Dólar e inflación: qué piensa hacer Ariel Coremberg, el economista que asesora a Patricia Bullrich

Para saber cómo se pueden resolver los problemas con el dólar e inflación, iProfesional habló con Ariel Coremberg, economista y asesor de Patricia Bullrich
Por Mariano Jaimovich
27/11/2022 - 08,45hs
Dólar e inflación: qué piensa hacer Ariel Coremberg, el economista que asesora a Patricia Bullrich

La pelea por las elecciones presidenciales 2023 ya empezó, en un marco de preocupantes problemas actuales como la tensión por el precio del dólar y la inflación en niveles superiores al 6% mensual.

Para saber cómo se pueden resolver estas cuestiones en caso de ganar la disputa política, iProfesional conversó con Ariel Coremberg, economista y asesor de Patricia Bullrich, una de las posibles candidatas de la oposición.

Este experto, que además es docente de universidades como UBA, UCEMA y UDESA, considera que "estamos al borde del abismo con un riesgo de plan Bonex" y opina qué salidas hay para salir del cepo cambiario.

-Cómo asesor de Patricia Bullrich, ¿cuáles son las primeras medidas que tomaría si ella llegase a ser Presidenta?

-Primero se debe tomar en cuenta la situación política y económica con la que se va a partir en diciembre del 2023, que, como siempre, es complicada cada vez que cambia un gobierno en Argentina. Es que todos tratan de refundar el país y hacer un movimiento histórico para trascender a próximas reelecciones, en vez de intentar realizar un sistema económico que permita un progreso social de los argentinos.

Entonces, el primer punto, como condición necesaria para que un plan económico funcione, más allá del aspecto técnico, es tener credibilidad y reputación de las autoridades económicas, tanto del Ministerio de Economía como del Banco Central, que sólo emite dinero para cubrir las necesidades del fisco, dado que Argentina no tiene crédito.

Desde lo político, la cuestión central es que se ha perdido la confianza en la palabra Presidencial. Por eso, lo que se debe reestablecer eso y que a partir de eso Argentina cumpla con los compromisos que tiene con su propia sociedad.

La baja cantidad de dólares que posee el Banco Central genera preocupación entre los economistas, de cara a los próximos meses.
La baja cantidad de dólares que posee el Banco Central genera preocupación entre los economistas, de cara a los próximos meses.

A partir de ahí se puede respaldar un ministerio de economía y BCRA sólidos. Además, así se pueden resolver las cuestiones cambiarias y monetarias, que para mí son aspectos secundarios ante el caos fiscal que estamos teniendo.

-¿Cuáles son los problemas que se tendrían que atacar de entrada para ordenar la economía?

-Los problemas que hay en la macroeconomía argentina están todos abiertos, estamos al borde de una quiebra directa del sistema previsional, el sistema bancario está a riesgo de un plan Bonex, el sistema cambiario así no puede seguir porque no hay dólares. Las importaciones bajo el cepo tampoco pueden seguir así, y los argentinos siguen desconfiando de la moneda argentina, donde el espejo de eso es la demanda de dólares.

-Al respecto, ¿cuáles son las salidas para "arreglar" el desfasaje cambiario que existe en el país?

-Entre las posibles salidas se habla mucho de una doble moneda, o de un sistema bimonetario, o de una dolarización o, incluso, de implementar una canasta de monedas. Se habla de todo eso, y no es que no estoy de acuerdo con ellas, pero antes de resolver esta reforma monetaria, que sería adoptar una moneda ajena o reestructurar la moneda argentina de alguna forma, primero se debe saber cuál va a ser la inflación a fines de 2023, fecha que asume el nuevo gobierno.

Es decir, saber cuánto será el incremento de precios: ¿60% del Presupuesto o 135% como demandó Moyano en el último convenio colectivo? O bien, saber si será más de ese porcentaje con riesgo de hiperinflación, o no. Sin conocer ese dato, no se puede proyectar ya que dependerá de la magnitud.

El punto central es lograr un equilibrio fiscal para la sociedad para hoy y mañana, no para un momento dado. Y ahí la reforma monetaria va a aportar un primer paso para la estabilidad completa de precios para siempre. Pero eso no se va a lograr con las instituciones fiscales que tenemos hoy, donde los argentinos pagan impuestos por salud pública y educación que no funcionan, y deben duplicar esos gastos para tenerlos debido a que deben acudir al sistema privado.

Como dice Tomás Sargent, el origen de la inflación es el caos fiscal, que genera la necesidad de emitir y también de deuda pública. No vaya a ser que se tome deuda pública para sostener el déficit.

La inflación alta genera presión a una mayor emisión monetaria y endeudamiento a través de Leliqs.
La inflación alta y el déficit fiscal elevado están generando presión a una mayor emisión monetaria y endeudamiento a través de Leliqs.

-¿Cómo se baja entonces el déficit fiscal con la estructura estatal actual?

-El déficit fiscal se está produciendo por diferentes orígenes, como tener un gasto publico ineficiente, que a nadie le sirve aunque hay algunas excepciones. Y de bajos ingresos impositivos respecto a lo que se desea gastar.

A ello se le suma el déficit de empresas públicas, que supera peligrosamente en este momento los u$s7.000 millones anuales. Una cifra mayor a reducir el déficit por medio de subir las tarifas y cortar los subsidios. Es decir, no sirve hacer esto solo para hacer un ahorro fiscal si del otro lado hay un conjunto de empresas públicas dirigidas por militantes no profesionales con los cuales se subsidia la militancia, la corrupción y los negocios prebendarios de aquellos que apoyan la campaña electoral. 

Por ejemplo, quiero saber si se está teniendo a YPF como Tesorería, a ello le suman los déficit de Aerolíneas Argentinas y AySA, que en este último caso alcanzaría un rojo de u$s500 millones, al tipo de cambio de contado con liquidación.

-¿Y con la "bola de nieve" de Leliqs que tiene hoy el Banco Central que haría?

-La bola de Leliqs que tiene hoy el Banco Central pone en peligro a todos los depositantes, y hay un riesgo de plan Bonex. Cabe recordar que en el gobierno de Alfonsín se ofrecían depósitos indexados, como hoy son los UVA, que en vez de 90 días pasaban a ser de un mes y después a 7 días de plazo fijo. Eso sí es peligroso. 

Los plazos fijos están garantizados con emisión monetaria contenida por las Leliqs. Es decir, la función de un banco debe ser prestar los depósitos de todo tipo al sector productivo. En Argentina están prestados en un 62% en títulos de deuda pública indexada, que son las Leliqs.

Es peligrosísimo, porque al estar con un gobierno que no tiene credibilidad, es inexorable que la tasa de interés continúe creciendo generando emisión monetaria sobre los intereses de las Leliqs, y así nuevas Leliqs se colocaran. Estamos viviendo un Ponzi (NdeR.: sistema de estafa piramidal) macroeconómico.

Así no puede continuar funcionando el sistema financiero, porque no hay crédito. De hecho, hoy los desequilibrios se asemejan al final Gobierno de Alfonsín. Pero hay probabilidad que no haya un estallido si se genera un cambio de Gobierno con credibilidad, por lo que ahí se eliminaría el riesgo de un plan Bonex.

-Entonces, ¿para solucionar los problemas de la economía qué hace falta?

-Se debe hacer al mismo tiempo una reforma laboral, una reforma previsional y monetaria. Pero, primero, ante todo, un ordenamiento fiscal para siempre. Para todo eso, el próximo gobierno va a tener que tener un aval político muy grande de la gente.

Temas relacionados