Más artículos

Empleo: por efecto elecciones se frena demanda de personal, pero empresas ya ven "brotes verdes"

Empleo: por efecto elecciones se frena demanda de personal, pero empresas ya ven "brotes verdes"
El campo reemplazó a la construcción como el motor del empleo. Y hay una leve mejora en sectores como manufacturas, servicios y finanzas
Por Paula Krizanovic
11.06.2019 10.56hs Management

A medida que se avecinan los comicios de octubre, las empresas se vuelven cada vez más y más reservadas respecto de la contratación de nuevo personal.

De acuerdo con la consultora de talento ManpowerGroup Argentina, solo el 8% de los 800 empleadores (grandes y medianos) que participaron en su última medición de Expectativas de Empleo piensan incrementar su nómina en los próximos tres meses.

El número de compañías que tienen en sus planes realizar contrataciones está desde hace tiempo en tendencia a la baja. Además, en los últimos doce meses permaneció en un solo dígito.

En paralelo, la cantidad de firmas que analizan reducir su nómina quedó estable y también cerró en 8% para los próximos tres meses, tras haber tocado un pico de 11% para el primer trimestre de 2019.

En ese marco, lo que se incrementó es la cifra de empleadores que no anticipan cambios en sus nóminas de personal de aquí a septiembre, cuando se esté a las puertas de las elecciones.

¿Es normal este modo "wait and see"? De acuerdo con Fernando Podestá, director comercial y de operaciones de ManpowerGroup Argentina, "es exactamente lo que siempre pasa en períodos eleccionarios. En este caso, la expectativa está puesta hacia fin de año. Y es algo lógico que frente a los comicios haya mayor quietud en cuanto a la toma de decisiones de contratación. Pero hay que advertir que en este tipo de escenarios también se incrementa el empleo temporal o por proyectos, y eso es lo que estamos viendo".

La buena noticia es que, tras un breve período en el plano negativo, la expectativa neta de contratación (ENE) que calcula cada trimestre la consultora volvió al lado positivo de la tabla y acumula dos trimestres en recuperación.

 

La ENE se calcula sustrayéndole a la cantidad de empresas que planean incrementos de personal el porcentaje de las que esperan reducir su plantilla. Desestacionalizado, ese número cerró en cero para el trimestre que termina ahora y llegó a 1 para el período julio-septiembre.

"Tener una economía que está en retracción en todos sus indicadores, con el nivel de incertidumbre que hay por cómo se están planteando las elecciones, y que los empleadores aún vean una esperanza en el largo plazo, para mí tiene un doble impacto en términos de empleo. Nosotros creemos que es un dato muy positivo", declaró Podestá.

En diálogo con iProfesional, el directivo de ManpowerGroup Argentina aseguró que al responder esta encuesta los empresarios ya contaban con los datos del Estimador mensual de actividad económica que elabora el Indec, entre otros estudios que mostraban un horizonte más que negativo para la economía argentina. Y pese a eso, las perspectivas que releva la consultora trimestralmente siguieron en recuperación.

"Estamos aún en una situación peor a la de 2018, pero se revirtió la tendencia y volvimos a tener un poco la misma tesitura muy moderada a lo que tuvimos el último año", indicó Podestá. La ENE para el tercer trimestre quedó cuatro puntos por debajo de la del mismo período en 2018.

Lo que está ocurriendo, según su análisis, es que a partir de esta crisis económica tan prolongada, "las empresas aprenden a hacer más con menos, y por eso se desprende lo laboral de los ciclos económicos. La economía sigue impactando en el empleo pero menos que antes".

Los "brotes verdes"

Al realizar el análisis sobre las perspectivas de contratación por ramas, salta a la vista que el sector del campo vive una realidad muy distinta a la del resto de las actividades productivas.

Lejos de estar en el mínimo de la tabla, la ENE para el sector de agricultura y pesca cerró en 6 para el trimestre julio-septiembre.

 

"Lo que está traccionando este +1 de la ENE es el campo, pero también finanzas, manufactura y servicios, porque mantienen una expectativa positiva y mejoraron respecto del trimestre anterior, cuando el campo decreció un punto respecto del segundo trimestre", analizó Podestá.

Al sector rural le siguió el de transporte y servicios públicos, con una ENE de 3%, mientras que finanzas, seguros y bienes raíces, manufacturas y servicios reportan una ENE de 2 por ciento.

En este sentido, Podestá rescató que en manufacturas, "que venía dando muy negativo, con pérdida de trabajo, comienza a haber alguna actividad adicional". Esto tiene que ver además con aquello que "apalanca" la actividad productiva, que son los servicios y la financiación.

"Es un cambio importante sobre cómo venía siendo motorizado el empleo antes, que era a través de la construcción. En los últimos cuatro años, lo que arrastraba hacia arriba en términos de empleo era esa industria, como ahora lo hace el campo. Cuando ese sector cayó, arrastró a los demás. Pero ahora, pese a no haberse reactivado esa área, en términos de expectativas de contratación sí lo han hecho las manufacturas, las finanzas y los servicios", detalló el ejecutivo de Manpowergroup Argentina.

La expectativa para Podestá es que ese movimiento redunde en el futuro en una recuperación también del comercio, "que todavía no estamos viendo".

De hecho, las tendencias de contratación más débiles son esperadas por comercio mayorista y minorista (-2%), construcción (-4%) y minería y extracción (-9%).

Fue, además, el valor más bajo previsto para el sector de la minería desde que se comenzó a realizar esta encuesta hace cinco años, destacaron desde Manpower. Y también es la mayor caída en cuanto a la comparación interanual, con 19 puntos menos.

"Hay ciertos sectores de la minería, como el de la Patagonia, que nos dan fuertemente positivos. Es por el proyecto de Vaca Muerta, que va a seguir demandando empleo en Neuquén y Mendoza. Y otros que tiran hacia la baja", dijo el directivo de ManpowerGroup.  

Respecto del segundo trimestre del año, las expectativas de contratación de los empleadores del sector de minería se redujeron 7 puntos; las de las empresas de construcción, 4 puntos; y las de la administración pública y educación, otros tres.

Sin embargo, las intenciones de contratación laboral se fortalecieron 2 puntos porcentuales en otros cuatro sectores, respecto del período abril-junio: finanzas, seguros y bienes raíces, manufacturas, servicios y comercio mayorista y minorista.

Al comparar los resultados con el tercer trimestre del 2018, las intenciones de contratación se debilitan en siete de los nueve sectores encuestados. La única mejora es reportada por los empleadores del sector de transporte y servicios públicos, con una mejora de 2 puntos porcentuales.

El sector de la construcción registró también una disminución de 13 puntos, seguido de finanzas, seguros y bienes raíces, con 7 puntos porcentuales menos. También manufacturas y comercio mayorista y minorista reportan debilitamientos de 5 puntos porcentuales.

Por su parte, agricultura y pesca, y administración pública y educación obtienen una expectativa de 3 puntos porcentuales menos en relación al mismo período del año anterior.

Comparaciones regionales

Los empleadores esperan perspectivas de contratación positivas en tres de las seis regiones del país de cara al próximo trimestre.

 

Las más optimistas se vieron en la región de Cuyo, con 2%, seguida de AMBA y Pampeana, ambas con 1%. En cambio, NEA, NOA y Patagonia reportan expectativas de -1%.

"Este repunte en el AMBA está relacionado con el cambio que vimos en las expectativas de las manufacturas, los servicios, las finanzas y actividades de centros urbanos. No está traccionado por el campo, como en el caso de la zona pampeana. Y los resultados en el NEA y el NOA dependen de economías regionales", dijo Podestá.

En ese punto el directivo de la consultora de talento remarcó que la caída entre un trimestre y el otro en las perspectivas de la región cuyana están directamente relacionadas con la industria vitivinícola: "Mientras que las bodegas exportadoras están mejor por el dólar, las que se volcaron al consumo interno en los últimos años están sufriendo la baja del consumo".

Otra contradicción apareció al analizar el empleo en la Patagonia, donde la puesta en marcha de Vaca Muerta