Más artículos

Gestión

Los 9 rasgos para reconocer a un "anti líder" en la empresa

Los 9 rasgos para reconocer a un "anti líder" en la empresa
Pueden tener posiciones de alta jerarquía o no, y son altamente nocivos. Pero las organizaciones los mantienen por su obsecuencia con el directorio
23.10.2018 08.39hs Management

Existen en todas las empresas, y muchas veces están en posiciones acomodadas. Llegaron por el favoritismo, o puestos a dedo, o, simplemente, para amedrentar o ser una "usina del miedo" pasando chismes a los dueños.

Es el "anti-líder", una persona que representa exactamente lo opuesto de los atributos que se esperan en un puesto de conducción de personas.

Según describe el el coach especializado en CEO y alta gerencia, Daniel Colombo, son aquellos que, carentes de valores y con creencias bastante distorsionadas respecto a cómo hacer funcionar una empresa de cualquier tipo, no dudarán en hacer cualquier cosa sin escrúpulos.

También hay anti-líderes que no tienen puestos de relevancia: son aquellos que permanentemente ponen palos en la rueda; tienen el "no se puede" como lema, y su principio activo es el de hacer lo mínimo indispensable.

Son tan nocivos dentro de la empresa que, si no se los encauza a tiempo, pueden aniquilar cualquier proyecto por más bueno que sea, aseguró Colombo, quien es autor y conferencista internacional sobre liderazgo y gestión de empresas.

La recomendación es apartarlos de inmediato de todo tipo de proyectos; aunque, justo es reconocerlo, en muchas empresas se los mantiene por su obsecuencia con el directorio, y por la funcionalidad para resguardar en forma aparente los intereses de la organización.

Nueve rasgos para reconocer a un anti líder

En una columna publicada en su portal institucional, Colombo distingue las nueve características que suelen tener las personas que funcionan como anti-líderes en una organización. 


1. Actúa por sobre encima de los demás.

Pedante, soberbio y hasta hostigador en forma permanente, se siente superior y con atribuciones para denostar a los demás, a quienes considera súbditos.

2. Se adjudica los méritos de otros.

Jamás reconoce un trabajo bien hecho; felicitar no entra dentro de sus parámetros; y toma la delantera atribuyéndose el lucimiento. De paso, deja más abajo a los demás.

3. Ejerce presión sin sentido.

Como lo único que le interesa es sentirse en control, el anti líder pondrá en marcha todos sus mecanismos para tener a todo el mundo a su alrededor en un estado de tensión y nervios permanente.

4. Hace aportes irrelevantes.

Sin embargo, obliga a los demás a escucharlo con atención, y, frente a los superiores, éstos lo destacan como un ejemplo de entrega y dedicación.

5. Abusa del poder.

El mobbing es cada vez más frecuente en las organizaciones. Un anti-líder puede pedir cualquier cosa con tal de que su presencia se note. Tiene una mirada fría y calculadora, aún utilizando palabras dulces. Es un lobo disfrazado de cordero.

6. Odia a quienes pueden hacerle sombra.

En lugar de esforzarse por destacar sus méritos, se coloca en posición de víctima; ve conspiraciones donde no existen (si no, las inventa) y atenta contra el equilibrio del ecosistema laboral.

7. Asumen distintos personajes.

Como actores que viven diferentes roles, pueden disfrazarse de oportunistas, controladores, entrometidos, sabelotodo, el narcisista, instigador, calculador-frío, mentiroso, parlanchín, cortante, o de bromista.

Según el caso, también actúa como matón rencoroso y autoritario, víctima sombría y condenada por todos, maniático del control, chismoso, apuñalador de dos caras, bromista desubicado, y de crítico acusador. Esta clasificación pertenece a la autora Lilian Glass, autora de “Toxic people”.

8. Es un sinvergüenza disfrazado de persona ética e invulnerable.

Puede ser capaz de hacer las cosas más atroces con tal de sostener su posición de falso liderazgo.

9. Se victimiza y sienten que todos están contra él.

Cuando se detecta un anti líder, situación muy frecuente por lo evidente de su proceder, los equipos suelen andar con guantes de seda y aislarlo, incluso tratándose de un superior. En este caso, este personaje empezará a tejer su ardid de venganza apelando a todo tipo de argucias con tal de salirse con la suya.

Sobre qué pueden hacer las personas que encuentran un anti-líder en su organización, Colombo indica que lo ideal es disponer de una instancia de denuncia interna en el área de recursos humanos, o con el directivo más alto de la organización, avalándola con pruebas.

Servirá de poco querer negociar o acordar con un anti líder, porque, en el mejor de los casos, lo que éste querrá, es hacerse tu amigo y tenerte de su lado para expandir su red de obsecuentes a su servicio.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar