Más artículos

¿Lo mejor ya pasó?: empieza a agotarse el efecto dólar quieto y vuelve la inversión defensiva

¿Lo mejor ya pasó?: empieza a agotarse el efecto dólar quieto y vuelve la inversión defensiva
La demanda de dólares por parte de los ahorristas sube mientras los inversores se retraen por el riesgo político. El BCRA se prepara para más volatilidad
Por Claudio Zlotnik
19.07.2019 06.23hs Economía

La paz cambiaria de estos días es cada vez menos pacífica. De hecho, ocurre con un Guido Sandleris que está con el cuchillo entre los dientes y dispuesto a pelear contra cualquier atisbo de corrida. En otras palabras, es una paz cada vez menos basada en la confianza y más en la "mano dura".

Durante esta semana, el Central vendió en el mercado de futuros durante cuatro día consecutivos y por un total cercano a los u$s400 millones.

Lo hizo incluso durante las jornadas en las que el mercado internacional jugó a favor de la estabilidad. ¿Por qué entonces reiteró la intervención? "Para mostrar el garrote al mercado. Para que todos sepamos que no quieren que la cotización del dólar se mueva", refiere un conocido operador de ese mercado a iProfesional.

Ese es el contexto que ven los jugadores de la City: en la recta final hacia las PASO, las tensiones están siempre latentes. Una encuesta con un número inesperado, un rumor que haga acelerar un retiro de depósitos, una mala noticia en el ámbito internacional, una decisión de cambio de portafolios por parte de inversores que se pasen a una estrategia defensiva: cualquiera de esos motivos puede suponer un punto de inflexión.

Es por eso que la pregunta que se instaló entre los inversores y empresarios es si el veranito de paz financiera ya vio sus mejores días y, a partir de ahora, se ingresará en una etapa expuesta a sobresaltos.

La consultora EconViews, dirigida por economista Miguel Kiguel, fue una de los primeras en lanzar la advertencia: "En las próximas semanas esperamos un aumento en la volatilidad del peso frente a la incertidumbre política previa a las PASO, a la vez que la liquidación de divisas provenientes del agro irá finalizando".

La previsión, escrita en su reporte a clientes, provocó nervios en el Banco Central. Se trata de una de las voces más respetadas en la City porteña, y también entre bancos e inversores del exterior. Además, Kiguel es reconocido por su moderación y hasta por su simpatía por la administración Macri.

Por ese motivo, la advertencia fue tomada muy en serio por quienes semana a semana leen sus informes. El último de ellos -que tiene un apartado con un análisis titulado "El optimismo en los mercados ya lleva vigente más de un mes"- seguramente fue uno de los de mayor "rating".

Otra entidad reconocida en el mundillo financiero recorrió un camino parecido: Balanz Capital, una de las sociedades de bolsa top del país, suscribió en su último reporte que "si las probabilidades electorales se mantienen, veremos necesariamente presiones sobre el dólar o las reservas del Banco Central".

"Todavía creemos que la elección será definida en el margen, y que los precios actuales reflejan demasiado optimismo", dijeron los estrategas de Balanz Capital a sus clientes respecto de los precios de los bonos.

Cuando la compañía habla de "optimismo" lo relaciona con las chances de que Mauricio Macri logre la reelección, algo que -está muy claro- es lo que prefieren los financistas.

Balanz le puso precio a la polarización: estiman que el dólar de fin de año rondará los $46 en caso de que Macri gane las elecciones, pero que se va a escapar a unos $70 si el que llega a la Casa Rosada es Alberto Fernández.

La hora de las estrategias defensivas

Lo cierto es que en algunas oficinas de bancos y fondos del sur de Manhattan sacan cuentas sobre los riesgos de mantener las inversiones en Buenos Aires, en una elección que se percibe polarizada y muy reñida. Es lo que detecta la gran mayoría de los sondeos de intención de voto, más allá de los lógicos márgenes de error.

"Sería una profecía autocumplida. Los depósitos vienen creciendo a un menor ritmo que las tasas de interés (que devengan), sobre todo los mayoristas", dice Marina Dal Poggetto, directora de la consultora Eco Go.

La economista viene sosteniendo en sus últimos reportes que el efecto "binario" de la elección podría desembocar en tensiones financieras, sobre todo en el mercado cambiario. Lo que se desconoce es el timing de esa eventual turbulencia. "Lo que sí está claro es que el Banco Central tiene capacidad de intervención", agrega Dal Poggetto.

Por su parte, el economista Iván Cachanosky escribió en una columna: "En los últimos meses ha vuelto a crecer el carry trade, que como ya bien nos enseñó el año pasado, son dólares que entran pero que, si aumenta la percepción de riesgo, se van, transformándose en demanda de dólares".

Durante su última conferencia de prensa antes de las PASO, Guido Sandleris se mostró muy confiado no sólo con en el resultado de la política monetaria ultra dura, sino en que la paz cambiaria no debería alterarse a pesar de la cercanía del proceso electoral.

Sandleris estimó que durante los próximos meses existirá una oferta neta de dólares por un total de u$s16.000 millones, sumando a lo que venderán las empresas del sector real (básicamente los chacareros) y el propio Palacio de Hacienda.

En su reciente encuentro con economistas de la City, Nicolás Dujovne dejó bien en claro que no habrá ninguna jugada audaz, de cara a las elecciones. Ante una consulta concreta que le acercó el economista Ricardo Arriazu, el ministro aseguró que -más allá de algún puntito en el margen- no habría que esperar ningún descenso notorio de la tasa de interés de referencia.

Sandleris coincidió con su ex jefe en Hacienda al afirmar que la baja de la tasa decidida durante el verano fue "muy rápida", y desembocó en una trepada de la cotización del billete verde.

El BCRA armó una artillería para defender la paridad cambiaria en caso de una revuelta en el mercado. Esa trinchera comenzó a construirse, justamente, con una tasa de interés real positiva, tal como se encarga de reivindicar el tándem Sandleris-Dujovne.

Luego se consolidó con un mercado de pesos desnutrido y con la posibilidad de utilizar las Reservas del Banco Central, el guiño clave que le dio el Fondo Monetario a finales de abril. Por si fuera poco, Sandleris amplió el margen para intervenir en el mercado de futuros del dólar.

Para dar la señal de que el Gobierno está decidido a mantener la paz cambiaria al menos hasta las elecciones, el BCRA tomó la decisión de intervenir vendiendo futuros de dólar desde el primer momento en que la cotización del dólar mostró una leve tendencia alcista. El mercado decodificó la señal con una reacción a la baja en la cotización. Al menos, por ahora.

La consigna siempre vigente: sacar al dólar de los medios

Con Sandleris ajustando las tuercas para impedir que el dólar haga ruido, en la City se recuerda lo sucedido en la previa a las PASO de 2017. Aun con el oficialismo marchando al frente de las encuestas, la dolarización de los inversores pegó un salto -típico de las previas electorales en la Argentina-, y el tipo de cambio pasó de $16,30 a $17,70 en unas pocas jornadas.

"Federico, si queremos ganar las elecciones tenemos que sacar al dólar de los medios", le había pedido Dujovne a Sturzenegger en aquel julio de hace dos años. En ese momento, el Central intervino y bajó la efervescencia.

La anécdota -publicada por aquel entonces por iProfesional- bien vale tenerla en cuenta ahora: Sturzenegger ya no está pero Dujovne sigue ocupando su lugar en el Palacio de Hacienda. Y está claro cómo es el pensamiento del ministro.

Lo cierto es que esta tranquilidad en el frente cambiario le permitió a la Casa Rosada salir a hacer campaña sin tener que dar explicaciones de las turbulencias y la crisis.

La pregunta del millón refiere a si la corriente dolarizadora se potenciará en las próximas semanas. Hay un dato clave que los banqueros observan con recelo: los plazos fijos que se pactan ahora ya vencen después de las Primarias. Es decir, que el inversor temeroso, que tiene incertidumbre por el efecto que puedan tener los resultados de las PASO, podría decidir cancelar su depósito para pasarse a divisas, a partir de ahora.

Desde tres bancos de primera línea confiaron a iProfesional que no se observa ningún movimiento alarmante. Eso sí: se notó un traspaso a billetes verdes cuando el público cobró el medio aguinaldo, entre fines de junio y primeros días de este mes. Hubo compras de dólares por entre u$s120 a u$s150 millones diarios en todo el sistema financiero, de acuerdo con las estimaciones en esos mismos bancos líderes. Nada que vaya a modificar el escenario.

En las entidades financieras estiman que, en caso de que se mantenga la tranquilidad cambiaria, la dolarización se mantendrá en torno al nivel actual.

Pero no todos ven calmo el panorama. Para el economista Cachanosky, "el equilibrio que transita en los últimos meses el mercado cambiario no es sano y es importante estar alertados al respecto".

Observa que hasta mayo hubo una fuga de capitales (técnicamente, formación de activos externos) por u$s9.532 millones, lo que implica un promedio mensual de u$s1.900 millones, con tendencia al alza. Y agrega que la demanda sigue incrementándose por el turismo, que insume unos $480 millones por mes.

Se vienen semanas clave. El resultado de las Primarias, seguramente, impactará en el mercado financiero.

Sobre esa cuestión estuvieron analizando representantes de las fábricas de alimentos más importantes del país, que se juntaron en las últimas horas en la sede de la Copal.

Los empresarios, como los financistas, siguen con lupa la dinámica política. Saben que cualquier movimiento cambiario afectará, más temprano que tarde, a su ya golpeado negocio.

Conocé el valor del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar