Más artículos
¿Tomás anabólicos en el gimnasio?: así impactan en tu cuerpo

¿Tomás anabólicos en el gimnasio?: así impactan en tu cuerpo

¿Tomás anabólicos en el gimnasio?: así impactan en tu cuerpo
Son un producto de uso muy frecuente en los gimnasios y ámbitos deportivos, donde las personas suelen ir a modelar su figura y tonificar sus músculos
Por iProfesional
11.02.2020 14.22hs Health & Tech

Si bien no todos los deportistas los toman, los esteroides anabólicos son un producto de uso muy frecuente en el ámbito del deporte. Más todavía lo son en aquellos lugares donde las personas van a tonificar sus músculos, modelar su figura y hacerlo de manera intensa y en poco tiempo. Gimnasios, sitios donde se practica crossfit o fisicoculturismo, entre otros, son algunos de los lugares donde se puede encontrar muy fácilmente a consumidores de este tipo de sustancias.

Pero no siempre se consume con los recaudos necesarios y con el debido seguimiento médico que requiere la toma de este tipo de sustancias. En muchos casos incluso se toman en exceso, con la errónea idea de que tomar más tendrá mejores efectos en el cuerpo.

Una investigación realizada recientemente por el CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) del grupo de José Vicente Castell en el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe de Valencia (España) afirma que los esteroides anabólicos pueden provocar una patología del hígado denominada colestasis. Los hallazgos del estudio aseguran que este tipo de sustancias causa daños hepáticos. Al mismo tiempo, abren una nueva vía para el estudio de las lesiones en este órgano causadas por otros tipos de medicamentos.

Técnicamente, los autores pudieron concluir que estos productos aumentan la síntesis de ácidos biliares. ¿Qué problema conlleva esto? Como primera respuesta se complica la eliminación por la bilis. A partir de eso se puede desencadenar una patología conocida como colestasis, que tiene como principal característica la disminución o la ausencia del flujo normal de la bilis desde el hígado hasta el duodeno.

El autor principal de la investigación afirma que no se trató de una tarea fácil. Según explica, caracterizar fenómenos que no ocurren en todos los individuos, no es tarea fácil, ya que el número de casos que aparecen es bajo.

Este trabajo se basó en el análisis del perfil de los ácidos biliares de hombres jóvenes ingresados en el Hospital La Fe con colestasis, precisamente después de haber consumido este tipo de sustancias. Así fue que pudieron detectar un aumento de más de 60 veces en la concentración de ácidos biliares en sangre, sobre todo primarios (ácido cólico) y disminución de los secundarios.

Al descubrir esa punta, los expertos decidieron hacer pruebas de laboratorio para comprobar si, efectivamente, los esteroides anabólicos se comportan de esta manera en el cuerpo humano. A partir de dichas demostraciones pudieron tener la certeza de que ese es el efecto que tienen estos productos en el organismo.

Es importante tener en cuenta que los ácidos biliares, aunque son una sustancia del propio cuerpo, pueden ser tóxicos y producir daño hepático si llegan a tener una concentración elevada.

Por otro lado, al estar relacionada su síntesis con la presencia y los niveles de una enzima específica, los investigadores también pudieron observar que no todos los pacientes que consumen estos productos reaccionan de la misma manera. Y menos todavía desarrollan colestasis.