimiento. Sin embargo, el valor de las acciones fluctúa y si bien en un año se puede vivir la euforia de una elevada ganancia en dólares, al siguiente puede suceder todo lo contario. Es por ello que quien invierte en acciones debe mantener la compostura durante los altibajos, sabiendo que el largo plazo puede jugar a su favor si tiene una cartera diversificada.

En tal sentido, conviene repasar lo que está sucediendo este año en Wall Street, donde sus principales índices muestran caídas que van del 7,5% en el caso del Dow Jones, al 19,4% para el Nasdaq, pasando por el 11% que retrocede en S&P500. Igual suerte corren quienes invierten en mercados emergentes, pues en promedio caen un 15%, siendo la gran excepción la bolsa de San Pablo, que avanza un 19 por ciento.

Quienes optan por invertir en acciones representativas de sectores tampoco están en el mejor momento, pues los ETF del rubro financiero pierden un 9% y los del sector tecnológico un 17%. Apenas están por encima de la línea de flotación el que agrupa a empresas petroleras, con el 39% o las energéticas, que ganan un 33%.

En cambio cuando se invierte en bonos, el objetivo principal es la conservación del capital. Dado que en su gran mayoría pagan el valor nominal completo al vencimiento, al menos se recuperará su inversión original si se lo mantiene hasta el vencimiento. Mientras tanto, se obtienen ingresos por intereses, aunque en la actualidad están muy por debajo de la inflación. En definitiva, los bonos sirven para contrarrestar el riesgo de las acciones.

Los ETF, un buen instrumento para invertir dólares

En este contexto, una inversión interesante son los ETF. Se trata de fondos de bajo costo que invierten en acciones o bonos y que suelen replicar los índices bursátiles más conocidos. Por ejemplo, si quiere invertir en acciones de grandes empresas, puede invertir en un ETF basado en el índice S&P 500.

Los ETF están diseñados para igualar al mercado, no para superarlo, pero esto tiene una gran ventaja, ya que tampoco tendrán un rendimiento inferior. Para los expertos es la mejor manera de invertir en el mercado general sin asumir el riesgo que conllevan las acciones o los bonos individuales.

Tomando en cuenta lo que viene sucediendo en lo que va del año, conviene repasar cuanto dinero se dispondría hoy si ese millón de dólares se invirtió a fines de 2021. Los resultados serían los siguientes:

 

Tener 1 millón de dólares no es garantía de riqueza

Conclusión: u$s1 millón de hoy vale mucho menos que años atrás y además no es sinónimo de alcanzar la felicidad. A ello se suma que por lo general lo que se intenta es tratar de multiplicar el dinero.

En definitiva, salvo que se elija la posibilidad de gastarse ese "palo verde", tomando como filosofía de vida que "una herencia es un error de cálculo", lo cual habilitaría la posibilidad de instalarse cómodamente frente a las arenas caribeñas, es muy probable que lejos de pasarla bien en una playa solitaria se ingrese en una batalla en la que el enemigo a vencer es la inflación.

Ante esta perspectiva, seguramente el dueño de ese dinero deberá dedicar mucho de su tiempo viendo la forma de tratar de ganarle y menos a caminar descalzo cerca del mar, por más que lo desee.

Temas relacionados