Más artículos
Consejos y trucos para tomar clases virtuales desde casa y tener éxito

Consejos y trucos para tomar clases virtuales desde casa y tener éxito

Consejos y trucos para tomar clases virtuales desde casa y tener éxito
Hay varios trucos que podés implementar para potenciar tus habilidades y tu entorno, y así realmente aprender mediante clases virtuales
Por iProfesional
11.09.2020 14.30hs Management

En este año de pandemia no solo los niños y adolescentes tuvieron que acostumbrarse a tener clases virtuales sino que también muchos adultos aprovecharon para aprender nuevas habilidades por Internet y potenciar su empleabilidad.

Pero así como ocurre con el teletrabajo, la adaptación al e-learning no es sencilla. Tener éxito al tomar clases virtuales depende mucho de nosotros, y de desarrollar habilidades que no necesariamente se enseñan en la escuela, como la autodeterminación, la planificación, la gestión de tiempo, entre otras.

Estas habilidades blandas que no son innatas sino que se aprenden y se construyen, a la vez son fundamentales para tomar clases virtuales y realmente aprovechar la experiencia para aprender.

Por eso para muchos jóvenes estudiando desde sus hogares este año no fue tan fácil como para otros adaptarse a esta nueva experiencia de aprendizaje. Muchos se sintieron perdidos y poco acompañados en el camino a gestionar su propio ciclo lectivo. Ser "nativo digital" no te hace naturalmente apto para tomar clases virtuales de manera efectiva. 

Fue muy común que estuvieran ausentes en las clases virtuales escondiéndose detrás de la cámara bloqueada de la computadora, que dejaran las tareas para último momento o que no las completaran, incluso hubo casos de trampas en exámenes.

Lo mismo ocurrió con algunos colegios o entidades educativas, que debieron lanzarse a la aventura de dar clases virtuales y enseñar online sin experiencia, entrenamiento e incluso, en muchos casos, una plataforma adecuada para hacerlo. En este aspecto, quienes venían trabajando la digitalidad desde antes de la pandemia contaron con una leve ventaja. 

Los resultados de este gran experimento social están aún por verse, y mientras tanto a las personas no les queda otra opción que intentar adaptarse. Pero aún en los casos de quienes luchan y les cuesta adaptarse al esquema de clases virtuales, hay muchos trucos que pueden poner en práctica para optimizar esta experiencia y el aprendizaje. En esta nota te contamos algunos.

Clases virtuales: cómo no procrastinar

Al tomar clases virtuales es importante no dejar las tareas para último momento
Al tomar clases virtuales es importante no dejar las tareas para último momento

Procrastinar es una costumbre que puede afectar todos los ámbitos de nuestra vida y no solo lo referente al estudio o el trabajo. Ocurre al estudiar de forma presencial en las aulas y más aún al tomar clases virtuales. 

La palabra procrastinar proviene del latín "cras" que significa mañana o adelante. Para ser más específicos, se dice que procrastinar es posponer o aplazar tareas, deberes y responsabilidades, por otras actividades que nos resultan más gratificantes pero que son irrelevantes. Sinónimos de procrastinar son diferir, aplazar, postergar o posponer.

Esto suele suceder mucho con las tareas que se nos encargan en las clases online, y que solemos dejar para último momento mientras realizamos otro tipo de actividades más placenteras que nos permiten distraernos de nuestras obligaciones.

Más aún, cuando las clases virtuales son asincrónicas, es decir que son grabadas y podemos tomarlas en cualquier momento que queramos. Más aún solemos procrastinar no solo las tareas sino tomar las mismas clases virtuales.

Procrastinar tiene efectos negativos. En un primer momento, lo que se puede sentir al posponer una actividad u obligación puede ser alivio, al reducirse la ansiedad de tener que llevarla a cabo. Pero pasado un periodo de tiempo, incluso habiéndola vuelto a posponer, la emoción que aparece es la culpa: "no tenía que haberlo dejado tanto", "ahora me siento mal", etc. Y también las sensaciones de incapacidad y poca responsabilidad.

Para que esto no ocurra con tus clases virtuales te damos algunas técnicas para no procrastinar

  • En el caso de que la motivación de tomar las clases virtuales no sea interna, es decir, que no se crea relevante o importante realizarla, hay que prometer un refuerzo positivo una vez que se haya completado. Ejemplo: un descanso, una actividad de ocio, etc.
  • La regla de los 5 minutos: empezar obligándose a realizar la tarea o la clase virtual durante al menos 5 minutos. De esta manera es probable que se rompa el hielo y se mantenga en su realización pasados los mismos.
  • Comprometerse con alguien en su realización. El compromiso empuja a la realización. Puedes hacer esto con tus compañeros, tu equipo de estudio o tu docente.
  • Redefinir la forma en que se plantea la tarea. Reformular los enunciados: tengo que, debo, estoy obligado a… son enunciados que provocan rechazo. Es mejor utilizar frases tipo: "hoy haré", "estaría bien que hoy haga", etc.
  • Visualizarse realizando la tarea o completando las clases virtuales. El problema no es finalizar, sino iniciar la tarea.
  • Dividir en pequeñas etapas las tareas. Esta división, permite que se puedan ir premiando en la consecución de las mismas, y la motivación para seguir se mantenga, o incluso aumente.
  • Reforzar el esfuerzo al iniciar la tarea. Los pequeños avances, y no sólo la consecución del objetivo final. Este objetivo a veces se pospone mucho a nivel temporal, y por tanto acaba desmotivando a las personas.
  • Enfocar las emociones a largo plazo y no en cómo se siente por no hacer algo. Poner los pensamientos en cómo se sentirá al terminar lo que hace.

Cómo crear el mejor ambiente para clases virtuales

Hay muchas cosas que podés optimizar de tu entorno para potenciar tu rendimiento en las clases virtuales
Hay muchas cosas que podés optimizar de tu entorno para potenciar tu rendimiento en las clases virtuales

Para estudiar desde casa otro "life hack" que proviene de la gestión de tiempo es la de la "especificidad de dominios".

Vale la pena tener un "dominio" dentro de la casa para estudiar y tratar de mantener las tareas educativas dentro del mismo. Evitaremos así varias micro-transiciones a otros roles y distracciones que provengan, por ejemplo, de la cocina o del patio.

Así como creas un ambiente óptimo para trabajar desde el hogar y separar esas obligaciones laborales del tiempo y el espacio personal, lo mismo deberías hacer para tomar tus clases virtuales. 

La marca de computadoras Acer, una de las más elegidas por los padres para que sus hijos tengan un dispositivo desde donde tomar clases virtuales, elaboró una serie de consejos para generar el mejor ambiente de estudio en casa.

  • Buscar un lugar con una buena iluminación para tomar clases virtuales

El espacio seleccionado para tomar las clases virtuales debe tener una buena luz natural ya que ésta potencia el bienestar, aumenta la creatividad y facilita el desarrollo de las tareas de forma más ágil y eficaz.

Buscar un lugar con ventanas cercanas, aprovechar los patios siempre y cuando se pueda o utilizar espejos para permitir el rebote de luz e iluminar los rincones más oscuros, son algunas soluciones.

  • Ventilar la habitación donde se realizan las clases virtuales

La temperatura de un entorno afecta directamente la capacidad para concentrarse, absorber y retener información.

Los estudios han demostrado que cuando en un salón de clases hace demasiado calor, el cerebro le recuerda constantemente al cuerpo que haga algo con respecto a la temperatura, y debido a esta interrupción constante, es más difícil concentrarse.

Una ventilación y temperatura adecuadas aumentarán el confort y rendimiento que demostraremos en las clases virtuales.

  • El silencio es vital para las clases virtuales

Está demostrado que la exposición a un nivel excesivo de ruido está directamente relacionada con complicaciones en el aprendizaje y la cognición. Llenar el espacio del estudiante con conversaciones familiares o tener un televisor encendido cerca solo hará que ellos se dispersen con mayor facilidad.

Si no se puede contar con una estancia independiente, sería conveniente optar por un panel que aísle un poco el área y permita la concentración.

  • Mesas y sillas confortables

La comodidad y la ergonomía han de ser factores clave a la hora de buscar el mobiliario para estudiar. No importa qué bonito sea, pero sí cuán cómodo es.

Es indispensable para tomar clases virtuales contar con una mesa que se adapte en tamaño y altura del estudiante, y una silla que cuide de la espalda y facilite una postura adecuada.

  • Usar los recursos tecnológicos adecuados

Es esencial contar con recursos tecnológicos apropiados, que permitan seguir las clases virtuales o tareas sin ningún tipo de inconveniente. Acer recomienda dispositivos portables pero potentes, que permitan la multitarea y pantallas que protejan de la exposición constante a su luz.

Establecer un espacio específico para estudiar y mantenerlo ordenado es fundamental para tener éxito en las clases virtuales
Establecer un espacio específico para estudiar y mantenerlo ordenado ayuda a tener éxito en las clases virtuales
  • El orden adecuado para las clases virtuales

Un espacio desarreglado no incita a la concentración por lo que es vital ordenar el escritorio cada día antes de empezar la sesión de aprendizaje. Podés buscar pequeñas cajas para crear un archivo en el que puedas clasificar materiales.

  • Exhibe los logros y avances en las clases virtuales

Esta es una gran idea, sobretodo para los niños más pequeños. Incluye un área para presumir sus logros.

El orgullo familiar es el incentivo más poderoso que cualquier regalo. Mostrale a todos lo bien que "trabaja" tu niño o niña.

  • La planificación

Si es posible, usar una pizarra para organizar las tareas o un calendario para agendar las clases virtuales de forma visible.

Mantener una rutina y orden es esencial para que ellos puedan lograr sus metas más fácilmente. Es muy importante planificar y seguir horarios: levantarse a la misma hora, ponerse a estudiar y finalizar cuando corresponde, bañarse en cierto horario y tener una hora para dormir.

  • Compromiso familiar

No se podrá aprender mediante clases virtuales sin el compromiso de la familia. Son tiempos difíciles pero todos en casa deberán repartirse las tareas y crear un esquema que le permita al estudiante tener el mejor espacio, concentración y enfoque en sus responsabilidades.

Clases virtuales: trucos para el manejo de tiempo

Hacer multitasking a la hora de las clases virtuales no es lo más indicado
Hacer multitasking a la hora de las clases virtuales no es lo más indicado

Ya dijimos que tomar clases virtuales al igual que teletrabajar requiere que las personas cuenten con habilidades de "time management" o gestión de tiempo que no son innatas.

No se trata solo de no procrastinar, sino también de manejar diversos requerimientos a la vez o conciliar deadlines, etc.

El tiempo es un recurso valioso, escaso y no renovable, por eso debe ser tratado como tal. Pensar que se puede "ahorrar" tiempo es un error, porque una vez que ese momento pasó es irrecuperable. Es por eso que, al igual que con cualquier otro recurso, debemos gestionarlo de manera adecuada, sobre todo si queremos aprender mediante clases virtuales a distancia. 

Un truco que proviene de un reconocido empresario es considerar el día como 1440 minutos, de manera de concentrarse en las tareas esenciales a las cuales se les asigna una determinada cantidad de minutos. Elegí comenzar por las tareas verdaderamente importantes vinculadas a tus clases virtuales. 

Esto se relaciona también con una técnica de manejo de tiempo que propone evitar el "efecto urgente". No todo lo que parece urgente es importante ni merece nuestro tiempo. Evitar el impulso de inmediatamente ocuparnos de lo que parece urgente sin medir las consecuencias.

Otra manera de gestionar el tiempo es establecerse un calendario con tiempos bien marcados para las acciones que se necesita concretar, en lugar de armar interminables listas a las que se siguen sumando pendientes que nunca se completan. Tomar determinaciones sobre qué cosas ingresan o no en ese calendario no solo mejora la performance sino que reduce el estrés.

Concentrarse en una tarea también ayuda. Esto quiere decir que una vez que se separa en el calendario en el momento de tomar las clases virtuales se debe cumplir esa meta concentrando en ella la atención, y no aprovechando la lección para mientras tanto chequear emails o las redes sociales. 

Para controlar el tiempo que esas dos actividades insumen en nuestro día, una buena forma es el "sistema 321-0": tres veces al día, pase 21 minutos revisando sus mensajes. Su meta es una bandeja de entrada con cero correos nuevos. Este límite de tiempo arbitrario lo forzará a devolver respuestas sucintas y claras.

Será imposible para enfocarse eliminar las distracciones completamente mientras tomemos clases virtuales desde casa. Pero para manejar mejor nuestro tiempo podemos eliminar aquellas que están bajo nuestro control, como las notificaciones del celular en horario laboral, los emails de las redes sociales, etc.

Por último, para priorizar tareas hay varias aplicaciones de gestión de tiempo en el mercado que pueden ayudarte a organizarlas. Intenta también incluir en esa planificación intervalos "protegidos" que dedicarás al descanso o a cosas que no sean de estudio, ya que la productividad no es solo sobre gestionar el tiempo sino también sobre la calidad del mismo.