¿Quieren volver los estudiantes universitarios a las aulas?: así les fue durante la pandemia

¿Quieren volver los estudiantes universitarios a las aulas?: así les fue durante la pandemia
Que dispositivos y plataformas prefirieron para tomar sus lecciones a distancia, y qué dificultades tuvieron para adaptarse a ese nuevo contexto
Por Paula Krizanovic
19.09.2021 19.09hs Management

Se calcula que en la Argentina un millón de chicos en edad escolar se desconectaron de la escuela durante la pandemia por no poder continuar las clases de manera presencial. Es un país que presenta sus particularidades en cuanto a dificultades de conectividad y de acceso a dispositivos adecuados para el estudio.

Por otra parte, se le consulta mucho a los trabajadores si desean o no retornar a sus oficinas pero poco se les preguntó hasta el momento a los estudiantes. ¿Qué piensan ellos sobre volver a la renovada "normalidad"?

La consultora Método Castagneto realizó una encuesta con 580 casos de alumnos universitarios de Argentina, España y otros países de Latinoamérica para conocer cómo se las ingeniaron para estudiar online y qué dificultades y ventajas encontraron. El 90% de los encuestados fue de Argentina. Asimismo, el 90% de los estudiantes de la muestra provienen de universidades públicas y el 10% restante de universidades privadas.

"Los resultados de la encuesta confirman muchos de los problemas que suelen presentarse para estudiar de una manera adecuada. Poco tiempo, falta de organización y sobre todo, falta de hábitos constructivos", reflexionó al respecto Mariano Castagneto, director de Método.

"También me sorprende el elevado porcentaje de estudiantes dispuestos a rendirse ante la presencia de dificultades para cursar y estudiar. En este sentido, la perseverancia es un valor bastante escaso y que considero un valor esencial para lograr objetivos. Se vio poca tolerancia a la frustración. Depende de muchos factores el no lograr constancia: ambiente, educación, posibilidad de acceso a herramientas, modo de pensar, etc.", amplió en diálogo con iProfesional.

62% de los alumnos que respondieron a la encuesta de Método manifestó que la experiencia de estudiar online fue positiva
62% de los alumnos manifestaron que la experiencia de estudiar online fue positiva

Sorprendentemente, y más allá de las dificultades técnicas y tecnológicas, el 62% de los alumnos que respondieron a la encuesta de Método manifestaron que la experiencia de estudiar online fue positiva, y solo un 25% consideró abandonar los estudios hasta el regreso de la presencialidad. Un 59,5% de los encuestados aseguró que nunca lo pensó.

El 33,8% indicó que la experiencia de e-learning fue "buena", 19,7% dijo que fue "muy buena" y otro 8,8% la calificó de "excelente". Entre los que disintieron, el 29,8% tuvo una experiencia "regular" y otro 7,9% directamente una "mala".

Los alumnos universitarios y el estudio online en pandemia
Los alumnos universitarios y el estudio online en pandemia

En ese marco, no todos están ansiosos de volver a la "normalidad" de las aulas. El 56,6%, preferiría continuar con una modalidad de cursada mitad online y mitad presencial. Un 23,4% señaló que elegiría estudiar a distancia exclusivamente y el 20% restante sólo cursar de modo presencial.

Principales problemas para estudiar online

Principales dificultades para estudiar que mencionaron los alumnos a Método Castagneto
Principales dificultades para estudiar que mencionaron los alumnos a Método Castagneto

Consultados acerca de las mayores dificultades que hallaron con la modalidad remota, un número significativo de los encuestados señaló que tuvo un "elevado nivel de distracciones" (63,8% lo mencionaron).

"Las distracciones o la procrastinación son la estrella, la vedette de las dificultades a la hora de estudiar. Se debe a muchos factores: cansancio, desinterés, fatiga, poco nivel de concentración. Y el estudio online en muchos casos no hizo más que potenciar esas distracciones, sobre todo con los dispositivos electrónicos tan al alcance de la mano durante todo el proceso de estudio", mencionó al respecto Castagneto.

Consultado acerca de qué habilidades son necesarias desarrollar para autogestionar el estudio (o el trabajo) a distancia, el experto respondió: "Estamos en un mundo digital que demanda permanentemente nuestra atención. Cada vez es más difícil concentrarnos en una sola cosa, lo que a la vez, complica mucho el estudio. El famoso ‘multitasking’ es en realidad algo poco real. No se puede hacer bien varias cosas a la vez. Falta desarrollar precisamente esa capacidad de concentración."

La segunda dificultad para estudiar en pandemia en cantidad de respuestas (40,3%) fue el tema de "consignas poco claras en las plataformas" universitarias, y finalmente, el tema de la "comprensión de textos" (32,1%), "la falta de tiempo" (31,9%) y el "poco espacio para preguntas" (30,7%).

Un 27,1% dijo que le resultaron más difíciles las evaluaciones online que las presenciales, mientras que otro 35,3% dijo todo lo contrario. El resto consideró que a veces éstas podían presentar mayor dificultad.

Cuando se les preguntó acerca de la evaluación que hacen sobre la preparación que tienen los docentes para dictar clases online, el 56,9% señaló que tienen una buena preparación mientras que el 43,1% considera que no la tienen.

Cómo estudiaron online los universitarios

Los universitarios prefieren las notebooks y los celulares para estudiar online
Los universitarios prefieren las notebooks y los celulares para estudiar online

Según los resultados de la encuesta de Método Castagneto, un 28,4% indicó que "no estudia todos los días". Por otra parte, un 26,5% estudia entre "1 a 2 horas por día", el 26,9% "más de 2 horas", y el 18,2% restante, "más de 5 horas diarias".

El primer dispositivo por el que eligen conectarse para estudiar es la notebook, con el 60,9% de las respuestas. No obstante, un 48,8% elije el teléfono móvil. La computadora de escritorio quedó en tercer lugar con 22,8% y solo un 6% dijo haber usado una tableta electrónica para este fin.

No es menor considerar que el 65,7% de los encuestados dijo que contó con un espacio propio en donde dedicarse a estudiar, un lujo que no todos los universitarios y chicos en edad escolar pudieron darse durante la pandemia.

El 42,2% prefirió tener clases online por Google Meet, el 31,6% eligió Zoom y un 19,3% la plataforma de su universidad. El resto se dividió entre YouTube y otras opciones.

También se valieron de redes sociales. Dijeron que las que más los ayudaron en el estudio fueron Youtube, seguida de Facebook e Instagram. "Vi muchos grupos de Facebook en los que los estudiantes se apoyaron mutuamente para solucionar problemas de conexión, de plataformas y de cursada. Fue una especie de red de contención", contó Castagneto.

"Otra gran ayuda fue y es YouTube, lugar por excelencia para buscar sobre todo tutoriales y modos de resolver cosas que tal vez antes no había que resolver, como por ejemplo aprender a utilizar las herramientas tecnológicas a disposición para la cursada online", añadió.

¿Por qué los alumnos mencionaron también a la red social de fotografías Instagram como plataforma para estudiar? Por los "vivos", respondió Castagneto. "Funcionó mucho sobre todo en el estudiantado más joven, los que recién salen de la secundaria e inician sus primeros años en la universidad", ejemplificó.

Respecto al material de estudio, los resultados de la encuesta señalaron que un 53,1% de los estudiantes universitarios imprime parte del material y otra parte lo lee directamente de la pantalla. Un 32,8 % imprime todo el material para estudiar y un 14,1% lo lee y estudia directamente desde el dispositivo digital.

Tras esta experiencia de autogestión del estudio, ¿se pueden esperar también cambios en la educación superior como se anticipan para los entornos de trabajo?

Castagneto descarta un cambio radical en ese sentido pero si espera una modalidad menos rígida: "Creo que, lógicamente, vamos a regresar a una cierta normalidad respecto al cursado presencial. Pero que la experiencia ha servido en nuestro país para comprobar que lo presencial y lo virtual pueden convivir de una manera más amigable. Es decir, tal vez haya contenidos que a partir de ahora simplifique enseñarlos online."

"Creo que va a haber un mayor porcentaje de enseñanza online sin necesidad de considerar como ‘enemiga’ la enseñanza presencial. Antes de la pandemia el e-learning no tenía el desarrollo que tiene hoy. Tampoco la aceptación tanto de estudiantes como de docentes. Y las nuevas generaciones de estudiantes vienen más permeables a adoptar nuevas formas de aprendizaje. Creo que nuestro país tiene el potencial para poder desarrollar mucho más distintas formas de enseñanza potenciadas por la pandemia", sentenció.

Finalmente, el experto en problemas de educación consideró que la cursada universitaria de la pandemia inicialmente presentó muchísimos problemas tecnológicos. Las casas de estudios no estaban preparadas para semejante aluvión de estudiantes que de pronto comenzaron a cursar y estudiar 100% online, ni fue fácil la adaptación de los docentes.

"La modalidad online de aprendizaje es algo que se viene acelerando y la pandemia lo que hizo es imprimirle velocidad a ese cambio. Tal vez una velocidad muy abrupta. Pero durante 2021 esos problemas iniciales creo que se resolvieron mucho más y de un modo más adecuado", dijo Castagneto.

Management en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído