Por la alta presión impositiva, crece la cantidad de argentinos que tramitan la residencia fiscal en Uruguay

La cantidad de argentinos que sacaron la residencia fiscal en Uruguay se triplicó de 2019 a 2020, y esa cifra volvió a duplicarse en 2021
Por iProfesional
11/01/2022 - 08,17hs
Por la alta presión impositiva, crece la cantidad de argentinos que tramitan la residencia fiscal en Uruguay

Se sabe, la presión impositiva en la Argentina es cada vez mayor. En promedio, una persona trabaja aproximadamente medio año sólo para pagar impuestos. Así, la carga fiscal efectiva llega hasta el 48% del Producto Interno Bruto (PIB) y en 2022 aumentará. 

En ese contexto, cada vez más argentinos sacaron la residencia fiscal en Uruguay. De 2019 a 2020 se triplicó esa cantidad y la cifra volvió a duplicarse en 2021, según los registros oficiales del gobierno local.

Aspu lo destaca un nuevo informe del Ieral de la Fundación Mediterránea que comparó la presión tributaria internacional entre Argentina, Chile, Brasil, España, Italia, Estados Unidos y Australia. 

"Al medir la presión tributaria legal sobre una familia promedio en los 7 países, incluimos el impuesto inflacionario, dado que aun cuando no se trate de un tributo legislado, afecta los presupuestos familiares", indicó el informe.

La primera causa del aumento de presión impositiva en 2022 es el impuesto inflacionario que repercutirá, por ejemplo, en el monotributo. Las escalas subirán un 26% frente a una inflación del 50% lo que obligará a personas con un menor ingreso en términos reales a pagar más. A otras directamente las expulsará al Régimen General. 

La segunda razón, es la reciente modificación de Bienes Personales por la cuál las personas de mayores patrimonios o, con bienes en el exterior tendrán que pagar alícuotas más altas.

 "Un tema de discusión habitual en Argentina es si la presión tributaria es alta o baja. De hecho, en estas semanas se acaba de aprobar una suba de impuestos a nivel nacional y de provincias. Lo cierto es que, durante las últimas dos décadas, la Presión Tributaria Efectiva subió alrededor de 12 puntos del PIB en Argentina, ubicándose entre las más altas de Latinoamérica, junto a Brasil", apuntaron desde Fundación Mediterránea.

Por tal motivo, mientras en 2019 solo 2043 argentinos tramitaron la residencia en Uruguay, en 2020 la cifra se triplicó y pasó a 6816 personas, y en 2021 a 11.834. En dos años se quintuplicó la cantidad de familias, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay.

Para obtener los beneficios fiscales que otorga el país vecino no alcanza con irse a radicar a Uruguay, sino que hay que perder la residencia en Argentina, darse de baja. 

De esta manera, se sigue pagando Bienes Personales e Impuesto a la Ganancias, pero únicamente por los bienes en la Argentina. Dejan de pagar todos los bienes y ganancias obtenidas en el exterior.

Por ejemplo, una familia en Argentina con un departamento en el exterior, en 2021 tuvo que pagar Bienes Personales con una alícuota de 2,25, Impuesto a las Ganancias al 35% sobre las ganancias obtenidas fuera del país y, quizás, el Aporte Solidario que llegó al 5,25%. En cambio, si estaba en Uruguay sobre eso no pagaba nada.

Mudarse a Uruguay: cómo es el trámite de residencia fiscal para no pagar impuestos también en Argentina

Abundan los tutoriales, los "paso a paso" y los consejos en general para realizar el trámite, pero existen aspectos cualitativos que también se deben tener en cuenta a la hora de tomar una decisión de mudarse al país vecino.

En este contexto, Enrica Casagrande, jefa global del Departamento de Planificación Patrimonial y Clientes privados en Untitled Legal, da algunos tips para tener en cuenta.

La pregunta tomó mayor dimensión a medida que la renovada inestabilidad económica, la incertidumbre, el cambio constante de las reglas de juego y, fundamentalmente, la presión impositiva doméstica pusieron en agenda con inusitada fuerza la cuestión de las mudanzas internacionales.

Con casos emblemáticos como el de Marcos Galperín, que se mudó en 2019, Uruguay aparece como el principal destino: según datos oficiales, solo en el último año se tramitaron más de 5 mil solicitudes de residencia legal de argentinos ante los consulados del vecino país y muchos de ellos ya tramitaron su baja fiscal en la AFIP con el objetivo de tributar exclusivamente del otro lado del Río de la Plata.

Marcos Galperín, uno de los hombres que eligió Uruguay.
Marcos Galperín, uno de los hombres que eligió Uruguay.

"Lo más importante es que sea un proceso ordenado", dispara de entrada Enrica Casagrande, abogada uruguaya y jefa global del Departamento de Planificación Patrimonial y Clientes Privados de Untitled Legal, una boutique de servicios legales especializada en planificación patrimonial internacional y el establecimiento de fondos de inversión.

Para Casagrande "eso es lo más difícil", porque "cuando uno se muda, lo hace con una finalidad que no siempre tiene como foco la cuestión patrimonial; puede haber razones familiares, laborales, de calidad de vida, pero el impacto en nuestro patrimonio es obviamente el mismo", según El Observador.

"Es importante saber, por ejemplo, qué consecuencias va a tener la mudanza en dos lugares: allí donde voy a empezar a residir pero también en el domicilio donde estoy ahora si es que quiero perder la residencia que tengo actualmente", amplía y sintetiza: "Qué pasa cuando llego y qué pasa cuando me voy". La mudanza, en todos los casos, debe ser real.

Y, por eso, en Untitled Legal no hablan de la obtención de una segunda residencia o de una segunda nacionalidad cuando se refieren a este servicio, sino lisa y llanamente a "mudanza internacional".

Resulta necesario analizar estas dos aristas desde el origen mismo de la decisión ya que -si no se hacen las cosas bien- una persona puede terminar siendo residente fiscal en dos países a la vez, "lo que puede no ser terrible si se tratara de países que tienen un acuerdo para evitar la doble imposición, pero donde no sea así puede ser muy malo porque vas a tener que tributar en dos países".

Uruguay, el país que atrae más argentinos.
Uruguay, el país que atrae más argentinos.

En general, los acuerdos para evitar la doble imposición permiten, por ejemplo, que el impuesto pagado en un país se considere como un crédito fiscal en el otro país.

Es, precisamente, el caso de Argentina y Uruguay, cuyo convenio relativo al intercambio de información tributaria y para evitar la doble imposición entró en vigencia el 7 de febrero del 2013. Pero esto no es algo automático y solo se aplica en el caso de impuestos que sean iguales en un país y en el otro (por ejemplo, el impuesto a las ganancias), pero no a impuestos que pudieran existir en un país pero sin un correlato en el otro.

El atractivo del vecino país tiene mucho que ver con cuestiones impositivas, sobre todo vistas desde la Argentina.

Para comparar, se debe tener en cuenta que en Uruguay el "impuesto a las ganancias" se tributa solo por las rentas obtenidas dentro de sus fronteras, hay zonas francas libres de tributos y el "impuesto al patrimonio", comparable al de bienes personales argentino, se calcula pero tras deducir deudas y solo sobre los activos radicados allí.

Además, no existen impuestos sobre los ingresos brutos, ni el que se aplica al cheque, ni el "impuesto PAIS", como tampoco las retenciones a las exportaciones.

La difusión de estas ventajas provocó el aluvión más reciente de argentinos hacia Uruguay, lo que al mismo tiempo ocasionó toda una serie de descuidos.

Uno muy común que observan en Untitled Legal es el de la gente que pretende mudarse a Uruguay convencida de que solamente con una residencia fiscal en el nuevo país resuelve toda su salida de la Argentina, es decir de "su vieja residencia".

La confusión viene de que, a la inversa, quien quiere dejar de ser residente fiscal en Uruguay basta con que se de el alta en otro lugar y obtiene su baja.

"En la Argentina esto no sucede: para darte de baja necesitas acreditar una residencia de tipo legal y permanente en el país al cual afirmás que mudas tu residencia fiscal", aclara Casagrande.

El error deviene, a su vez, de no distinguir la llamada "residencia fiscal" de lo que habitualmente se entiende por domicilio o residencial legal, que no hay que confundirlos: "Una cosa es el lugar donde uno vive y otro el que uno designa como sede para cumplir sus obligaciones tributarias; ellos pueden coincidir o no", apunta la especialista.

"La obtención de la residencia legal no supone la obtención de la residencia fiscal y viceversa", aclara.

En Uruguay la residencia legal se otorga a aquellos extranjeros que pretendan establecerse en el país, ya sea por intereses laborales, personales y/o impositivos. Este concepto se asocia con el lugar donde el individuo vive. Se trata, esencialmente, de un tema migratorio que puede o no generar consecuencias tributarias.

Dos tipos de residencia

Existen dos tipos de residencia legal en Uruguay: la "temporal", donde el plazo de permanencia en el territorio uruguayo será no menor a 180 días y por un máximo de dos años, que puede ser prorrogable y la "definitiva", que se obtiene mediante un trámite para el cual el interesado deberá cumplir con ciertos requisitos.

Entre los principales criterios vigentes para que una persona física sea residente fiscal y tribute en el país vecino se encuentran la radicación de su base de actividad, los intereses económicos y también el centro de intereses vitales (considerados los cónyuges e hijos menores de edad).

"Este aspecto del ´ánimo de permanencia´ o ‘centro de intereses vitales' es otro elemento a tener en cuenta porque conforma un elemento que, aunque bastante subjetivo, es clave y no se resuelve solo con la mera permanencia en cantidad de días", explica Casagrande.

Y detalla: "Si una persona, por ejemplo, alega que se fue a vivir a Uruguay y que por ese motivo empezará a tributar en ese país, pero resulta que en la Argentina sigue siendo director de una empresa, tiene los hijos y la mujer alli, el auto, el club, y va y viene solo a los efectos de completar el cupo de días, la AFIP puede presumir que es una maniobra y no le va a dar directamente la baja, o en base a esa presunción, le volverá a dar de alta".

Vacación fiscal 

Otro aspecto que se pasa por alto es la cuestión del "tax holiday" o "vacación fiscal" que ofrece Uruguay para nuevos residentes.

"Esto le permite al migrante no tributar por un periodo de tiempo, que en el caso de Uruguay es por diez años, si se adopta el holiday pleno, donde tributa cero por ese período, o la otra variante es elegir una tasa del 7% de forma indefinida, es decir sin límite de tiempo", advierte Casagrande.

Uruguay tomó su idea de una vacación fiscal para nuevos residentes de la experiencia europea, pero con la particularidad de que el país solo grava las rentas de origen mobiliario como generadas en el exterior.

"Si vos tenés acciones de una compañía y esto te da ganancias, sobre eso no pagas ni bienes personales, que en Uruguay es el impuesto al patrimonio, ni pagás impuestos a las ganancias, que es el impuesto a la renta", aclara.