No es el dólar, ni la inflación: cuál es el principal problema de Argentina, según destacado economista

Tras el comentario de la vicepresidenta sobre el "festival de importaciones", Fernando Marengo, socio y economista jefe de Arriazu, habló con iProfesional
Por Mariano Jaimovich
24/06/2022 - 19,24hs
No es el dólar, ni la inflación: cuál es el principal problema de Argentina, según destacado economista

El comentario de la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, sobre que en la Argentina se vive un "festival de importaciones", encendió la discusión sobre los problemas más profundos que vive la economía doméstica y, para sorpresa de muchos, algunos analistas opinan que no son el dólar, ni la inflación.

Uno de ellos es Fernando Marengo, socio y economista jefe de Arriazu Macroanalistas, que sostiene que la "falta de confianza" del mercado es el aspecto fundamental que imposibilita que ingresen dólares, y que también obstaculiza que se apueste por el peso y que el Gobierno pueda financiarse.

-¿Cómo percibe la situación económica actual?

-La situación económica es bastante complicada, y el programa acordado con el FMI se volvió de imposible cumplimiento. De hecho, antes de la invasión de Rusia a Ucrania ya era muy difícil de cumplir.

Me preocupa cómo se logrará el financiamiento necesario, dado que una parte importante del mismo que conseguía el Gobierno venía de los bonos ajustables por inflación (CER). Y estos ya representan un cuarto de la deuda total de la Nación, por lo que, a medida que se vaya entrando en el año electoral, puede tener una aversión del mercado para lograr el refinanciamiento. Es decir, puede traer algún problema para ver cómo se enfrentan esos vencimientos y el déficit fiscal.

Entonces, dados los eventos con los bonos CER de hace unas semanas, la incógnita es saber cómo piensa hacer el Gobierno para financiar el déficit fiscal proyectado para el año como también los vencimientos de deuda, ya que si se limitan los accesos del mercado a la colocación de deuda CER, quedará un esquema de colocación en el muy corto plazo.

Fernando Marengo habló con iProfesional de dólar, reservas e inflación.
Fernando Marengo habló con iProfesional sobre el precio de dólar, reservas, "festival de importaciones" e inflación.

En resumen, se irán amontonando vencimientos todos los meses, algo que generará un mayor desafío en las renovaciones de cada licitación, una situación que será muy estresante.

-En este marco, ¿qué puede ocurrir con el precio del dólar?

-El Banco Central viene controlando la tasa de depreciación del tipo de cambio oficial. El año pasado era 1% mensual hacia las elecciones, luego aceleró a 2% mensual, después a 3% y ahora está yendo a un ritmo de 4% a 4,5% mensual, pero con un BCRA que todavía maneja al tipo de cambio.

-La vicepresidenta de la Nación habló de "festival de importaciones", ¿qué está ocurriendo en el mercado de cambios?

-Para tener una idea, en los primeros 4 meses del año pasado, el Central logró comprar unos u$s5.000 millones en el mercado oficial, pero ahora, casi en los primeros 6 meses del 2022, no logró comprar ni siquiera u$s1.000 millones en total. Entonces, cuando uno se pregunta por qué está ocurriendo esto, a pesar de que el sector exportador liquidó más divisas que el año pasado, la respuesta está por el lado de las importaciones.

Es que con cada peso excedente de la economía nacional, se trata de adquirir el bien percibido como el más barato de la economía. Y hoy, claramente, son los dólares oficiales, donde la manera de obtenerlos es por importaciones de bienes o de servicios, que están a precio oficial.

Los pagos de deudas en pesos y la falta de reservas en el BCRA marcarán la estrategia que deberá implementar el Gobierno.
Los pagos de deudas en pesos y la falta de reservas en el BCRA marcarán la estrategia que deberá implementar el Gobierno.

En la comparación de las estadísticas del Mercado (MULC) interanual, se ve un fuerte incremento de la demanda de dólares, tanto para la importación de bienes como de servicios, destacándose la venta de pasajes, viajes y turismo. Esto al comparar los datos de la primera mitad del año pasado, donde las consecuencias del aislamiento por la pandemia fueron muy fuertes, y es esperable que ahora haya un crecimiento extraordinario interanual. Ojo, este nivel no es de los más altos que se experimentaron en Argentina. 

-¿Qué puede ocurrir con el tipo de cambio en los próximos meses?

-Creo que el Gobierno va a hacer todo lo posible para tratar de evitar un salto discreto en el tipo de cambio oficial, porque cualquier salto pasa rápidamente a inflación. Y eso afecta a las variables sociales. Entonces, si hay problema en ese aspecto, donde ya se registra un nivel de pobreza preocupante, también puede tener consecuencias políticas.

-Entonces, ¿cómo se ubicará el precio del dólar?

-Tanto para explicar qué ocurre en el mercado oficial como en el mercado bursátil de dólar, hay que explicar qué pasa en el mercado de pesos, porque el mercado de cambios es su contraparte. Es decir, el Gobierno tiene por delante ver cómo va a financiar el déficit fiscal, al mismo tiempo de considerar si va a ser capaz de refinanciar los vencimientos de deuda en pesos. Para tener una idea, a lo largo de junio, el Gobierno debe conseguir $900.000 millones para financiar los vencimientos de deuda, a ello se le suma el déficit fiscal.

Por lo tanto, si no consigue ese monto, lo más probable es que siga colocando deuda a muy corto plazo, a menos de 6 meses. Y si necesita algo extra, imagino que emitirá pesos y después tratará de esterilizarlos a través de las colocaciones de deuda del Banco Central (Leliqs). Eso tiene dos problemas: el primero, es que comenzará a crecer la deuda del BCRA, que hasta ahora se venía licuando respecto a la inflación.

El segundo problema es que, hasta que la entidad monetaria no logre esterilizar los pesos de los depositantes en los bancos, esos billetes pueden irse al mercado de cambios, tanto en el oficial pero, fundamentalmente, al segmento libre, y así ampliar la brecha.

Para Marengo, el Gobierno intentará evitar un salto discreto del precio del dólar y apretará más el cepo cambiario.
Para Marengo, el Gobierno intentará evitar un salto discreto del precio del dólar y apretará más el cepo cambiario.

-¿De qué manera impactará el menor ingreso de dólares?

-Está claro que en Argentina la oferta de dólares está fuertemente marcada en el segundo trimestre del año, que toca sus máximos históricos en los meses de julio o agosto. Siendo el mes de mayo el de mayor incremento por la liquidación de campo, pero a partir de agosto comienza a caer esa acumulación de divisas.

Y en la segunda mitad del año, se da más del 90% de déficit fiscal del año, donde suele haber mayor oferta de pesos. Por otro lado, se da la estacionalidad negativa de la liquidación de divisas. Así, siempre el Gobierno, en post de evitar un salto discreto del tipo de cambio oficial y que le acelere la inflación, prioriza la estabilidad. Para eso podría limitar más aun el acceso al mercado oficial de cambios, lo que podría repercutir directamente en la actividad económica y en la brecha cambiaria.

-En el marco del acuerdo con el FMI y con poco ingreso genuino de divisas, ¿Qué puede pasar con las reservas?

-El acuerdo con el Fondo Monetario prevé acumular una cantidad de reservas netas durante todo el año. Va a ser difícil que se cumpla, sobre todo porque no se acumularon en la primera parte del 2022, y por eso es más probable que haya más restricciones, suba de brecha y una mayor utilización de liquidez que tenga eventualmente el BCRA.

Al mismo tiempo, la entidad monetaria podría utilizar los dólares no propios que posee. Es decir, en su caja tiene divisas líquidas, que como contraparte responden a algún pasivo, y las puede ir utilizando mientras ese pasivo no sea requerido por el acreedor. En resumen, no debería tener problemas el Banco Central.

La inflación para todo el 2022, según Marengo, puede ubicarse por encima del 80%.
La inflación para todo el 2022, según Marengo, puede ubicarse por encima del 80%.

-La inflación muestra datos alarmantes, ¿qué puede suceder con la marcha de los precios?

-Si uno se fija qué pasó con la inflación en los últimos 12 meses, el acumulado es de alrededor de 60%, pero en los primeros 5 meses del 2022 creció a un ritmo anualizado superior al 80%.

Cuando se trata de indagar en los factores, se ve que la inflación es un factor monetario de mediano plazo. Pero cuando se quiere explicar en el corto plazo, se debe poner el foco en los factores que generan movimientos de precios. Por ejemplo, si se suben las tarifas, ese mes la inflación va a ser más alta por más que no haya inflación monetario. Y si se mueve al tipo de cambio, ese mes la inflación va a pegar un salto, más allá que no haya inflación monetaria.

Por lo tanto, cuando se trata de explicar la fuerte inflación que hubo a lo largo de este año, se puede decir que hubo un fuerte componente de suba de precios internacionales en dólares, de tarifas y, en menor parte, de depreciación del tipo de cambio oficial con reducción de brecha.

Para proyectar el resto del año, es probable que la suba de precios internacionales se modere pero que se acelere la depreciación del tipo de cambio oficial y que haya, por lo menos, un incremento marginal en la brecha. Con la suba de tarifas y salarios, lo más probable es que la inflación se ubique en 85% para el año.

La falta de confianza que tiene el Gobierno, para Marengo, es el principal problema que tiene el Gobierno
La falta de confianza que tiene el Gobierno, para Marengo, es el principal problema que tiene el oficialismo en la actualidad.

-¿Qué salidas le quedan al Gobierno para finalizar su mandato sin problemas?

-El principal problema que tiene la economía argentina no es el déficit fiscal, ni la inflación, ni el tipo de cambio, ni el nivel de reservas. Es la falta de confianza, porque al no haber confianza cualquier situación de déficit fiscal que se quiere financiar empieza a generar ruido, como la emisión de pesos o de bonos, debido a que hay dudas por los antecedentes de la historia argentina y sobre cuál va a ser el comportamiento del Estado. En especial, si el Gobierno va a cumplir con los pagos de las deudas.

Si no se va a dar confianza para revertir la situación actual, lo que queda es esperar un escenario en el que se profundizarán los controles, escasez de financiamiento y de falta de divisas. Algo que llevará a más inflación, menos productos y baja de actividad.-

Temas relacionados