Cómo influye la práctica de ejercicio en el sistema inmunitario

Hacer actividad física es saludable desde el punto de vista físico y mental, pero también tiene un fuerte impacto en el sistema inmune
Por Martina Stutz Dohmen
16/12/2022 - 19,10hs
Cómo influye la práctica de ejercicio en el sistema inmunitario

El sistema inmune del cuerpo humano es, precisamente, el sistema de defensa frente a agentes externos, o incluso internos. Todos los agentes a los que las personas se exponen pueden afectar de una u otra manera al organismo y a su funcionamiento, y provocar distintos tipos de afecciones.

Es por eso que resulta muy importante cuidar ese sistema inmunitario y permitirle estar fuerte para poder defenderse de bacterias, virus, hongos, entre otros organismos que pueden afectar al cuerpo y a la salud.

Ahora bien, ¿cómo se cuida y se mantiene fuerte? La respuesta a esta pregunta no es tan simple ni lineal, sino que hay diversos para tener en cuenta al momento de responderla, y antes de de eso es necesario saber qué es.

¿Qué se entiende por sistema inmunitario?

El sistema inmunitario es un conjunto de mecanismos y estructuras que protegen ante agentes externos e internos tras identificarlos y eliminarlos. Este conjunto de mecanismos y estructuras se compone de una gran red de moléculas y células que se extienden por todos los tejidos del cuerpo.

La respuesta que proviene del sistema inmunitario se realiza como consecuencia de la acción de varias células especializadas y a las sustancias que estas liberan.

El sistema inmunitario nunca cesa su actividad y siempre está en funcionamiento, sobre todo en la sangre, pulmones, hígado, huesos, anginas, ganglios, timo, bazo, médula ósea e incluso intestino.

La práctica deportiva
La práctica de un deporte puede ayudar a mantener el sistema inmunitario fuerte y saludable

Entonces, ¿cómo opera el ejercicio en el sistema inmune?

Desde hace años, los científicos han observado que las personas que son físicamente activas parecen tener tasas más bajas de infecciones en las vías respiratorias. Además, cuando las personas que hacen ejercicio se enferman, tienden a padecer una enfermedad menos grave. Así lo indica un estudio hecho recientemente en pacientes con Covid-19.

"El riesgo de complicaciones y mortalidad por el resfriado común, la influenza y la neumonía disminuyen bastante", indica uno de los autores del estudio. Y continúa:"Lo llamo el efecto como de vacuna".

El nuevo metanálisis, que analizó los estudios realizados entre noviembre de 2019 y marzo de 2022, encontró que este efecto se extiende a la covid. Las personas de todo el mundo que hacían ejercicio con regularidad tuvieron un 36 por ciento menos de riesgo de hospitalización y un 43 por ciento menos de riesgo de muerte por la covid en comparación con los que no eran activos. También presentaron una menor probabilidad de contraer la covid en general.

Todas aquellas personas que siguieron las recomendaciones de hacer al menos 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de actividad vigorosa por semana parecieron obtener el mayor beneficio. Pero incluso los que hacían menos ejercicio estaban más protegidos contra la enfermedad que los que no hacían nada.

Los investigadores sostienen la teoría de que el ejercicio puede ayudar a combatir las bacterias y virus al aumentar la circulación de las células inmunitarias en la sangre, por ejemplo. En algunos estudios pequeños, los investigadores también descubrieron que la contracción y movimiento de los músculos liberan proteínas de señalización conocidas como citoquinas, las cuales ayudan a dirigir las células inmunitarias para encontrar y combatir la infección.

Aunque los niveles de citoquinas y células inmunitarias disminuyan dos o tres horas después de que termina la práctica de la actividad, el sistema inmunitario se vuelve más receptivo y capaz de atrapar patógenos con mayor rapidez si te ejercitas todos los días.

Según diversos estudios, el ejercicio puede reforzar el sistema inmunitario
Según diversos estudios, el ejercicio puede reforzar el sistema inmunitario

En las personas que se encuentran sanas, la actividad física también se ha relacionado con una menor inflamación crónica. La inflamación generalizada puede ser muy perjudicial e incluso hacer que las propias células inmunitarias ataquen el organismo.

Temas relacionados