Multarí­an a Tomada por negar el reconocimiento legal a un gremio

El Ministerio de Trabajo no le da la inscripción a la Unión Informática pese a un fallo judicial que lo obliga a otorgársela y cuyo plazo acaba de vencer
Por iProfesional
04/09/2013 - 12,36hs
Multarí­an a Tomada por negar el reconocimiento legal a un gremio

La solicitud de inscripción gremial de la Unión Informática (UI) estuvo intacta en algún despacho del Ministerio de Trabajo durante más de dos años.

Fue así a pesar de que se trata de un trámite que no debería tardar más de 90 días, según la ley de asociaciones sindicales. Ante la pasividad de las autoridades, la cúpula de la UI recurrió a la Justicia y logró que un fallo de sentencia firme le diera la razón a su pedido.

Sin embargo, y a pesar de haber sido intimado por la Sala 6 del Juzgado Nacional del Trabajo Nº 11, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, no otorgó aún la inscripción gremial y hasta intentó llevar el caso a la Corte Suprema. Y como ya se venció el plazo para habilitar al sindicato, podría ser multado por cada día de incumplimiento, indicó el diario La Nación.

La obtención de la inscripción gremial otorga facultades para la representación de trabajadores y, además, es el paso previo para el pedido de la personería gremial que habilita a la negociación colectiva con el sector empleador.

La UI es un gremio surgido de la industria del software y la mayoría de sus adherentes (no tiene afiliados porque no está habilitado a cobrar cuota sindical) ocupan cargos en empresas multinacionales radicadas en el país, como IBM, HP, Globant, Avalla y Lenovo.

Desde 2010, el sindicato es apadrinado por Facundo Moyano, el hijo del líder de la CGT opositora y referente de la Juventud Sindical. Es más, los impulsores de la pulseada legal con el Ministerio de Trabajo son Juan Manuel Martínez Chas y Hugo Moyano (h.), los mismos abogados del gremio de los camioneros.

En el moyanismo consideran que "por una cuestión política" Tomada no reconoce a la UI. Hugo Moyano (h.) tuvo anteayer un duro cruce verbal con el ministro por la indefinición del caso. "La falta de una respuesta excede lo político. Las empresas están presionando al ministro", dijo Moyano (h.) al diario La Nación.

Pablo Dorín, el secretario general de UI, encabezó una protesta en la sede del Ministerio de Trabajo, en Alem 650. Dorín advirtió que están dispuestos a acampar allí el tiempo que sea necesario hasta obtener una respuesta. Hace unas semanas, un grupo de adherentes de la UI había realizado un escrache en el domicilio de Tomada, en el barrio de Palermo.

Los informáticos mantienen prolongadas disputas de encuadramiento gremial con el Sindicato de Empleados de Comercio de Armando Cavalieri, aliado de la Casa Rosada. Pero también hay otros gremios que están reconocidos y que pulsean por los afiliados. Uno de ellos es la Unión de Trabajadores Sociedades de Autores y Afines (UTSA-Software), que lidera Osvaldo Moreno, quien reconoció que existe una "dispersión y anarquización empresaria y sindical en el sector", agregó el matutino.

Moreno desea conformar una suerte de confederación con los gremios que tienen injerencia en la actividad para establecer reglas claras y fortalecer la postura ante los empresarios. En caso de lograr la unión, podrían confluir en un mismo espacio UTSA-Software, UI, Comercio, la Unión Obrera Metalúrgica y la Asociación Gremial de Computación.

"Globant e IBM lideraban la postura para que en la actividad no hubiera organización gremial. Además, presionaron en el Ministerio de Trabajo para que no se homologue el acuerdo salarial que acordamos el 7 de junio", se quejó Moreno, que es miembro de la CGT oficialista.