En otro lunes negro, los inversores huyen del Bitcoin y su precio rompe un piso clave

El mundo de las criptomonedas enfrenta otra jornada en la que la suma de factores propios del mercado y cuestiones externas presionan los precios a la baja
Por Ruben Ramallo
19/09/2022 - 10,52hs
En otro lunes negro, los inversores huyen del Bitcoin y su precio rompe un piso clave

La recuperación que mostró la cotización del Bitcoin a partir de la segunda semana del mes, cuando llegó a rozar los u$s22.600 puede considerarse en la actualidad como un espejismo, pues en cuestión de horas mostró una baja que lo volvió a ubicarse en los u$s20.000 y ahora todo se agravó, pues este lunes muestra una caída mucho más pronunciada, que lo lleva a romper el piso de los 19.000 dólares.

Este nuevo ajuste del precio llena de dudas a sus tenedores, por lo que aflora el sentimiento de risk-off en el mercado, es decir el que impulsa a los inversores a proteger su capital reduciendo sistemáticamente su exposición al riesgo.

Esta situación se generaliza en un contexto en el que los principales bancos centrales de occidente continúan elevando las respectivas tasas de interés de referencia, así como también el retiro de estímulos, lo que está vapuleando a los activos de riesgo como las acciones y las propias criptomonedas.

Producto de esta circunstancia, no solo el Bitcoin cae con violencia, ya que también pierde terreno el Ether, que también está golpeado por la incertidumbre que genera el "merge" de la red Ethereum), pues a duras penas logra sostener el piso de los u$s1.300 por unidad.

Quienes siguen de cerca los vaivenes del mercado argumentan que el precio de las criptomonedas está sufriendo gran volatilidad desde el pasado lunes, cuando se inició la fusión del Ether, un proceso que finalizó el jueves, y que tiene como objetivo cambiar el mecanismo por el que se registran y validan las transacciones de esta moneda y se emiten nuevas divisas (un sistema más sostenible y menos intensivo en energía). Esto, aunque pueda ser positivo a medio y largo plazo, está generando gran incertidumbre en el corto plazo.

¿Por qué caen las criptomonedas?

Si a lo anterior se suma la óptica de la "macro", el panorama tampoco es alentador, ya que esta semana se prevé que tanto la Reserva Federal como el Banco de Inglaterra sigan subiendo las tasas de interés, reduciendo el nivel de liquidez de sus respectivos países y anunciando más subas del precio del dinero de cara al futuro.

En otro lunes negro, los inversores huyen del Bitcoin y su precio rompe un piso clave

A los nervios de las criptomonedas se le está sumando un reciente comunicado de la Casa Blanca que está intentando poner orden en este mercado. Sobre este punto, cabe señalar que algunos organismos de los EE.UU. definen al mundo de las criptomonedas como el "Salvaje Oeste" y están impulsando la posible creación de un organismo que regule las criptomonedas.

De esta manera, estarían propiciando un ataque al corazón del sistema, que es precisamente la falta de regulación y la baja trazabilidad de las operaciones.

Si finalmente se concretara esta iniciativa y se crea un organismo público que controle y regule las criptomonedas, los inversores podrían establecer un nuevo precio que refleje esa pérdida de "confidencialidad" y "secretismo" que ahora mismo domina este mercado.

Dólar digital

Una alternativa que se viene gestando desde hace un tiempo es que el propio Tesoro y la Reserva Federal de los EE.UU. lancen finalmente un dólar digital que pueda ofrecer algunas de las ventajas que exhiben las criptomonedas y ocupar su espacio.

No obstante, los defensores de las criptomonedas creen que una divisa pública digital nunca podrá ofrecer el anonimato que otorgan hoy activos digitales como el Bitcoin.

El debate está abierto, pero lo cierto es que la banca central ha acelerado la investigación y las pruebas para el lanzamiento de las conocidas como CBDC.

El Tesoro y la Reserva Federal de los EE.UU. podrían lanzar finalmente un dólar digital

Estas son formas digitales de la moneda fiduciaria de un país, que han sido emitidas por un banco central y que, por lo tanto, suponen una representación digital del dinero contante y sonante. Es decir, que este tipo de moneda tiene la propiedad de estar regulada por un estado o por una unión de estados.

Una moneda digital de curso legal cuya emisión y registro de transacciones se realizan mediante algún tipo de sistema con bases de datos centralizada.