Más artículos

Ante los aumentos de los útiles escolares, las empresas refuerzan beneficios para hijos de empleados

Ante los aumentos de los útiles escolares, las empresas refuerzan beneficios para hijos de empleados
Los precios de la canasta escolar subieron un 52% desde febrero de 2019. Las empresas aumentan los montos y "reversionan" las modalidades de este beneficio
Por Paula Krizanovic
20.02.2020 18.40hs Management

A manos de la inflación y la caída del empleo formal registrada en el último año, la educación es muchas veces una víctima menos visible pero segura. Quienes se quedan sin trabajo o deben sumar más horas a su propia demanda laboral para pagar gastos, muchas veces tienen que dejar de estudiar o no tienen la capacidad de cubrir las necesidades de sus hijos en esta materia.

No es una realidad desconocida para las familias argentinas que cada año con el inicio del ciclo lectivo deben afrontar el gasto de reposición de la "canasta escolar". Con la inflación de 2019 en 53,8% en promedio, de acuerdo a la medición de diciembre del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la de los útiles no quedó demasiado lejos.

La organización Consumidores Libres informó a principios de febrero que su relevamiento en negocios minoristas de la ciudad de Buenos Aires detectó un aumento en promedio de los útiles de la canasta escolar de 51,98 por ciento.

Algunos de los que tuvieron las subas más altas fueron los adhesivos vinílicos (96,8%), cuaderno con tapas flexibles (88,2%), o la caja de 12 lápices largos de madera (70,7%).

Asimismo, la indumentaria escolar superó ampliamente el alza de la inflación en 2019, y presentó en el informe de la organización que dirige Héctor Polino un 55,92% de aumento respecto del año anterior.

 

En este marco, el gobierno nacional lanzó a inicios de febrero un programa llamado "Vuelta al Cole", con valores de referencia de útiles e indumentaria escolar que se integraron al programa Precios Cuidados. Incluyó una lista de 10 útiles: lápiz negro, bolígrafo, lapicera roller, lápices de colores, goma, regla, adhesivo, cuaderno tapa dura, carpeta N°3, repuestos de hojas N°3.

En algunos comercios e hipermercados inscriptos en este programa, se sumaron resaltadores, marcadores y sacapuntas, junto a zapatillas, pantalón de jogging y buzo escolar, además de guardapolvos y medias.

Las empresas también notaron cambios de hábitos de los consumidores en torno a esta temática por la suba de precios, y cambiaron las estrategias en base a eso, tanto hacia el público como hacia sus empleados.

Staples, por ejemplo, promovió "precios congelados" en diciembre para quienes adelantan esa compra, y para esa época armó también una canasta con útiles a menor valor en acuerdo con sus proveedores. Según esta compañía de venta de artículos de oficina, se vienen observando cada vez más preferencia de segundas marcas, más económicas, especialmente para los útiles más fáciles de extraviar. Pero se mantiene la elección de primeras marcas para mochilas o cartucheras.

Staples también vio un incremento de colegios que adquieren los útiles para los alumnos. Se trata sobre todo de colegios privados, una tendencia que va en aumento pero todavía incipiente. Y en el caso de esta empresa, crecieron un 10% las ventas anticipadas en diciembre año contra año.

Incluso así, son muchas veces las empresas con empleados con hijos en etapa de estudio las que están facilitando la llegada de las familias a la canasta escolar. Y como contraparte, esta estrategia suma a su lucha constante por aminorar la caída del poder adquisitivo, mejorando la calidad y cantidad de su cartera de beneficios

Buenas costumbres

La entrega de útiles escolares es uno de los beneficios más tradicionales de las grandes empresas hacia sus empleados. Aunque también es uno de los gastos más fáciles de recortar en épocas de "vacas flacas". Pero no ha sido el caso en el último año por lo menos, pese a la inflación y la recesión de la economía argentina.

El último relevamiento que la consultora Willis Towers Watson (WTW) realizó al respecto data de mediados de 2019. Entonces, el presupuesto asignado por las grandes empresas para gastos escolares de hijos de empleados era de entre 2.000 y 4.000 pesos.

"Puede ser que desde entonces se hayan modificado los montos", comentó a este medio Marcela Angeli, Marcela Angeli directora de Gestión de Talento y Compensaciones de WTW, teniendo en cuenta la fuerte devaluación de la moneda local y la inflación acelerada del segundo semestre del año pasado.

De una muestra de 70 grandes empresas que operan en Argentina, con muy buenas carteras de beneficios para sus colaboradores, la consultora relevó que el 53% otorga algún tipo de ayuda escolar.

De ese grupo, un 70% tiene algún tipo de canasta escolar para empleados con hijos que cursan la escuela primaria. Y también en estos casos:

- Un 30% implementa algún tipo de plan estudiantil.

- Un 24% otorga un importe extra en el inicio del año para que cada empleado destine de acuerdo a sus necesidades.

- Un 3% de empresas brinda algún tipo de becas.

"Por plan estudiantil entendemos que el programa de beneficios cubre parte del costo de la matrícula o de la cuota de algunos colegios. También, en muchos casos las grandes compañías tienen acuerdos con determinadas instituciones educativas", aclaró Angeli.

En el caso de los alumnos del secundario, el 57% da una canasta escolar para empleados con hijos de esa edad bajo alguna modalidad, y:

- 4% dan un plan estudiantil.

- Un 26% destina un importe una vez por año, generalmente entre febrero y marzo para que el empleado utilice como quiera.

- Y un 13% otorga becas.

Más allá de que hay compañías que se han modernizado en lo que refiere a este beneficio, desde WTW relevaron que lo más prevalente sigue siendo la entrega de una mochila con útiles a principio de año.

Fuentes de Staples aseguraron a este medio que hay algo de verdad en esta costumbre tan extendida en grandes firmas de industrias tradicionales: "Algunas empresas siguen creyendo que el ritual de entregar una caja con productos tiene un impacto positivo mayor en los empleados que otras modalidades. Por esta razón, algunas nos piden que 'customicemos' la página de compra con el logo de su propia compañía, de manera que los empleados no pierdan de vista que la organización está haciendo el esfuerzo en ayudarlos".

A la vez, reconocen que hay otras entidades "más modernas" que tienden a cambiar la metodología: "En los últimos años se ve una tendencia de crecimiento en vouchers en detrimento de los kits prearmados, porque es más útil para los padres, ya que pueden elegir lo que realmente se necesita". Esas compras online muchas veces tienen además el atractivo de que se entregan a domicilio o en las oficinas de los beneficiados, dijeron desde la cadena de venta de útiles.

Hay compañías que se dedican específicamente a plataformas de beneficios corporativos y que también notaron ciertas tendencias, a tono con los vaivenes económicos del último año: "Generalmente, las empresas grandes son las que suelen ofrecer kits escolares. Éstas manejas presupuestos anuales y dentro de su presupuesto siguen contemplando esta fecha especial", contó a este medio Brian Klahr, Business Development Manager de CuponstarHR.

"Las empresas chicas, que últimamente venían ofreciendo este beneficio, lo continuaron pero bajando la cantidad de útiles que tienen los kits para pagar menos. Es muy difícil para una empresa que da un beneficio de esta magnitud sacarlo año tras año", detalló el ejecutivo.

Por caso, según los datos de CuponstarHR, el presupuesto que destinaron para a los kits las empresas este año fue un 30% mayor al del año pasado, para compensar por la inflación. No obstante, el valor de esos packs de productos aumentó un 40% año contra año.

"Las empresas suelen entregar el beneficio entre comienzos y mediados de febrero. Pero observamos que en el 2020 se retrasó la decisión de ayuda escolar por falta de definición de si se continuaría o no. En términos generales las empresas que nos compraron años anteriores han continuado, con resultados dispares. En algunos casos han aumentados los montos de ayuda al ritmo de la inflación y en algunos casos han tenido que bajar ese nivel", coincidieron desde Staples.

Canasta escolar a medida

Tiempo atrás era tradicional entregar en cada comienzo lectivo una canasta escolar estandarizada a los empleados. Era especie de caja con los útiles más frecuentemente utilizados, y a lo sumo se diferenciaba el contenido de acuerdo al género o al ciclo primario y secundario. Sin embargo, ahora las compañías no dan una oferta uniforme.

De acuerdo a las fuentes consultadas, se sigue estilando la segmentación del presupuesto, aunque ahora se incluye el prescolar, los primeros tres años de la primaria por un lado, el resto de ese ciclo con otra propuesta, y una distinta para los hijos de empleados que cursan el secundario. Los packs más básicos se conseguían desde 500 pesos, y había ediciones Premium desde 1300.

No obstante, algunas empresas van más allá de este esquema que sigue los pasos de la canasta escolar tradicional. Así, como ocurre con casi todos los beneficios corporativos, lo que se impone es la personalización o adaptación a la demanda, por ejemplo a través de vouchers o tarjetas de regalo (gift card) para que cada persona utilice el monto invertido por la empresa de acuerdo a su necesidad particular.

La compañía alimenticia Danone, por ejemplo, inició este año la modalidad de entrega de útiles para el colegio a través de una plataforma digital en donde los colaboradores eligen canjear una cantidad de puntos asignados en el kit que más les conviene. El beneficio se otorga por cada hijo de entre 2 y 12 años de edad. "De esta manera, cada padre y madre empleado de Danone puede optar por un kit personalizado o uno pre-armado para cada nivel escolar", comunicaron desde la firma dueña de Actimel, Danonino y Villavicencio, entre otras marcas.

Por su parte, la firma de servicios financieros y seguros MetLife directamente armó una plataforma online en la cual los empleados pueden canjear en forma gratuita créditos para armar los kits escolares de sus hijos. El micrositio permite que los colaboradores elijan los útiles a medida y de manera online. Una vez realizado el pedido, puede ser recibido por los beneficiarios en sus oficinas en un plazo de entre 15 y 20 días, según informaron desde la empresa.

"La vuelta a clases suele ser un momento de estrés para toda la familia, no sólo por el cambio en los horarios en las rutinas diarias y la ansiedad normal de cada nueva etapa educativa sino también por la inversión económica que deben realizar madres y padres para que sus chicos tengan todo lo que necesitan para estudiar", comentó Federico Crespi, Director de Recursos Humanos para MetLife Argentina y Uruguay. Por este motivo, el beneficio se combina con otros que ofrece la empresa como, viernes cortos durante las vacaciones de verano e invierno, y reintegro por guardería y jardín de infantes hasta los cinco años.

A lo largo de los años, cada empresa fue ajustando la modalidad de entrega de este beneficio de acuerdo a sus necesidades, y también ampliando el público que recibe este plus.

"En ASSIST CARD Argentina todos los años se entregan kits escolares a los hijos de los colaboradores entre 4 a 12 años. Este año la diferencia fue que los empleados pudieron elegir los ítems que en función a sus necesidades y de acuerdo al tope asignado. Adicionalmente, en caso de no tener hijos o bien querer hacer extensivo este beneficio a otros niños (por ejemplo sobrinos) de la familia, pudieron comprar otros ítems por fuera del tope asignado, para lo que recibe una bonificación (10%) del total, durante todo el año y a través de un código de descuento", dijeron a este medio desde la multinacional de asistencia al viajero.

Asimismo, la productora industrial Atlas Copco, por ejemplo, extiende su campaña "Back to School & College" a hijos e hijas de colaboradores que estén en la primaria o el secundario, y también a empleados que estén cursando estudios superiores, tecnicaturas o carreras universitarias. El beneficio se multiplica por la cantidad de hijos que posee cada empleado e incluye a aquellos en edad escolar, desde sala de 2 años a la secundaria.

Actualmente, 77 niños y 15 colaboradores reciben una gift card para la compra de útiles escolares, según aclaró la empresa. Los beneficiarios tienen 90 días para canjear el crédito y armar los kits a la medida de sus necesidades.

Este incentivo ideado para la vuelta al ciclo lectivo escolar se enmarca en la estrategia de Employer Branding de la compañía. "Nuestra visión local de convertirnos en un gran lugar para trabajar implica, entre otras cosas, acompañar al empleado en cada momento importante de su vida", señaló al respecto Belckys Herrera, Analista de Recursos Humanos de Atlas Copco Argentina.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar