iProfesional

Alta inflación y tipo de cambio: cuál es la inversión más conveniente para un ahorrista tradicional

Cuáles son las mejores opciones de inversión para un ahorrista tradicional que busca recuperar parte de lo perdido y no exponerse a riesgos elevados
Por Ruben Ramallo
07/02/2024 - 11:55hs
Alta inflación y tipo de cambio: cuál es la inversión más conveniente para un ahorrista tradicional

Para un inversor tradicional que elige preferentemente aquellas opciones que en el mejor de los casos buscan sacar alguna diferencia a su favor tomando en cuenta los dos "drivers" tradicionales, que son la inflación minorista y el dólar blue, el escenario para los próximos seis meses se presenta complicado. En ese contexto, el plazo fijo UVA se presenta como el gran ganador.

Más allá de los resultados que pueda obtener de ahora en más, se viene de un último trimestre en que la pérdida de poder adquisitivo de estas alternativas fue muy significativa. Al respecto, si se compara el incremento de la inflación entre noviembre y enero, que rondaría el 72% y se la compara con la evolución del blue, que fue de apenas el 8,1%, la pérdida es del orden del 37%.

En tanto que si se considera la tasa de interés de un plazo fijo tradicional, cuyo acumulado alcanzó al 34%, se perdió un 22% de su poder de compra. Finalmente, quien apostó a un plazo fijo ajustado por UVA, en este último trimestre la variación fue del 44,5%, por lo que la merma fue del 16 por ciento.

Con estos resultados a la vista, es obvio que se está en presencia de una fuerte licuación de los activos financieros, por lo que es complicado establecer un rumbo para los próximos meses.

No obstante, existen fuentes de información que pueden ayudar a tomar decisiones. En este caso se trata del REM o Relevamiento de Expectativas del Mercado de difunde habitualmente el Banco Central. En este informe se publican las proyecciones de un importante número de consultoras, bancos y otras fuentes, referidas a cuestiones tales como la inflación esperada, las tasas de interés, la evolución del tipo de cambio oficial, comercio exterior, nivel de actividad, desempleo, resultado fiscal, entre otras.

Si bien todas estas variables tienen su propio peso, para el inversor adquieren especial relevancia las tres primeras, es decir las referidas a la inflación, tasas de interés y tipo de cambio.

El escenario para los próximos seis meses se presenta complicado para el inversor tradicional

Las inversiones más interesantes: el plazo fijo UVA, gran ganador

Considerando las estimaciones para el trimestre febrero – abril, surge que la inversión más interesante sería el plazo fijo ajustado por UVA, que si bien tiene un plazo mínimo de 180 toma en cuenta parte de la inflación de diciembre, que fue la más alta del período, debido a la forma en que está elaborado el índice de referencia. Es por ello que en este período mostraría una suba del orden del 73%, por lo que recuperaría parte de la pérdida de los meses anteriores.

Diferente es el caso del plazo fijo tradicional, pues en un escenario en el que se prevén bajas en las tasas de interés, en este trimestre apenas tendría un rendimiento del orden del 31 por ciento.

Por el lado del dólar, si bien el REM solo muestra las estimaciones del oficial, se puede hacer un pronóstico bajo tres supuestos: que la brecha se mantenga o suba muy levemente, ante lo cual el marginal replicaría la evolución del oficial, que subiría un 34% en estos meses, tras una hipotética corrección en abril. En cambio, si la brecha se elevara al 50%, su rendimiento trimestral superaría el 40% y en el otro extremo, si se potenciara la brecha y llegara por ejemplo al 100%, la suba trimestral sería del orden del 54 por ciento.

Para el segundo trimestre, el que va de mayo a julio se prevé cierta desaceleración de las variables, con el plazo fijo UVA trepando casi el 40%, es decir 12 puntos por encima del plazo fijo tradicional, por lo que prácticamente igualaría el avance del blue en caso que la brecha alcanzara el escalón más alto, es decir del 100%.

Finalmente, si se toman ambos trimestres en forma agregada, para el lapso que va de febrero a julio, el ganador sería el plazo fijo UVA, con un rendimiento del 140%, seguido de lejos por el dólar blue en su peor versión (brecha del 100%) que ganaría un 115%. En cuanto al plazo fijo tradicional, este apenas rendiría un 66%.

De esta manera, quienes opten por la primera opción obtendrían una ganancia "real" del orden del 24%, mientras que si la brecha del blue trepara hasta el 100%, su rendimiento sería superior al 10%. En cambio, el plazo fijo tradicional volvería a perder frente a la inflación, pues caería otro 14 por ciento.