Kéfir: qué es, qué beneficios se le atribuyen y qué contraindicaciones tiene

Aunque se ha empezado a hablar de este producto, lo cierto es que su origen es milenario y se le atribuyen una serie de beneficios para la salud
Por Martina Stutz Dohmen
24/12/2022 - 17,08hs
Kéfir: qué es, qué beneficios se le atribuyen y qué contraindicaciones tiene

Es un producto cuyo origen se puede encontrar siglos atrás, pero en muchos países de occidente -como Argentina- se ha comenzado a hablar popularmente de él algunos años atrás. El kéfir se puede consumir de diversas maneras y se le atribuyen diversos beneficios para el organismo.

Ahora bien, ¿qué es y cómo se consume?

Kéfir de leche

El kéfir de leche, producto al que también se conoce como yogur búlgaro, es un lácteo que se parece al yogur líquido, pero que tiene su propio sabor. Se obtiene a partir de la mezcla de leche y gránulos de kéfir de leche, y la posterior doble fermentación, que se produce al juntar ambos ingredientes. En el proceso químico que se da durante la producción del kéfir de leche, primero la lactosa muta en ácido láctico y posteriormente, se libera dióxido de carbono y alcohol en una reducida cantidad.

Los gránulos de kéfir son un pequeño ecosistema vivo. Estas pequeñas boals contienen caseína, colonias bacterianas de varias especies como lactobacillus, streptococcus, bifidobacterium o lactococcus y colonias de hongos o levaduras como el kluyveromyces y el saccharomyses. Son bacterias probióticas y levaduras beneficiosas que pueden variar de un kéfir a otro.

Se puede comprar en algunos locales comerciales o bien prepararlo en casa si alguien que ya lo cultiva regala el hongo, algo muy frecuente entre los consumidores, dado que crece y genera excedentes.

Cómo se prepara el kéfir

Para su elaboración, se introducen los gránulos de kéfir en un recipiente de vidrio y se añade tres cuartas partes del recipiente de leche entera a temperatura ambiente. Después, se cierra el bote, pero dejando una pequeña obertura para que escape el gas durante la fermentación.

Luego de 24 horas, se cuela el líquido para separarlo de los gránulos, que se deben limpiar con agua para volver a sumergirlos en leche. El kéfir aguanta más de una semana en la heladera si se mantiene a menos de 5º.

El kéfir de leche se puede preparar en casa
El kéfir de leche se puede preparar en casa, al igual que el kéfir de agua

Qué beneficios se le atribuyen al kéfir de leche

El kéfir es una fuente de probióticos, microorganismos que ayudan a regular la flora bacteriana y fúngica de nuestro cuerpo para mantener un buen estado de salud y de bienestar. La gran mayoría de los beneficios que aporta su consumo están relacionados con su aporte de probióticos.

De acuerdo a recientes estudios y a los testimonios de los usuarios que lo consumen, regenera y mejora la flora intestinal, lo que favorece el cuidado de nuestro sistema digestivo. A su vez, puede prevenir ciertas molestias estomacales y es recomendable para combatir el estreñimiento y la diarrea gracias a su efecto regulador.

También ayuda en el tratamiento de enfermedades gastrointestinales, como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa, la enfermedad de Crohn y las úlceras. Su capacidad probiótica es recomendada también después de tomar antibióticos, ya que puede actuar contra los efectos adversos provocados por la ingesta de medicamentos, dado que contribuye a recuperar la flora intestinal perdida tras algún tratamiento. De todos modos, es importante tener en cuenta que siempre se debe consultar con un médico en caso de tener una de estas patologías.

Sus componentes ayudan a fortalecer el sistema inmunológico

En el caso de los intolerantes a la lactosa ayuda gracias a su capacidad para reducir su contenido en lactosa transformándola en ácido láctico. Se trata de una bebida que mejora la asimilación de los nutrientes y minerales de la leche como la caseína, la proteína, el calcio o el magnesio, y también emulsiona mejor la grasa, logrando que las personas intolerantes asimilen mejor el producto al descomponerlo y hacerlo más digerible. Esto se traduce en mejores defensas a la hora de combatir la osteoporosis y el deterioro óseo.

Otra de las propiedades que se le suele atribuir al kéfir es la de sus propiedades antiinflamatorias, capaces de actuar ante problemas relacionados con el sistema respiratorio como alergias o asma.

El kéfir
El kéfir tiene diversos beneficios para el organismo, desde el sistema inmunológico hasta la piel

También se destacan sus beneficios para la piel: los problemas gastrointestinales se traducen muchas veces en afecciones en la piel que el kéfir puede contribuir a mejorar, como el acné, la psoriasis, las erupciones o los eczemas. Es capaz de actuar ante erupciones cutáneas y en la cicatrización de heridas ya que protege el tejido conjuntivo.

Estos pueden ser los efectos adversos del kéfir

A pesar de que el kéfir es uno de los muchos alimentos probióticos recomendados por sus propiedades probióticas, un trabajo publicado por AXA Health Keeper alerta que también puede tener efectos secundarios.

Efectos secundarios en personas con estómago sensible

Quienes tienen un estómago o intestino más delicado, pueden padecer problemas como inflamaciones, dolor o diarrea. Si se experimentan estos síntomas, se aconseja dejar de consumirlo y visitar a un médico.

Puede interferir en la absorción de algunos medicamentos

Por su elevada cantidad en calcio, es probable que interfiera en la absorción de algunos medicamentos. Es por eso que en el caso de estar tomando medicación, es importante consultar con un médico antes de consumirlo. En la mayoría de los casos, no es necesario evitar el consumo por completo, sino simplemente aprender a combinarlo correctamente con la ingesta de medicamentos.

Efectos secundarios en personas con sensibilidad a las levaduras

En el caso de las personas que padecen sensibilidad a las levaduras pueden ocasionar algunas molestias. Por ejemplo, quienes han sufrido alguna vez candidiasis, deben consultar con un profesional antes de consumirlo.

Quienes
El kéfir puede interferir en la absorción de algunos medicamentos

Está contraindicado en personas que toman anticoagulantes

El kéfir contiene vitamina K, por lo que puede ser perjudicial en personas que están bajo tratamiento con anticoagulantes.

De qué otras formas se puede consumir kéfir

Hay muchas personas que usan esta bebida como postre o la consumen durante el día, pero en general se toma en ayunas.

Entre las recetas más comunes que emplean kéfir, están los batidos y smoothies; se suele utilizar como sustituto del yogur, la leche o las bebidas vegetales comunes como la soja o la leche de avena. Combina perfectamente con todo tipo de frutas y aporta un grado ácido superior a otros productos lácteos.

También se puede usar como base de granolas combinado en un recipiente con frutas y semillas. Al ser muy parecido al yogur con un sabor más ácido, se presta a mezclas junto con azúcar o canela. No se recomienda emplear miel.

También puede sumarse a salsas, ensaladas. cremas, purés de verduras o incluso productos de repostería como tartas, bizcochuelos o pan.

Temas relacionados