Deuda en pesos: alertan por signos de saturación y crece el miedo en el mercado

La última licitación de Massa dejó un sabor amargo en los analistas, que alertan señales de fatiga en la deuda en pesos. Sigue el temor por reperfilamiento
Por Mirta Fernández
26/10/2022 - 16,30hs
Deuda en pesos: alertan por signos de saturación y crece el miedo en el mercado

Tras la última licitación de deuda del Tesoro, en el mercado advierten que la deuda en pesos está dando signos de "saturación" y "fatiga", con lo cual los temores a un riesgo de reperfilamiento siguen latentes.

En la licitación del miércoles último, la Tesorería obtuvo un financiamiento neto de $ 17.000 millones, con lo cual los analistas de PPI consideraron que si bien superó la prueba porque consiguió renovar los vencimientos de la semana, el resultado dejó un sabor "semiamargo" dado que "los fondos frescos estuvieron muy por debajo de lo esperado" .

En Cohen Aliados Financieros también alertaron que el financiamiento neto fue "sólo un 5% del que se consiguió el mes pasado, reflejando las dificultades que vuelve a enfrentar el Tesoro para colocar deuda".

Asimismo, un informe de GMA Capital subrayó que "los bonos en moneda local no tuvieron un gran mes, en lo que va de octubre los Boncer y dollar-linked cayeron 1,2% y 2,8% respectivamente.

Y explicó que el ajuste en la curva CER "se vinculó a una inflación menor a la esperada en el mes de septiembre", mientras que en el caso de los bonos dollar linked es por una menor expectativa de devaluación.

Deuda en pesos: crece el temor por reperfilamiento

El último informe de la consultora 1816 alertó que "la deuda soberana en pesos estuvo dando claras señales de saturación en las últimas semanas", e indicó que en octubre los Fondos Comunes de Inversión que invierten en renta fija en moneda local están sufriendo rescatas que suman $ 39.000 millones en lo que va del mes.

Analistas de mercado alertan por signos de saturación del mercado de deuda en pesos
Después de la última licitación de deuda del Tesoro, analistas alertan por saturación del mercado de deuda en pesos.

La consultora sostuvo que "el mercado muestra preferencia de riesgo BCRA por sobre riesgo del Tesoro y eso es lo que explica el notable crecimiento en el stock de pasivos remunerados del BCRA, que ya es prácticamente de $ 9 billones".

En sintonía, un análisis de Consultatio Plus aseguró que "la preocupación por un eventual salto cambiario pasó a un segundo lugar a partir del éxito que cosechó el dólar soja y la implementación del sistema SIRA de control de importaciones" y el foco del mercado se desplazó "al límite de la capacidad de endeudamiento".

"La preocupación se centra hoy en la dinámica de la deuda en pesos donde empezaron a verse más claramente signos de fatiga", aseveró

El analista financiero Christian Buteler destacó que "se notan más pesados los bonos en pesos, en la curva CER, y en los títulos a tasa fija o variable en pesos se evidencia que les cuesta más recuperarse".

A su vez, en PPI remarcaron que "a la incipiente fragilidad de las cotizaciones (tanto CER como dólar linked), se le sumó la confirmación de la intervención del BCRA durante la segunda semana de octubre y una licitación muy modesta".

La duda invade a los mercados por deuda en pesos

En PPI plantearon: "Los temores del mercado giran alrededor de las perspectivas de la deuda en pesos en 2023, en especial, si el próximo Gobierno intenta quitar el cepo cambiario y los pesos atrapados buscan otros horizontes".

En la última licitación de deuda, el Tesoro obtuvo un financiamiento neto bajo que encendió la luz de alarma
En la última licitación de deuda, el Tesoro obtuvo un financiamiento neto bajo que encendió la luz de alarma.

Según sus cálculos, "el excedente de pesos alcanza 7,5% del PBI al tercer trimestre de este año, lo cual parece demasiado, incluso ante un cambio de administración que mejore la demanda real de dinero".

A su vez, en Aurum Valores evaluaron que el resultado de la última subasta del Tesoro fue "pobre, tuvo que convalidar tasas más altas y consiguió un roll over mucho más bajo que en las licitaciones anteriores".

"El riesgo de reperfilamiento percibido por el mercado sigue bien alto, cuando se comparan los rendimientos de bonos ajustables por CER y dolar link con vencimientos 2024 respecto a los 2023".

Al respecto, Nery Persichini, estratega de GMA Capital comentó a iProfesional que "la muralla invisible de 2024 está cada vez más cerca y no hay señales de mejora en la tasa forward de los bonos a 1 y 2 años, una variable que es termómetro de los temores del mercado" y puntualizó que "el rendimiento de indiferencia entre TX24 y Tx23 no baja de 15%, esto equivale a pensar que los inversores exigirán una tasa de 15% por una LECER a un año en marzo que viene".

"Al respecto de estas inquietudes, el mercado le presta más atención a los economistas de la oposición que al propio gobierno. Sin poder alterar las expectativas, la única respuesta oficial fue una mayor intervención en las curvas de pesos para darle fuerza a paridades puntuales", señaló Persichini. 

Al respecto, en 1816 concordaron que "lo que más preocupa es lo de siempre: haya problemas hoy, en un mes, o en seis, sigue siendo una incógnita cómo hará el Gobierno para colocar títulos a 2024 con un mercado que se resiste a comprar instrumentos con vencimiento en el próximo mandato presidencial".

Al mercado le preocupa la abultada carga de vencimientos, en especial, los de 2023
Al mercado le preocupa la abultada carga de vencimientos, en especial, los de 2023.

Deuda en pesos: ¿cuándo podría volver a tensarse?

El informe de Consultatio destacó que "de acuerdo con la narrativa del mercado actual, durante el verano las chances de que volvamos a experimentar un temblor con el de junio en la curva en pesos es alta" y esa visión se central en el perfil de vencimientos por delante.

Y es que precisó que el parántesis que abrió el canje de deuda voluntario lanzado por Massa en agosto "comenzará a cerrarse en noviembre" y "a partir de allí comienza otra etapa donde el nivel de vencimientos a renovar aumenta significativamente".

De acuerdo al análisis, las dos herramientas que sirvieron para superar la crisis de deuda en junio, que fueron la intervención del BCRA para proveer liquidez al mercado, y despejar los vencimientos a través del canje por los bonos duales, "hoy no funcionarían igual" y "son muchos menos efectivas".

"En el caso de la intervención del BCRA, porque su hoja de balance está mucho más deteriorada", fundamentó. En cuanto a la opción del canje por bonos duales, consideró que "esta herramienta es difícilmente reproducible hoy porque la normalización de las curvas que se registró llegó hasta la muralla invisible de las elecciones, y partir de ese momento, las curvas de rendimientos siguió rota. Plantear un canje a tasas de mercado con rendimientos de CER+25 sería equivalente a admitir una promesa de pago incumplible".

Ante esta coyuntura, en Consultatio juzgan que "la dinámica de la deuda de pesos hoy es un problema más urgente que el cambiario" y aseguraron que el "gobierno deberá encarar la situación de ls vencimientos antes de que el contexto se haya tensado en exceso".

En GMA detallaron que en lo que queda del año restan vencer $ 1,8 billones, y en 2023 el Tesoro enfrentará obligaciones por más de $8,9 billones, donde el 88% se encuentran ajustadas a la inflación o al tipo de cambio. Por lo pronto, el Tesoro realizará una nueva licitación de la deuda el próximo jueves 27 de octubre -donde deberá renovar vencimientos por alrededor de $ 135.000 millones.

Temas relacionados