Más artículos

Cuáles son las principales críticas hacia la medicina homeopática

Cuáles son las principales críticas hacia la medicina homeopática
El uso de métodos no tradicionales es una tendencia creciente a nivel mundial, aunque no siempre tiene los fundamentos necesarios
12.07.2019 14.31hs Health & Tech

Los cuestionamientos a la medicina homeopática están a la orden del día, al igual que el desarrollo de esta corriente terapéutica. Al tiempo que aumenta la cantidad de investigaciones y medidas que van en contra del uso de la homeopatía para tratar enfermedades, también crecen los adeptos y los laboratorios que producen estos elementos.

La homeopatía podría definirse como un tipo de medicina alternativa que utiliza concentraciones muy pequeñas de sustancias orgánicas similares a las que crean los síntomas de una enfermedad. Según quienes la defienden, esta característica podría resultar beneficiosa para el paciente al momento de tratar esa patología, ya que se parece más a los agentes que la causan, incluso mucho más que cualquier medicamento alopático.

La explicación técnica de este aspecto se basa en el principio de la similitud, que se puede explicar desde varios ejes.

En primer lugar, toda sustancia activa es capaz de provocar en un individuo sano un conjunto de síntomas que son característicos de dicha sustancia.
Por otro lado, toda persona enferma presenta un conjunto de síntoma característicos de su enfermedad; y por otro lado, un conjunto de reacciones específicas de defensa ante la situación mórbida.

Según quienes administran y usan la homeopatía, la curación los síntomas se consigue administrando al paciente enfermo dosis muy pequeñas (diluidas) capaces de producir a dosis altas síntomas semejantes a los del enfermo.

Así, podría decirse que el objetivo de la terapia homeopática es generar reacciones a dosis pequeñas, de modo que el cuerpo del paciente se exponga lo menos posible a elementos externos.

¿Qué argumentos hay del otro lado, es decir, en contra de la homeopatía?

La crítica más frecuente frente argumenta que a dosis tan bajas, como las que se utilizan, las sustancias pierden su eficacia y no se genera ninguna reacción. De esta manera, los únicos efectos vistos serían producto del placebo y no de la medicina homeopática como tal.

No obstante, la homeopatía tiene otro concepto para refutar esta crítica: la memoria del agua. A partir de ese concepto establece que más allá de que la dilución sea extrema, es el agua la sustancia que tiene la capacidad de guarda información que puede cumplir el fin propuesto.

La producción de los medicamentos se basa en sumergir durante horas sustancias medicinales en un excipiente (agua, alcohol, azúcar) con el fin de que este "guarde en su memoria" las propiedades curativas de la materia prima. Posteriormente, esta solución se diluye hasta presentar en su composición sólo una pequeñísima parte de la sustancia inicial. Como resultado, se obtiene un fármaco con un contenido mayoritariamente acuoso.

El principal problema, donde se paran los críticos de la homeopatía para criticarla, es que los productos y sus efectos tienen pocos estudios científicos que los respalden. Si bien hay personas que han visto resultados positivos, la realidad es que es difícil asegurar que el impacto en la salud es positivo -e incluso mejor que con la medicina tradicional-.

Este aspecto cobra relevancia al momento de someter al paciente a una terapia o tratamiento para mejorar los síntomas de la enfermedad que lo aqueja. Si bien es cierto que la medicina tradicional ha cometido -y comete- errores, tanto de diagnóstico como de intervención y tratamiento, la realidad es que a lo largo de la historia se ha visto una evolución significativa en la calidad de vida de la población mundial.

Esto no significa que se trata de un campo impoluto e incuestionable, incluso existen estudios que no se realizan en las condiciones adecuadas; pero sí es posible afirmar que en la mayoría de los casos las investigaciones dan cuenta de realidades médicas y científicas y permiten aplicar los hallazgos a los pacientes de manera exitosa.

En contraposición, la medicina alternativa no es tan rigurosa en cuanto a sus estudios y a los resultados que obtiene. De esta manera pierde fuerza a la hora de poder afirmar su efectividad, lo cual no implica que no la tenga, sino que no se ha demostrado de manera adecuada como para hacer de ella una alternativa para todos los ciudadanos. Si bien los productos homeopáticos no producen daño en sí mismos, ya que las sustancias están altamente diluidas, la realidad es que muchas personas, por consumir estos medicamentos, se pierden la posibilidad de utilizar otros que sí la han demostrado, como es el caso de la mayoría de los antibióticos.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar