Más artículos

El multimillonario Richard Branson pide dinero al Estado para salvar sus aerolíneas

El multimillonario Richard Branson pide dinero al Estado para salvar sus aerolíneas
Virgin Australia se declaró este martes en cesación de pagos, impactada por la pandemia de covid-19, pero quiere seguir operando
Por iProfesional
21.04.2020 08.46hs Management

Con una fortuna estimada en 4.400 millones de dólares, Richard Branson, multimillonario británico, pidió ayuda gubernamental para sus aerolíneas Virgin Atlantic y Virgin Australia, según informó en una carta abierta dirigida a los empleados de la empresa este 20 de abril.

El motivo de la solicitud es el "impacto devastador de la pandemia" de coronavirus en comunidades, negocios y gente de todos los países, indica Branson.Aunque promete hacer "todo lo posible" para mantener a flote ambas aerolíneas, el empresario sostiene que "necesitará el apoyo gubernamental".

"Podría ser un préstamo comercial. No sería un dinero gratis y la aerolínea lo va a devolver (como lo va a hacer EasyJet, a la que el gobierno otorgó un préstamo de 600 millones de libras esterlinas [casi 748 millones de dólares] hace poco)", alega en su carta, refiriéndose al empréstito que esa línea aérea de bajo costo obtuvo el pasado 7 de abril por parte del fondo de emergencia por el coronavirus en el Reino Unido.

Branson, fundador de Virgin Group –que controla más de 400 otras empresas en todo el mundo–, afirma que en momentos de una crisis sin precedentes como la actual, muchas aerolíneas de todo el planeta necesitan apoyo de los gobiernos. Sin ello, "centenares de miles de empleados más perderán su trabajo".

El mensaje del fundador antecedió a otro hecho más grave: Virgin Australia anunció este martes que se declara voluntariamente en suspensión de pagos, convirtiéndose así en la primera aerolínea importante que colapsa por el impacto de la epidemia de coronavirus.

En un anuncio a la bolsa de valores australiana Virgin explica, sin embargo, que quiere mantener los vuelos, mientras confía su destino a los administradores judiciales.

"Nuestra decisión hoy (martes) consiste en garantizar el futuro del grupo Virgin Australia y su renacimiento después de la crisis de la COVID-19", explicó el director ejecutivo Paul Scurrah en un comunicado. "Australia necesita una segunda aerolínea y estamos decididos a continuar nuestros vuelos", agregó. 

Virgin Australia, con una deuda de unos 5.000 millones de dólares australianos (3.200 millones de dólares), reclamó a las autoridades un préstamo de unos 1.400 millones de dólares australianos para mantenerse a flote, pero el gobierno lo rechazó.

Virgin Australia es propiedad de varias empresas extranjeras, incluido el grupo Virgin, que tiene una participación del 10%. Se nombró como administradores a cuatro expertos de la firma de auditoría Deloitte.

"Nuestro objetivo es poner en marcha un proceso de reestructuración y refinanciación de la actividad y salir de la fase de administración lo antes posible", declaró Waugan Strawbridge, uno de los administradores.

"Hemos comenzado a buscar a terceros dispuestos a participar en la recapitalización y en el futuro de la empresa, y varios se han mostrado interesados", agregó.

Virgin Australia ya tenía dificultades antes de que la industria aérea mundial se viera golpeada por el impacto del nuevo coronavirus. La compañía australiana registró en 2019 una pérdida subyacente antes de impuestos de 71 millones de dólares australianos.

La compañía suspendió todos los vuelos internacionales después de que Australia decidiera cerrar las fronteras a los no residentes para evitar la propagación del nuevo coronavirus. Sólo opera un vuelo nacional. Alrededor de 8.000 de sus 10.000 empleados están en paro técnico.

Strawbridge afirmó que el objetivo de los dirigentes de la compañía era "preservar tantos puestos de trabajo como fuera posible".

Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído