1 de cada 3 cánceres es de piel: cómo cuidarte del sol para prevenirlo

La exposición excesiva y sin protección a los rayos UV puede resultar muy perjudicial para la salud y provocar daños severos a largo plazo
Por Martina Stutz Dohmen
21/11/2022 - 11,00hs
1 de cada 3 cánceres es de piel: cómo cuidarte del sol para prevenirlo

Los rayos UV están presentes de manera constante, sin importar la estación del año ni si el día está nublado ni tampoco si se está en interior. Aún si no impacta de manera directa el en la piel, puede provocar daños severos e irreversibles.

Dado que el daño solar es acumulativo, a corto plazo puede provocar quemaduras, fotodermatitis, fotosensibilidad, entre otras; mientras que a largo plazo puede provocar manchas, arrugas profundas, inmunosupresión y cáncer de piel. De acuerdo a las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se diagnostican 200.000 nuevos casos anuales de melanoma en el mundo.

Los rayos UV que representan la mayor amenaza para la salud de la piel son los rayos UVA porque dañan el ADN. Estos representan el 95% de los rayos UV y son los responsables de las consecuencias a largo plazo previamente mencionadas. Por otro lado, los rayos UVB representan solo el 5% de los rayos UV y suelen aumentar su incidencia en verano generando daños visibles a corto plazo y no por eso son menos perjudiciales, ya que 5 quemaduras antes de los 20 años aumentan las posibilidades de desarrollar cáncer de piel en un 80%.

Por su parte, la luz visible, principalmente la luz de las pantallas produce manchas pigmentarias y los rayos infrarrojos dañan a nivel profundo produciendo arrugas y fotoenvejecimiento.

Melanoma: 1 de cada 3 cánceres es de piel

Actualmente, el cáncer de piel es considerado como el más común ya que 1 de cada 3 cánceres es de piel. La mayoría de estos, se producen por la exposición al sol sin protección. Tanto es así que, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) el 52,8% de los casos de melanoma de la Argentina pueden ser atribuidos a la exposición de rayos UV.

De todos modos, antes de alarmarse por estos números, es importante considerar que hay algunos pasos realmente simples que se deben tener en cuenta para prevenir el cáncer de piel o, en todo caso, para detectarlo y tratarlo a tiempo:

EL control de los lunares es clave para cuidar la salud de la piel
El control de los lunares es clave para cuidar la salud de la piel.
  • Evitar la exposición al sol entre las 10 y 16 horas, que son los momentos en los que los rayos son más fuertes; usar sombreros y ropa de protección.
  • Proteger la piel con una pantalla solar de amplio espectro, FPS 30, como mínimo y que sea un protector solar que combine la protección de los rayos UVA, UVB y los rayos UVA largos.
  • Seguir el método ABCDE para revisar tus lunares y consultar a tu médico clínico o dermatólogo si hay algo que pueda preocuparte. Las señales de alerta son: desarrollo repentino de lunares nuevos, dado que 8 de cada 10 melanomas surgen de lunares nuevos y no de los existentes, y cambios en el tamaño, la forma o el color de los lunares existentes.
  • Consultar a un dermatólogo una vez al año para que haga una revisión completa de tus lunares.

Finalmente, es importante considerar que existe un grupo de riesgo que tiene mayores posibilidades de contraer cáncer de piel en caso de no cuidarse de manera adecuada. Esto incluye a personas con un fenotipo claro: ojos, piel y cabello claro; también a las personas con más cantidad de lunares o antecedentes familiares de cáncer de piel y personas menores de 20 años que han sufrido 5 o más quemaduras de sol. En caso de pertenecer a este grupo, es importante controlar los lunares con regularidad.

Temas relacionados