Massa redobla esfuerzos para evitar un aumento de la brecha del dólar: qué medidas analiza

Con ajustado margen de maniobra y en medio de reclamos, el ministro evalúa alternativas para cubrir el bache de dólares por la sequía
18/02/2023 - 07:55hs
Massa redobla esfuerzos para evitar un aumento de la brecha del dólar: qué medidas analiza

Sergio Massa quiere evitar que el mal dato de la inflación de enero -del 6,0%, bien por encima de las expectativas- tenga un impacto en la brecha cambiaria. Los propios funcionarios del gabinete económico temen que en las próximas semanas haya una presión sobre el mercado del dólar, y el mismo ministro evalúa distintas opciones para desinflar esas expectativas.

Algunas de las herramientas están a la mano y, de hecho, ya fueron utilizadas por Massa en los últimos meses.

Lo más práctico pasa por el recorte de las importaciones. De hecho, hoy en día esa cuestión forma parte de la mayoría de las protestas de los empresarios, que tienen serios problemas para importar productos terminados y también insumos clave para fabricar en el país.

La falta de dólares es clave para entender la dinámica inflacionaria. Sin divisas, los costos de los formadores de precios se disparan y las expectativas se recalientan.

El escenario de los dólares luce muy complejo, y de ahí que sea casi imposible que pueda cumplirse la proyección de Massa de una inflación más baja -del 60%- para este año.

Para peor, este cuadro juega en contra de la estabilidad cambiaria. El ministro hará "lo que sea" para evitar una devaluación, y por eso mismo le ordenó a su equipo que busquen todas las alternativas para tapar el bache de faltantes de dólares.

La falta de dólares puede alimentar expectativas inflacionarias.
Preocupación: la falta de dólares puede incrementar costos y generar más inflación.

Dólares que faltan y faltarán

El faltante de divisas de este año, respecto de 2022, es innegable. Según distintos informes, la caída de ingresos por la sequía y la caída de los precios agroindustriales será de entre u$s10.000 millones y u$s14.000 millones este año.

Las últimas lluvias de fines de enero y a comienzos de este mes llevaron algo de alivio al campo, pero tanto la Bolsa de Cereales de Buenos Aires como la de Rosario mantienen su previsión de un impacto duro en la producción de la cosecha gruesa, por la falta de humedad en los suelos.

Lo dicho más arriba: el ajuste más fuerte vendrá por el lado de la clausura de las importaciones. La instalación de un cepo más duro está a la vista. Y las quejas de los empresarios son cada vez más audibles.

Esa realidad tiene un impacto que ya se avizora en la inflación. El último informe del INDEC dejó en claro que no es sólo la carne. La sequía en el campo y la sequía de dólares le ponen una presión muy fuerte a los precios.

¿Cómo conseguir más dólares?

Más allá de las restricciones, la intención de Massa es conseguir divisas por distintas fuentes.

La que acaba de explorarse fue la línea "repo" de un consorcio de bancos. Una medida que termina siendo onerosa a cambio de acercar dólares a las raquíticas reservas del Banco Central.

Massa traza distintos planes para reforzar las arcas del Banco Central.
Massa traza distintos planes para reforzar las arcas del Banco Central.

Por otro lado, se mantiene abierta la puerta a la llegada de divisas desde Brasil. Por ahora, quedó lejana la posibilidad de contar con un préstamo de DEGs que el país vecino no utilice. El Gobierno cree que Lula no quiere quedar expuesto políticamente, ni podría defender en un Parlamento brasileño tan dividido como el argentino, un préstamo de ese tipo a su "amigo" Alberto Fernández.

Lo que sí quedó a mano es la chance de que el BNDES financie con u$s500 millones a u$s600 millones la mayor producción gasífera en la Argentina, que en definitiva también beneficiará a Brasil.

En el Palacio de Hacienda se muestran cautos sobre la implementación de la moneda común (Sur), pero no descartan que en los próximos meses pueda haber avances para que no se utilicen divisas para financiar el déficit comercial con el vecino.

Diferente es el caso de la relación con China. A mediados de noviembre, durante la cumbre presidencial que tuvo con Xi Jinping, Alberto Fernández acordó ampliar el swap en u$s5.000 millones para poder utilizar en el comercio entre ambos países.

Así, ya se activaron u$s500 millones adicionales a los u$s500 millones que ya estaban siendo utilizados. Se trata de yuanes que están en las reservas del BCRA y que la Argentina utiliza para hacer frente al déficit comercial con China. De esa forma, evita utilizar los escasos dólares y le paga a China con los mismos yuanes que ese país nos presta.

El ahorro en gas y la carta de los organismos

La secretaria de Energía, Flavia Royón, anunció que este año habrá un ahorro de u$s2.100 millones por las compras anticipadas de GNL. "En el Presupuesto estaba establecido un gasto de 3.465 millones de dólares para la importación de energía y gracias a la licitación y a la compra anticipada de GNL, ese monto terminó siendo de 1.313 millones", detalló el ministro Massa.

¿El FMI le
¿El FMI le "perdonará" algo a la Argentina?: en el Gobierno no lo descartan.

Algunos economistas, como Sebastián Menescaldi, de Eco Go, estima que el ahorro en el renglón energético sería superior. También se estiman menores gastos en dólares por la baja en los costos de los fletes y el transporte internacional.

Este año, a diferencia de 2022, la Argentina debe pagar u$s4.000 millones netos al FMI. El año pasado fue al revés. Es muy posible que, en algún momento, Massa intensifique las negociaciones para que el organismo compute sobrecostos por la guerra a favor de la Argentina y le "perdone" ese dinero.

¿Es posible que haya algún desembolso extra de los organismos internacionales para la Argentina? Desde el gabinete económico no lo descartan. Pero admiten que se trataría de montos que no resultan determinantes para la compleja situación financiera del país.

Temas relacionados