Furor por la cocina coreana: en qué restaurantes comer y qué platos tenés que pedir

Esta pequeña guía te va a permitir agendar algunos de los platos que sí o sí hay que probar si queremos sentirnos un rato en Seúl
Por Silvina Reusmann
12/05/2022 - 15,06hs
Furor por la cocina coreana: en qué restaurantes comer y qué platos tenés que pedir

Tal como pasó con la cocina japonesa que rompió las fronteras de su comunidad y se expandió por la Argentina, o los restaurantes y bares con menú libre de gluten -cada día más fomentados-, la gastronomía coreana también comenzó a abrirse camino y hoy es una de las cocinas favoritas de los porteños.

Y si bien ya podemos identificar con seguridad nigiris, sashimis y rolls, todavía tenemos algunas dificultades para reconocer las diferencias entre el kimchi, el bibimbap, el bulgogi o el japchae. Por eso armamos esta pequeña guía para agendar algunos de los platos que sí o sí hay que probar si queremos sentirnos un rato en Seúl.

La entrada o banchan es uno de los platos típicos coreanos

Dónde ir a comer cocina coreana

Flores y Floresta son el epicentro de la gastronomía coreana. Un consejo: ir temprano, primero porque se llenan y segundo porque algunos cierran a la hora en la que los porteños nos sentamos a comer. En los restaurantes coreanos tampoco hay sobremesa: la gente come y se va, sin mucho preámbulo. No se estila el café para terminar la comida y los postres; si los hay, no suelen ser amigables para el paladar occidental (hay excepciones).

La parrillada coreana es muy distinta a la tradicional argentina

Cuando en una carta aparece la palabra japchae tenemos que saber que se trata de fideos, más específicamente, de los tradicionales fideos coreanos elaborados con almidón de boniato o batata, muy característicos por ser casi translúcidos. Suelen servirse fríos o calientes salteados con verduras o carnes. Este plato forma parte de la propuesta de la cafetería y restaurante Hwang Gum donde, además de comer, se pueden comprar una cantidad de productos importados como variedades de infusiones, etiquetas de soju (un destilado típico de Corea), jugos de frutas rarísimas; todo tipo de ramen listos para preparar y los famosos Pepero, unos palitos dulces que son adictivos. Morón 2974, Flores.

Un delicioso bulgogi es un plato que se encuentra prácticamente en todos los restaurantes de la comunidad

El bulgogi proviene de las palabras "fuego" (bul) y "carne" (gogi) y es una carne marinada en una mezcla de salsa de soja, aceite sésamo, pera, ajo y otros ingredientes, servida sobre una superficie caliente. Tanto en Gogiya, una clásica parrilla libre, como en KU:L, un restaurante de comida casera coreana, preparan un delicioso bulgogi aunque es un plato que se encuentra prácticamente en todos los restaurantes de la comunidad. Gogiya queda en Av. Carabobo 1583 y KU:L en Av. Carabobo 1107, ambos en Flores.

Na Num, el restaurante de Lis Ra, chef que pasó por cocinas como las de Niño Gordo

Dicen que cada familia tiene su receta de kimchi, una de las preparaciones más famosas. Su uso más popularizado en el país asiático es como entrada o banchan pero también se sirve acompañando un plato principal, en sopas o en los mandu, la versión coreana de los dumplings. En Norte, un restaurante y pizzería, preparan una original pizza de kimchi y panceta o con hongos en su versión vegetariana (Felipe Vallese 3123, CABA) y en Daonda hay Kimchi-Jeyuk: una carne de cerdo picante (Av. Carabobo 1519).

Bibim significa mezclar y bap significa arroz, esa combinación da como resultado otro de los platos coreanos más populares, el bibimbap que consiste en un bol de arroz servido con verduras, carne, huevo y salsa picante. En este plato, el salado y el dulce se entrelazan con el picante y dan como resultado un sabor muy característico de esta cocina. Los dueños de Chouse abren las puertas de su casa e invitan a los visitantes a comer en la terraza. Preparan cocina coreana fusión y solo tienen 8 cupos por cena. Ubicado en Almagro, hay que hacer la reserva al 3582-8509.

Cuando en una carta aparece la palabra japchae tenemos que saber que se trata de fideos

Sobre la pequeña cortada Ruperto Godoy y sus alrededores hay bastantes lugares para elegir. En Azit chicken bar (Ruperto Godoy 733); Maniko (Felipe Vallese 3472) y KIKIRIKI (Terrero 1525) se puede probar el famoso pollo frito, un clásico del street food coreano que se ofrece en distintas versiones, algunas picantes y otras no tanto, pero todas deliciosas.

Parrillada coreana: cómo es y dónde podés encontrarla

La gastronomía coreana comenzó a abrirse camino en los barrios porteños

Hangukkwan (Saraza 2135); Daonda (Av. Carabobo 1519); BAB (Ruperto Godoy 758); Yugane (Paez 3063); Makarios (Felipe Vallese 3130) y The Kunjip (Felipe Vallese 3209) ofrecen la tradicional Korean BBQ o parrillada coreana, muy distinta a las que podés comer en una parrilla tradicional argentina, de las cuales hay muchas en Buenos Aires.

La parrillada coreana suele prepararse directamente en la mesa donde se ubica el brasero donde se van cocinando las carnes que llegan a la mesa ya maceradas. Alrededor de la parrilla se acomodan todos los bachan o guarniciones que la acompañan. Es un plato ideal para compartir entre varios porque hay una gran cantidad de sabores para disfrutar y el ritual es muy divertido.

KIKIRIKI, uno de los lugares para probar cocina coreana

El restaurante Una Canción Coreana fue uno de los primeros en popularizarse fuera de la comunidad. Los entusiastas de la buena cocina coreana llegan desde toda la ciudad para conseguir una mesa y disfrutar algunos de los platos cargados de tradición (Av. Carabobo 1549), y en el Microcentro, el famoso Mr. Ho también hace de las suyas con una carta súper atractiva para los que buscan nuevas aventuras gastronómicas (Paraguay 884). En Caballito, quienes tengan ganas de probar la pastelería coreana, pueden acercarse a Lab Sucré que tiene una gran combinación de sabores y uno de los más ricos cheescakes japonés.

Flores y Floresta son el epicentro de la gastronomía coreana

El último, fuera de carta, es Na Num, el restaurante de Lis Ra, chef que pasó por cocinas como las de Niño Gordo y tiene su programa en El Gourmet. Ella hace un interesante cruce de sabores donde hay mucha tradición y reinterpretación con productos locales en un espacio moderno y minimalista de Chacarita (Roseti 177).

La ciudad está también llena de restaurantes coreanos escondidos detrás de puertas que no tienen ninguna identificación y a los que suele llegarse por boca a boca o simplemente preguntando. Sea cual fuere el elegido, una experiencia llena de sabores exóticos y deliciosos, está garantizada.

Temas relacionados