Más artículos

Salarios 2020: tras la elección de Alberto, la mitad de las empresas revisó al alza su presupuesto

Salarios 2020: tras la elección de Alberto, la mitad de las empresas revisó al alza su presupuesto
Este año, los empleados fuera de convenio recibieron alrededor de 47% de aumento y aun así perderán contra la inflación. ¿Qué se espera para el 2020?
Por Paula Krizanovic
18.12.2019 11.02hs Management

El 2019 quedará en la historia de los salarios en la Argentina por ser el año en que se dio por tierra con la modalidad de dar dos ajustes anuales a empleados fuera de convenio.

No se trata de que la inflación dio una tregua y las empresas pudieron volver a esquemas más tradicionales de compensaciones. Por el contrario, cada vez son menos las que siguen ese estándar de alzas semestrales que desde hace años se impuso como norma en el mercado local.

Este año, el fenómeno tuvo un condimento extra: muchas firmas, después de las elecciones, decidieron incrementar unos puntos más el sueldo de sus empleados, para "atajarse" ante una potencial suba de los precios.

El último estudio de Mercer en Argentina demostró que incluso ya son más de 15% las grandes compañías que aplican hasta cinco o más ajustes a los sueldos de sus colaboradores no agremiados en cada período de 12 meses.

En 2019, de acuerdo al último estudio que la mencionada consultora realizó este año, la suba promedio fue del 47,6%, si bien hay algunas firmas que se resisten a cerrar el presupuesto y siguen negociando algunos puntos extra, aunque se entreguen más adelante como compensación del poder adquisitivo perdido. 

Ese promedio, de todas maneras, quedó 1,2% por encima de la última medición que había realizado Mercer en octubre. Y en este caso no se debe solo a la suba de precios y tarifas, sino que se trata de un "efecto elecciones".

Mercer preguntó directamente a 270 grandes compañías y filiales locales de multinacionales si modificaron su presupuesto salarial luego de los comicios del 27 de octubre. Ya con las cartas sobre la mesa desde el aplastante triunfo de Alberto Fernández en las elecciones primarias, el 53% contestó que no. Es decir, conocían cómo quedaría aproximadamente el mapa político desde las PASO.

No obstante, casi la mitad dijo que sí o que está en camino a cambiar su análisis: el 36% de los encuestados modificó su presupuesto salarial tras las elecciones nacionales, y un 11% lo tiene en proceso de modificación.

En la consultora consideran que ese cambio no se debió exclusivamente a la suba de precios, como es ya habitual, sino que una cuota de esas renegociaciones se debe a una previsión por un reacomodamiento de la economía con la asunción del nuevo Gobierno.

"Es la combinación de ambas cosas. Las empresas percibieron que el resultado de los comicios podría tener un impacto en la economía y, por lo tanto, en la inflación y en los salarios", dijo a este medio Mercedes Bernardi, líder de Productos de Career de Mercer.

Sin vuelta atrás

La suba promedio para empleados fuera de convenio será de 47,6% de acuerdo a Mercer. Esa pauta salarial será para todos por igual, ya que en el 90% de los casos no se contemplaron diferenciales para el personal ejecutivo respecto del no ejecutivo.

La última encuesta realizada por Willis Towes Watson arrojó resultados similares. En la consulta realizada en noviembre último, a la que accedió iProfesional, el promedio de incremento salarial para empleados fuera de convenio fue de 47,5% anual.

Marcela Angeli, directora del Área de Gestión del Talento y Compensaciones de WTW en Argentina, aclaró entonces que muchas de las compañías consultadas no tenían cerrado el presupuesto salarial de este año. En ese marco, indicó que era probable que, al igual que ocurrió en 2018, "se apliquen esos aumentos adicionales durante el primer trimestre del 2020 como compensatorios al 2019".

Para hacer esos cálculos, vale la pena destacar que las compañías no estaban considerando el bono de 5.000 pesos que ordenó por decreto el Gobierno de Cambiemos en agosto pasado y que muchas compañías pagaron.

En aquel momento se había especulado con que ese monto se otorgara a cuenta de futuros aumentos, pero el relevamiento de WTW confirma que la mayoría de las organizaciones no lo aplicaron de esa forma. "Entendemos que esta medida la toman para no permitir que se continúen erosionando los salarios respecto a la inflación", dijo Angeli.

En ese caso, WTW aclaró que hubo sectores que pudieron dar algunos puntos extra este año. Los que otorgaron subas por encima del promedio fueron: alta tecnología, industria automotriz, servicios, logística y transporte, industria manufacturera, entidades financieras y comunicación y entretenimientos.

Los dos estudios salariales demuestran que la carrera contra la inflación es una batalla perdida este año en el que los economistas estiman que habrá un alza de entre 54% y 55% anual.

De concretarse esos pronósticos, los empleados fuera de convenio habrán perdido alrededor de 5 puntos de su poder adquisitivo solo en 2019. Cabe recordar que 2018 también fue un año de retroceso en esta materia.

Así y todo, los analistas no consideran que haya resto en las cuentas de las empresas para una recomposición salarial. El 52% de las firmas consultadas por Mercer ya indicó que no tomará medidas especiales en esa línea.

Proyecciones 2020

"Por el momento no vemos entre las empresas margen para el recupero de lo perdido. Por ahora los números de los incrementos 2020 están muy alineados a la inflación esperada. No obstante, esos números tenderán a distanciarse, o no, con el devenir de los hechos", expresó al respecto Bernardi.

Según Mercer, solo un 26% de las empresas están tomando algún tipo de medida para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los empleados, y entre ese grupo, solo un 42% aseguran que ya están incorporando algunos puntos extra de aumento salarial en el presupuesto de 2020.

"Si bien son pocos los casos, entre las empresas que manifestaron otorgar puntos adicionales para 2020 encontramos a las industrias automotriz y autopartista, las ciencias de la vida, consumo masivo y retail", confirmó Bernardi a iProfesional.

Otras opciones utilizadas para pelear contra la inflación serán adelantar el pago de las alzas salariales (22%), otorgar beneficios adicionales (22%), realizar durante el año algún pago único especial (18%).

El economista Gabriel Caamaño Gómez, economista y socio gerente de Consultora Ledesma, recordó que la posibilidad de que el año próximo los salarios recuperen algo de su capacidad de compra perdida dependerá no solo de la capacidad de pago del sector privado sino también, y en gran parte, de la definición del esquema de política económica que aplicará el nuevo equipo de Hacienda y que aún no se explicitó.

"Las empresas durante el último tramo del año, ante la expectativa de que hubiese algún tipo de congelamiento de precios, recuperaron algo de margen pero siguen siendo bastante estrechos, lo que no deja mucho espacio para dar incrementos de sueldos por encima de los que demuestren los precios, si no hay una recuperación de la actividad, del dinamismo", añadió en diálogo con iProfesional.

Si se retomara el dinamismo, dijo el analista, "un mayor giro habilitaría alzas de salarios mayores porque se podría financiar el margen". En el caso de que se produjera esa recuperación del salario real vía mayor dinamismo de la actividad, Caamaño Gómez entiende que se provocaría a nivel económico una "estabilización y una desinflación progresiva".

Pero esos escenarios son propios de contextos en los que el "ancla" no son los salarios. "Si la única política de estabilización que prevé el plan es un acuerdo de precios y salarios, se puede complicar, pero el ministro Martin Guzmán en su primer discurso al frente de Hacienda dijo estar planteando un plan más integral y sustentable", explicó el economista.

"Si hay estabilización, los salarios reales se van a recuperar a nivel macro, y a nivel micro significa que si hay dinamismo y recuperación del giro, las empresas van a tener posibilidades de reducir un poco sus márgenes para dar aumentos de salario superiores a sus incrementos de precios", sentenció el analista.

Tendencias emergentes

Mercer asegura que las industrias que tendrán mejores perspectivas para dar en 2020 mejores aumentos salariales son las de la industria bancaria, la automotriz y autopartista, la de alta tecnología, seguros, agro y energía. "Se mantiene como tendencia la importante dispersión de los porcentajes de aumentos entre industrias", destacó Bernardi.

Por lo pronto, las empresas estimaron para el año que comienza en pocos días un incremento salarial anual de 40% para empleados fuera de convenio, porcentaje alineado al estimado de inflación por las empresas para el mismo año. Cabe destacar que un 35% de las empresas aún no cuenta con el presupuesto definido para tal fin.

"En esta época del año es habitual que inflación e incrementos proyectados para el año siguiente se vean como números muy cercanos o prácticamente idénticos. Estos números tenderán a diferenciarse o no con el devenir de los hechos en 2020. Por el momento las empresas están expectantes", agregó Bernardi.

Aún no aparecen de forma generalizada, pero la erosión del poder de compra del salario está llevando a que algunas opciones que antes eran más un mito que una realidad en el mercado laboral argentino, ganen lentamente algo de terreno.

Por caso, el 7% de las empresas que están tomando medidas para evitar la merma del poder de compra de sus colaboradores ya establecen en moneda dura parte o todo el salario fijo. Y otro 3% lo hace con un porcentaje del salario variable.

Esta era hasta no hace mucho tiempo una práctica que solo aplicaba una cantidad de compañías que se podían contar con los dedos de la mano.

Asimismo, según Mercer, un 17% de las empresas encuestadas informó que adelantarán el pago del bono parcial o totalmente respecto del mes de pago habitual.

El 45%de las compañías informaron que estiman realizar el pago del bono por el desempeño de 2019 en target, mientras que un 30% informó que estará por debajo del target. Sólo el 16% estimó que el bono estará por encima.