Más artículos
Malas actitudes que impiden tu crecimiento laboral

Malas actitudes que impiden tu crecimiento laboral

Malas actitudes que impiden tu crecimiento laboral
Actitudes tóxicas dificultan que las personas puedan crecer. Cuáles son las principales, de acuerdo a expertos en el área de cultura organizacional
Por Paula Krizanovic
20.03.2020 13.11hs Management

Por más que tengas décadas de experiencia en tu área, múltiples títulos académicos o un cargo rimbombante, si tus actitudes dentro de la empresa y hacia tus compañeros y subordinados dejan mucho que desear, te estás poniendo automáticamente una piedra en el camino de tu crecimiento laboral.

Las malas actitudes muchas veces opacan a los grandes talentos y son la barrera que no los deja avanzar aún más en su carrera.

Algunas de las acciones tóxicas que son frecuentemente un obstáculo para el desarrollo laboral son obvias, como matar, mentir o robar, tener una conducta sexual inapropiada en el lugar de trabajo, generar chismes o intrigas, y vivir ofendiendo con groserías.

Otros de estos vicios son menos obvios, como la codicia y la envidia. Muy comunes y hasta a veces valoradas en el ámbito laboral, pero sin duda también generan un mal clima y provocan la desconfianza de las personas.

"Creo que hay muchas actitudes conscientes o 'sabidas', por decirlo de alguna manera, que todos entendemos de una forma u otra que impiden el desarrollo profesional, como la falta de capacidad para el trabajo en equipo, reactividad y queja permanente, conductas intempestivas hacia tus pares y un largo etcétera. Sin embargo, hay otro grupo de actitudes, bienintencionadas e inconscientes, que pueden atentar severamente con nuestro desarrollo", le dijo a iProfesional Patricio Navarro Pizzurno, gerente general de Cia de Talentos.

Algunas de las personas con estas malas actitudes son descriptas por Miguel Alfonso Terlizzi, presidente de la consultora de capital humano y desarrollo organizacional, HuCap, como los "malhumorados eternos", los que todo lo discuten, los sabelotodo "dueños de la verdad y la sabiduría", o los "indivisibles" que son quienes llevan constantemente sus problemas personales al trabajo.

Aunque él destaca que incluso cuando nos encontramos con personas que conllevan esas características negativas, lo más importante es entender las causas que las potencian.

"Quien no favorece el clima laboral en una organización, puede favorecerlo en otra. Nos referimos a que todas tienen una cultura propia, y quienes por su personalidad o formas de actuar pueden ser catalogados como 'perjudiciales' en una empresa, pueden por el contrario ser muy valorados en otra o incluso dentro de un sector diferente de la compañía", recordó el experto.

Y remarcó que en muchos casos esa causa que desde lo organizacional genera la actitud negativa de un colaborador, puede tener que ver con que su potencial es mucho mayor que el de la tarea que realiza, y manifiesta de esa forma su disconformidad. "Precisamente es un talento que la empresa no sabe detectar a tiempo y pueda estar impidiendo su desarrollo laboral", advirtió.

Actitudes tóxicas que impiden tu desarrollo de carrera

Dentro de las muchas malas actitudes que pueden poner un freno a la evolución natural de una persona en el plano laboral, iProfesional consultó a tres expertos sobre cuáles son las principales o más frecuentes.

Ellos destacaron las siguientes actitudes:

Modo víctima vs. modo protagonista

Es preferible ser líder y protagonista antes que víctima en el trabajo
Es preferible ser líder y protagonista antes que víctima en el trabajo

Para Sebastian Nocetti Fasolino, coach y especialista en transformación, esta forma de ver las cosas es el principal enemigo del crecimiento laboral: "Muchas veces nos encontramos en actitudes poco protagonistas, poniendo el poder en el contexto, donde operan incontables variables sobre las cuales no podemos intervenir. Por ejemplo, en lo que refiere a promociones o ascensos, aumentos de sueldo, decisiones del jefe, etc. En esos casos, la 'víctima' es la persona que deja que desde afuera se ejerza el poder, corriendo el riesgo de caer en el resentimiento con la empresa y perder muchísima energía en algo que no es funcional al objetivo de avanzar".

"Mi invitación es a hacerse cargo de lo que sí depende de uno, para ser exitoso más allá del resultado final. Esto es 'el éxito más allá del éxito', lo que te permitirá lograr tu bienestar. Eso te pondrá en el centro y los resultados, tarde o temprano, llegan", describió sobre el modo protagonista. Aunque esta última actitud también está en riesgo de caer en el fundamentalismo, cuando se pretende controlarlo todo.

Terlizzi también mencionó a "las víctimas" como una de las peores actitudes que se pueden adoptar en el trabajo. "Juegan siempre al juego de quien culpar, señalando al otro porque nunca son ellos", apuntó. Considera también que "debería tomarse una actitud protagonista, sin buscar superar a los demás, sino superarse uno mismo".

Los "demoradores"

Es una mala actitud demorar los procesos que necesitan el jefe o los compañeros
Es una mala actitud demorar los procesos que necesitan el jefe o los compañeros

Son caracterizados por el presidente de HuCap como los que "nada entregan a tiempo ni cuando lo necesita el jefe, menos cuando lo necesita un compañero. Privilegian sus propios intereses y los anteponen a los del equipo o los de la compañía en general".

La misma actitud, dice el experto, tienen en su propia vida. Viven en su zona de confort, esperando que los demás cambien, que el contexto cambie para ellos cambiar.

"Por contraposición están quienes no esperan a que el mundo o las demás partes del sistema cambien, sino hacerlo uno mismo primero, automotivarnos y motivar a los demás resulta una decisión de vida", dijo Terlizzi.

Los "oportunistas"

Son también considerados tóxicos dentro de las organizaciones. "Son los clásicos que siempre están atentos a lo que las autoridades necesitan sin miramientos de lo que hagan en perjuicio del equipo o del compañero. Están hipervigilantes a la caza de cualquier oportunidad de ocupar el lugar del otro y sacar mérito de lo que no es suyo", dijo Terlizzi. Son además "amigos del quien tiene la culpa" para sacar ventaja.

"Sé lo que no quiero pero no lo que quiero"

Una actitud que perjudica la carrera es buscar un cambio sin saber qué se quiere
Una actitud que perjudica la carrera es buscar un cambio sin saber qué se quiere

Esta es otra actitud que Navarro Pizzurno destaca como perjudicial para el desarrollo profesional porque suele ser caldo de cultivo para "malos volantazos de carrera".

Según el titular de Cía de Talentos, a todo el mundo le sucede en alguna etapa de su vida que incluso en el trabajo de sus sueños puede experimentar una sensación de hastío y necesitar un cambio. Pero no por eso conviene tomar decisiones equivocadas y cerrar puertas.

"Esto se ha agravado en los jóvenes por cuestiones generacionales y por variables contextuales. Me he cansado de ver jóvenes y no tanto que se van dando un portazo (literal o simbólico) motivados por el axioma ‘esto no lo quiero más’, para terminar en algo que querían aún menos", aclaró el experto.

En ese marco, recordó que el proceso de cambio laboral debe ser de negociación, "con uno mismo e internamente por un lado y con nuestros eventuales empleadores por el otro".

"Como todo proceso de negociación, si tengo claro sólo lo que no quiero, las chances de terminar perdiendo" aumentan exponencialmente", advirtió.

Adictos al cambio

También asociado a la celeridad y vértigo con el que se viven estos tiempos, Navarro Pizzurno asegura que es muy común que los jóvenes talentos pretendan un ritmo de crecimiento que muchas veces las empresas ni el mercado pueden ofrecer.

"Muchas veces, asociado a confundir el contexto de estabilidad y abanico de posibilidades globales con ese mismo contexto y abanico en el ámbito de la Argentina. Ambos existen, pero son diferentes, en condiciones, cualidades y cantidades. Es en definitiva, en el caso de los jóvenes, hacer una mala lectura del contexto inmediato de nuestro país, en este caso. Nuevamente, nos puede llevar a tomar decisiones apresuradas o poco fundamentadas".

Este punto se ve claramente reflejado, en situaciones de cambio de trabajo, en lo poco que suelen informarse algunos postulantes al momento de realizar un cambio de carrera, "embelesados más por el viaje que por el destino", describió.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Temas relacionados