Más artículos
Los Solari, la familia detrás de la cadena Falabella

Los Solari, la familia detrás de la cadena Falabella

Los Solari, la familia detrás de la cadena Falabella
La empresa tiene 131 años de historia y la manejan dos familias, muy involucradas en el desarrollo de sus negocios a nivel local e internacional
Por iProfesional
15.09.2020 07.45hs Management

Solari es el apellido de la familia que se encuentra detrás de la firma dedicada al retail Falabella, empresa chilena con 131 años de historia que por estas horas busca abandonar la Argentina.

La empresa de retail más grande de América Latina inició en 1889 cuando el inmigrante italiano, Salvatore Falabella, abrió la primera gran sastrería en Chile. Según relató El Sol, el negocio creció de la mano, de su hijo Arnaldo Falabella y luego, de Alberto Solari Magnasco (yerno de Arnaldo). Fue él quien incorporó nuevas líneas de productos y transformó la empresa familiar en tiendas departamentales.

A la muerte de Alberto, su hermano Reinaldo Solari Magnasco se hizo cargo del negocio, representando durante algún tiempo a sus tres sobrinas.

En tanto, los hermanos Solari Magnasco eran diez, y de ellos descienden hoy, seis de las siete ramas familiares que controlan la empresa: Cuneo Solari, Solari Magnasco, Solari Heller, Solari Karlezi, Solari Cortés y Cardone Solari.

En 1980, Reinaldo asumió la dirección del grupo junto con su sobrino, Juan Cúneo Solari. Ambos edificaron otras líneas de negocio del grupo, como CMR, la tarjeta de crédito de Falabella, e impulsaron la expansión internacional en Perú, Argentina, Brasil y Colombia. Construyeron un holding de empresas entre las que se encuentran la agencia de viajes del grupo, la aseguradora y Banco Falabella.

La séptima rama son los siete hermanos Del Río Goudie en 2003 ingresó a la propiedad del Grupo con casi un 20% del negocio, tras fusionar su compañía SODIMAC con Falabella. Así, en conjunto, los Solari y Del Río Goudie representaban hasta hace unos años el 81,9% de la empresa. El resto cotiza en Bolsa.

Las tres hermanas Solari Falabella siempre estuvieron al corriente de las operaciones del grupo y fueron parte de su consejo directivo hasta que fueron relevadas por sus hijos, indicó El Sol. Liliana Solari amplió su patrimonio ingresando en nuevos negocios en 1987. La empresaria es la fundadora de Bethia, fondo de inversión desde el que controla sus acciones de Falabella y otros negocios de la empresaria como la aerolínea Latam y el Club Hípico chileno, entre otras compañías. Actualmente, su hijo, Carlos Heller, ocupa uno de los puestos del consejo directivo de Falabella, mientras que su hija, Andrea Heller, trabaja a su lado en Bethia.

Algunos de los principales referentes de la familia Solari
Algunos de los principales referentes de la familia Solari

En 2014, se inició otra fase en el relevo generacional del grupo, que hasta ese momento fue comandado por Reinaldo Solari Magnasco y Juan Cúneo Solari. El 6 de abril de ese año, Carlo Solari Donaggio, hijo de Reinaldo, asumió la presidencia del grupo, mientras que Juan Carlos Cortés, hijo de Teresa Solari, fue nombrado vicepresidente.

Solari Donaggio está vinculado al grupo familiar desde el inicio de su carrera profesional, donde trabajó en logística, como responsable de producto y planificación comercial, hasta ocupar el cargo máximo de la empresa. Por otro lado, Cortés Solari está vinculado a Falabella desde 2002, cuando entró a trabajar en la dirección general de la cadena de las tiendas departamentales hasta posicionarse como la segunda cabeza del grupo. 

Los otros dos hijos de Reinaldo Solari, Sandro y Piero Solari Donaggio, son el actual gerente general de Falabella y la persona a cargo de la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio, respectivamente.

Sergio Cardone Solari, sobrino de Alberto y Reinaldo Solari, es ingeniero y actualmente ocupa la presidencia de la red de centros comerciales Mall Plaza.

Otro miembro reconocido de la familia es Agustín Solari, quien se desempeñó como gerente de Falabella Retail Chile hasta septiembre de 2013 cuando renunció a su cargo para ponerse al frente de otros proyectos en la industria de la moda. Actualmente, es el consejero delegado de Limonada, especializada en moda infantil.

La familia Solari y los Del Río Goudie tenían desde 2003 acuerdos establecidos, pero dada la sucesión generacional que enfrentaban y el potencial crecimiento del negocio, sellaron nuevos acuerdos en septiembre del 2013. Este "nuevo pacto" los regirá hasta 2025, cuando volverán a revisarlo.

El comunicado de salida de Falabella

La firma de capitales chilenos busca un socio estratégico en el país
La firma de capitales chilenos busca un socio estratégico en el país

La compañía, controlada por la familia Solari, desembarcó en el país en los 90, cuenta con diez tiendas y el mismo grupo empresario es dueño de nueve sucursales de Sodimac. Además, tiene cerca de 300.000 clientes de su tarjeta de crédito CMR.

El diario chileno La Tercera se refirió a la decisión de Falabella y explicó: "En Argentina los ingresos retrocedieron 58,9% debido a un escenario de consumo débil, la imposibilidad de operar normalmente las tiendas producto de la pandemia y por los ajustes por IAS 29, asociados a la hiperinflación, señaló la compañía en su reporte de resultados".

"Falabella se encuentra evaluando opciones de rentabilización de las operaciones de sus filiales en Argentina, las que podrían incluir el ingreso de un socio estratégico para las mismas".

Por otra parte, la pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y ha afectado sus resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella y Sodimac han determinado cerrar cuatro de sus tiendas en Buenos Aires en los próximos meses.

Las tiendas son: dos Sodimac ubicadas en Villa Tesei y Malvinas Argentinas y dos Falabella, Florida 343 y Tortugas Open Mall.

Para acompañar este proceso se ha resuelto la implementación de un retiro voluntario. Este plan, también, incluye a trabajadores de las oficinas centrales.

Aquellos colaboradores de las tiendas que serán cerradas tendrán la alternativa de ser reubicados en otra tienda sucursal".

Busca socio estratégico

Havanna podría ser el socio estratégico que Falabella está buscando
Havanna podría ser el socio estratégico que Falabella está buscando

Tras conocerse la decisión de Falabella de buscar un socio estratégico para sus operaciones en Argentina, acaba de aparecer el primer interesado en asociarse con el grupo chileno.

Se trata del fondo Inverlat dueño de la cadena de cafeterías Havanna y que está liderado por ejecutivos vinculados al mundo financiero como son Carlos Giovanelli; Guillermo Stanley; Damián Pozzoli y Osvaldo Pieruzzin.

En el mercado ya corre el rumor de que harían una oferta inicial para sumarse como accionistas mayoritarios locales, tal como desde el grupo propietario de Falabella pretenden.

La cadena es hoy una de las 100 empresas de retail más importantes del mundo en cuanto a su facturación y tiene presencia en varios países en la región. En Argentina cuenta con 10 sucursales de las tiendas Falabella y 9 sucursales de Sodimac, el negocio de venta de artículos de construcción y para el hogar. Tiene presencia en Ciudad de Buenos Aires Gran Buenos Aires, Mendoza, San Juan, Córdoba y Santa Fe.

La devaluación, el cepo y las expectativas de la economía argentina, y en especial las del consumo, son las causas de los magros números de Falabella en la Argentina que, como en el resto de los mercados donde opera, se profundizaron por la pandemia del Covid-19.

De esta forma, Inverlat vuelve a la carga para ampliar su portfolio en Argentina luego de no haber podido cerrar la compra de la cadena de electrodomésticos Garbarino, a principios de año.

En ese caso, el fondo llegó a hacer una propuesta de reestructuración de la deuda de la compañía a los bancos acreedores, pero luego le fue imposible acordar con los proveedores una fórmula para resolver las deudas con esas empresas.

En el caso de Falabella, el interés de Inverlat pasa porque se trata de un formato de negocios que complementaría el resto de sus actividades, más que nada teniendo en cuenta que el éxodo de multinacionales del mercado argentino dejará un espacio para el crecimiento de grupos locales.

Temas relacionados