MICA: La regulación de los criptoactivos en la Unión Europea

El pasado 5 de octubre, diplomáticos europeos se reunieron para refrendar el cuerpo legal que podría brindarle un marco legal a los activos digitales.
Por Alejandro Golob – Grispo Abogados
19/10/2022 - 12,01hs
MICA: La regulación de los criptoactivos en la Unión Europea

La actividad económica no admite ignorar. No es posible "mirar para el costado". La anomia no es opción. Hasta este momento, el mercado de los activos digitales se debatía entre no hacer absolutamente nada o bien regular con ciertos reparos, que obedecían más a la posibilidad de generará nuevos impuestos sobre transacciones o prohibir, lo que en el mundo digital equivale a tapar el sol con la mano.

A pesar del derrumbe de precios de los criptoactivos, los mismos no han dejado de ser utilizados por las personas. Hemos llegado a la situación insoslayable en la que los estados deberán arribar a los consensos necesarios para regular el intercambio de activos digitales.

Tal es así que luego de un arduo debate de aproximadamente dos años, la UE arriba a un acuerdo con el fin de sancionar un marco regulatorio general: MICA.

La norma aún debe ser revisada por el Consejo de la UE para luego ser aprobada por la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento. El objetivo es aprobar el cuerpo legal en 2023 y que entre en vigencia en el 2024.

Como puntos positivos podemos subrayar que la normativa establece que los exchanges tramiten una licencia dentro de la UE a efectos de operar en el marcado

Introduce además transparencia e información en relación con la emisión y negociación de criptoactivos, como así también normas de protección a los consumidores en relación con la negociación, el canje y la custodia de activos digitales.

 

MICA: La regulación de los criptoactivos en la Unión Europea

Otro factor relevante radica en que MICA se posiciona dentro del esquema de neutralidad tecnológica, es decir no favorece el uso de determinada tecnología sobre otra.

Es destacable observar que, como contrapunto, el reglamento solicitaría crear una base de usuarios, lo que atentaría contra el anonimato, quizás el atractivo central del uso de este tipo de activos.

Es inevitable comparar el proyecto legal con la situación en EE.UU.. Parecería en primer término que la UE ha puesto el ojo en las ventajas de regular un atractivo mercado desde el aspecto de oportunidades de desarrollo tecnológico, mientras que EE.UU. solo se centra actualmente en resolver casos de eventuales fraudes o conflictos entre operadores del mercado.

Del propio proyecto europeo se desprende el siguiente objetivo: "… ( )… explotar en mayor grado y apoyar el potencial de las finanzas digitales en términos de innovación y competencia, reduciendo al mismo tiempo los riesgos… ( )… El paquete comprende una nueva Estrategia de Finanzas Digitales para el sector financiero de la UE cuyo objetivo es garantizar que la Unión adopte la revolución digital y la lidere con la ayuda de empresas europeas innovadoras a la vanguardia, de manera que los beneficios de las finanzas digitales estén al alcance de los consumidores y las empresas de Europa."

En resumen, la prohibición del uso de activos digitales ha sido un fracaso rotundo. Brindar un marco normativo justo, equitativo, que promueva la industria sin descuidar al consumidor es el norte a seguir. Es menester promulgar leyes que regulen la materia de forma rápida y eficaz ya que el progreso tecnológico no aguardará a las leyes, sino que se impondrá en la economía y el comercio.

Temas relacionados